• English

Trombosis venosa profunda

Generalidades del tema

Glóbulos rojos

¿Qué es la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés) es un coágulo de sangre (trombo) en una vena profunda, por lo general, en las piernas.

Los coágulos pueden formarse en venas superficiales y en venas profundas. Los coágulos de sangre con inflamación en las venas superficiales (lo cual se llama tromboflebitis superficial o flebitis) rara vez causan problemas graves. Pero los coágulos en las venas profundas (trombosis venosa profunda) requieren atención médica inmediata.

Estos coágulos son peligrosos porque pueden desprenderse, viajar a través del torrente sanguíneo hacia los pulmones y bloquear el flujo de sangre en los pulmones (embolia pulmonar). Una embolia pulmonar suele poner la vida en peligro. La DVT también puede conducir a problemas duraderos. Es posible que la DVT haga daño a la vena y cause dolor, hinchazón y cambio de color en la pierna.

La mayoría de las veces los coágulos de sangre se desarrollan en las venas de las pantorrillas y de los muslos y, con menor frecuencia, en las venas de los brazos o en las venas pélvicas. Si bien este tema se concentra en los coágulos de sangre en las venas profundas de las piernas, el diagnóstico y el tratamiento de la DVT en otras partes del cuerpo son similares.

Cada año en los Estados Unidos, entre 350,000 y 600,000 personas desarrollan un coágulo de sangre en las piernas o en los pulmones.1

¿Cuál es la causa de la formación de coágulos en las venas profundas?

Los coágulos de sangre pueden formarse en las venas cuando usted está inactivo. Por ejemplo, los coágulos pueden formarse si está paralizado o postrado, o si debe estar sentado durante un vuelo o un viaje en automóvil largos. Una cirugía o una lesión pueden dañarle los vasos sanguíneos y causar la formación de un coágulo. El cáncer también puede causar DVT. Algunas personas tienen sangre que se coagula con demasiada facilidad, un problema que podría ser hereditario.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de DVT incluyen hinchazón de la pierna afectada. Además, es posible que la pierna se sienta caliente y que esté más enrojecida que la otra pierna. Es posible que le duela la pantorrilla o el muslo, o que tenga sensibilidad cuando los toca o los aprieta o cuando se para o se mueve. Es posible que el dolor empeore y perdure más, o que se vuelva constante.

Si un coágulo de sangre es pequeño, es posible que no cause síntomas. En algunos casos, la embolia pulmonar es la primera señal de que tiene DVT.

¿Cómo se diagnostica la trombosis venosa profunda?

Si su médico sospecha que usted tiene DVT, es probable que le hagan una ecografía para medir el flujo de sangre que recorre sus venas y para ayudar a encontrar cualquier coágulo que pudiera estar obstruyendo el flujo. Otras pruebas, como un venograma, se usan, a veces, si los resultados de la ecografía no son claros. Un venograma es una radiografía que toma imágenes del flujo de sangre a través de las venas.

¿Cómo se trata?

El tratamiento comienza de inmediato para reducir la posibilidad de que el coágulo de sangre aumente de tamaño o de que una parte del coágulo se desprenda y se desplace a los pulmones.

El tratamiento para la DVT, por lo general, implica tomar anticoagulantes por al menos 3 meses para prevenir que crezcan los coágulos ya existentes.

Su médico también podría recomendarle que mantenga elevada la pierna cuando sea posible, que camine y que use medias de compresión. Estas medidas podrían ayudar a reducir el dolor y la hinchazón que puede provocar DVT.

¿Cómo se puede prevenir la trombosis venosa profunda?

Existen algunas cosas que puede hacer para prevenir DVT. Después de una cirugía, es posible que necesite tomar anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos de sangre. También podría usar medias de compresión. Después de haber tenido una enfermedad o una cirugía, puede probar levantarse y salir de la cama lo antes posible. Si está sentado por largo tiempo, como en un viaje largo, puede ejercitar las piernas para ayudar a que circule la sangre.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la trombosis venosa profunda:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con trombosis venosa profunda:

Causa

La trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés) es un coágulo de sangre en una vena profunda, por lo general, en las piernas. Entre los factores que pueden llevar a la formación de un coágulo de sangre en una vena se incluyen:

  • Circulación lenta de la sangre, la cual puede ocurrir cuando usted no está activo por períodos de tiempo largos.
  • Problemas de coagulación anormales, los cuales hacen que la sangre se coagule muy fácil o muy rápidamente.
  • Lesiones en los vasos sanguíneos, porque es más probable que la sangre se coagule en las venas poco después de que son dañadas.

Síntomas

La trombosis venosa profunda, por lo general, no causa síntomas o solo causa síntomas mínimos. Cuando aparecen síntomas, estos incluyen:

  • Hinchazón.
  • Sensación de calor.
  • Dolor o sensibilidad. El dolor podría estar en la pantorrilla o el muslo y podría presentarse solo cuando se toca la zona afectada o al estar de pie o al caminar.
  • Enrojecimiento.

Otros problemas pueden causar síntomas como los de la DVT. De modo que puede ser difícil diagnosticar la DVT. Estos problemas incluyen algunos menos serios como celulitis o un tirón muscular.

Síntomas de embolia pulmonar

A veces, la embolia pulmonar, que pone la vida en peligro, es la primera señal de que usted tiene DVT. La embolia pulmonar es el bloqueo repentino de una arteria de los pulmones. Los síntomas de embolia pulmonar incluyen:

  • Falta de aire repentina.
  • Dolor en el pecho que podría empeorar al respirar hondo.
  • Tos que podría hacer expulsar sangre.
  • Una frecuencia cardíaca acelerada.
  • Desmayos.

Qué sucede

Embolia pulmonar

Cuando se tiene trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés), el objetivo principal del tratamiento es prevenir que crezca el coágulo de sangre o que se desplace a los pulmones. Si se desprende un coágulo de sangre, puede trasladarse a los pulmones y obstruir el flujo de sangre (embolia pulmonar). Una embolia pulmonar es una emergencia. El tratamiento para la DVT reduce el riesgo de que tenga este problema.

El riesgo de una embolia pulmonar puede depender del lugar del coágulo de sangre. Es más probable que ocurra una embolia pulmonar si un coágulo de sangre se halla arriba o a la altura de la rodilla que si está en la pantorrilla. Pero si un coágulo de sangre está en la pantorrilla también hay posibilidades de que cause una embolia pulmonar.

Para obtener más información, vea el tema Embolia pulmonar.

Riesgo de más coágulos de sangre

Después de la primera vez que usted tiene trombosis venosa profunda, hay riesgo de que tenga coágulos de sangre otra vez. Su riesgo puede depender de lo que causó el coágulo de sangre y cómo se lo trató. Su médico puede tratarlo para tratar de prevenir que ocurran de nuevo los coágulos de sangre.

Síndrome postrombótico

Si ha tenido DVT, usted tiene riesgos de una complicación dolorosa que se llama síndrome postrombótico. Usted puede ayudar a reducir el riesgo de esta complicación con medicamentos y medias de compresión.

Qué aumenta el riesgo

Muchos factores aumentan su riesgo de trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés). Estos incluyen:

  • Tener más de 40 años.
  • Tener sobrepeso.
  • No tomar medicamentos anticoagulantes como le fueron recetados.

Otros riesgos incluyen factores que causan que la sangre circule lentamente, coagulación anormal y una lesión en un vaso sanguíneo.

Flujo de sangre lento

La sangre no circula normalmente si usted está inactivo por períodos de tiempo prolongados. Entre los ejemplos se incluyen:

  • Reposo absoluto de larga duración, como después de una operación, lesión o una enfermedad grave.
  • Estar sentado por mucho tiempo, especialmente al viajar largas distancias.
  • Parálisis de las piernas.

Coagulación anormal

Algunas personas tienen sangre que se coagula muy fácil o muy rápidamente. Los problemas de salud que pueden causar problemas de coagulación incluyen:

  • Problemas de coagulación de la sangre hereditarios.
  • Antecedentes familiares de parientes cercanos, por ejemplo, un hermano que haya tenido trombosis venosa profunda o una embolia pulmonar.
  • Cáncer y su tratamiento.
  • Enfermedades de los vasos sanguíneos, como várices, ataque al corazón, insuficiencia cardíaca o un ataque cerebral.
  • Embarazo. El riesgo de que una mujer desarrolle coágulos de sangre aumenta tanto durante el embarazo como poco después del parto o de una cesárea.
  • Usar terapia hormonal o pastillas o parches anticonceptivos.
  • Fumar.

Lesión a la pared de vasos sanguíneos

La sangre tiene más probabilidad de coagularse en las venas poco después de ser lesionadas. Entre los ejemplos se incluyen:

  • Una cirugía reciente que haya involucrado las piernas, las caderas, el abdomen o el cerebro.
  • Tener un catéter venoso central durante una internación en el hospital.
  • Lesión, como una fractura de cadera.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia si tiene síntomas de embolia pulmonar, incluyendo:

  • Falta de aire repentina.
  • Dolor agudo en el pecho que, a veces, empeora al respirar hondo o al toser.
  • Toser sangre.
  • Desmayos.
  • Pulso rápido o latidos cardíacos irregulares.
  • Ansiedad o sudoración.

Llame a su médico de inmediato si tiene síntomas de DVT, incluyendo:

  • Hinchazón, sensación de calor o sensibilidad en los tejidos blandos de la pierna. La hinchazón también puede aparecer como una protuberancia a lo largo de un vaso sanguíneo que usted puede palpar.
  • Dolor en la pierna que empeora al estar de pie o al caminar. Esto es especialmente importante si también tiene hinchazón o enrojecimiento en la pierna.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar un coágulo de sangre en la pierna incluyen:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Controles iniciales

Cuando primero vea al médico, le hará un examen físico y le preguntará sobre su historial de salud. Esto ayudará al médico a decidir las pruebas que debe hacerse según su riesgo de trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés).

Examen físico

Su médico le controlará:

  • El corazón y los pulmones.
  • Las piernas por calor, hinchazón, venas abultadas o cambios en el color de la piel.
Historial de salud

Es posible que su médico le pregunte:

  • ¿Tiene hinchazón o dolor en las piernas?
  • ¿Ha tenido antes un coágulo de sangre?
  • ¿Qué medicamentos toma?
  • ¿Ha tenido alguna cirugía recientemente o ha hecho algún viaje largo últimamente?

Ecografía

La ecografía es la prueba principal que se usa para ayudar a diagnosticar DVT. Genera una imagen de la circulación de la sangre por las venas.

Si su médico piensa que usted debería hacerse más pruebas, podría tener que hacerse dos o tres ecografías más en los próximos 7 o 10 días.

Pruebas adicionales

Podrían usarse pruebas adicionales cuando los resultados de la ecografía no son claros. Estas pruebas no son necesarias generalmente, pero podrían ayudar a diagnosticar o a descartar un coágulo de sangre en la pierna. Estas pruebas podrían incluir:

Si su medico piensa que usted podría tener una embolia pulmonar, es posible que le examine los pulmones. Para obtener más información, vea el tema Embolia pulmonar.

Prueba de anticoagulantes

Si recibe un tratamiento con medicamentos anticoagulantes, es posible que deba realizarse análisis de sangre periódicos para observar los efectos del anticoagulante en la sangre. Los análisis de sangre incluyen:

Pruebas para problemas de coagulación

Las pruebas de sangre especiales pueden ayudar a identificar problemas de coagulación de sangre hereditarios que pueden aumentar su riesgo de formación de coágulos de sangre o ayudar a explicar por qué tuvo usted un coágulo de sangre. Estas pruebas detectan si hay afecciones genéticas o si tiene proteínas específicas en la sangre.

Estas pruebas podrían hacerse si usted tiene o ha tenido uno o más de lo siguiente:

  • Un coágulo de sangre en una vena cuya causa no es clara.
  • Un coágulo de sangre a los 45 años o antes.
  • Un coágulo de sangre en una vena en un lugar inusual, como en la región gastrointestinal, en el cerebro o en los brazos.
  • Un familiar de primer grado (madre, padre, hermano o hermana) que haya tenido un coágulo de sangre en una vena antes de los 45 años o que haya tenido problemas de coagulación de la sangre.

Las pruebas de detección de estos problemas no se hacen como rutina en la población en general.

Generalidades del tratamiento

Las principales metas del tratamiento para la trombosis venosa profunda (DVT, por sus siglas en inglés) son:

  • Evitar que el coágulo de sangre aumente de tamaño.
  • Evitar que el coágulo de sangre se desplace a los pulmones (embolia pulmonar).
  • Prevenir el desarrollo del síndrome postrombótico, una afección que puede causar dolor, llagas e hinchazón en la pierna afectada.
  • Evitar que se formen coágulos de sangre nuevamente.

Medicamentos

La DVT suele tratarse con medicamentos anticoagulantes. Estos medicamentos suelen llamarse diluyentes sanguíneos, pero en realidad no diluyen la sangre. Previenen los coágulos de sangre al aumentar el tiempo que tarda en formarse un coágulo de sangre. Además, los anticoagulantes ayudan a prevenir que se agranden los coágulos de sangre ya existentes.

Usted podría tomar anticoagulantes por al menos 3 meses. El tiempo variará según su propia salud, dónde tiene el coágulo de sangre en la pierna y su riesgo de una embolia pulmonar.2

Si su médico piensa que se debe disolver un coágulo inmediatamente, usted podría recibir terapia trombolítica en el hospital.

Cuidado personal

Su médico también puede recomendarle medidas de cuidado personal para aliviar síntomas y prevenir complicaciones. Estos cuidados incluyen:

Para más información, vea Tratamiento en el hogar.

Filtros de vena cava

Los filtros de vena cava se utilizan para algunas personas que tienen trombosis venosa profunda. Este no es un tratamiento común.

Un filtro de vena cava se inserta en la vena cava, la vena grande que devuelve sangre al corazón desde el abdomen y las piernas. Este filtro puede prevenir que los coágulos de sangre se desplacen a los pulmones (embolia pulmonar). Pero el filtro no detiene la formación de un coágulo.

Para más información, vea Otros tratamientos.

Prevención

Las medidas preventivas podrían usarse antes y después de cualquier procedimiento o evento que aumente su riesgo de trombosis venosa profunda (DVT). Estas medidas incluyen:

  • Tomar anticoagulantes para prevenir un coágulo de sangre que puede desarrollarse después de algunos tipos de cirugía.
  • Ejercitar los músculos de la parte inferior de la pierna para mejorar la circulación en las piernas. Extienda los dedos de los pies hacia la cabeza para estirar las pantorrillas, luego relájese. Repita. Es especialmente importante hacer este ejercicio cuando permanezca sentado durante mucho tiempo.
  • Levantarse de la cama lo antes posible después de una enfermedad o de una cirugía. Es muy importante comenzar a moverse tan pronto como pueda. Si no puede levantarse de la cama, haga cada hora el ejercicio con las piernas que se describe arriba para mantener la circulación de la sangre en las piernas.
  • Usar medias de compresión para ayudar a prevenir la DVT si tiene un mayor riesgo.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Medias de compresión: Cómo usarlas

Durante un viaje

Estar sentado en un viaje largo en avión o en automóvil aumenta su riesgo de tener coágulos de sangre. Es importante tomar medidas para evitar coágulos de sangre cuando viaja, como levantarse y caminar cada 30 o 60 minutos en un vuelo largo.

En el hospital

También se utilizan dispositivos de compresión neumática intermitente (IPC, por sus siglas en inglés) para prevenir la DVT. Estos dispositivos inflan y desinflan botas hasta la rodilla, lo cual reduce la acumulación de sangre en las piernas. Por lo general, las bombas de IPC se utilizan cuando las personas permanecen en un hospital.

Tratamiento en el hogar

El tratamiento en el hogar de trombosis venosa profunda (DVT) se centra en:

  • Tomar anticoagulantes en forma segura.
  • Alivio de los síntomas.
  • Uso de medias de compresión.

Tomar anticoagulantes de manera segura

Si usted toma un medicamento anticoagulante, necesita tomar medidas adicionales para evitar problemas de sangrado. Estas medidas incluyen:

  • Prevenir caídas y lesiones.
  • Hablar con sus médicos sobre todos los medicamentos, los suplementos y las vitaminas que toma.
  • Hacerse análisis de sangre con regularidad, si el médico se lo indica.

Para más información, vea:

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Warfarina: Cómo tomar su medicamento en forma segura.
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Otros anticoagulantes que no sean warfarina: Cómo tomarlos en forma segura.

Alivio de los síntomas

Para aliviar los síntomas como dolor e hinchazón, su médico podría recomendarle:

  • Caminar 5 o 6 veces al día, si es posible.
  • Elevar la pierna.

Si no está tomando ningún anticoagulante, su médico podría recomendarle que tome un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE), como ibuprofeno, para aliviar el dolor. No tome un AINE, a menos que su médico le diga que es seguro para usted.

Uso de medias de compresión

Las medias de compresión son medias especiales a medida que están diseñadas para tratar o ayudar a prevenir la trombosis venosa profunda.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Medias de compresión: Cómo usarlas

Si ha tenido trombosis venosa profunda, estas medias podrían ayudar a:

Medicamentos

Los medicamentos anticoagulantes son usados para prevenir y tratar trombosis venosa profunda (DVT).

Estos medicamentos previenen que se formen nuevos coágulos y evitan que se agranden los coágulos que ya existen. No quiebran ni disuelven los coágulos de sangre existentes.

Para prevención, se podrían usar anticoagulantes:

  • Después de algunas clases de cirugía.
  • Si tiene un riesgo alto de embolia pulmonar.

Para tratamiento, usted podría tomar anticoagulantes por al menos 3 meses. La duración del tiempo dependerá de su salud, de la ubicación del coágulo en la pierna y de su riesgo de una embolia pulmonar.2

En el hospital, podrían darle un anticoagulante en forma de inyección o a través de una IV. Después de que se vaya a su casa, podría administrarse inyecciones por unos pocos días. Para un tratamiento a largo plazo, probablemente tome una pastilla.

Opciones de medicamentos

Los anticoagulantes incluyen:

Los trombolíticos se usan para disolver un coágulo rápidamente en ciertas personas. Solo se usan en el hospital.

¿Por cuánto tiempo deberá tomar medicamentos?

Si está tomando anticoagulantes después de una cirugía para prevenir DVT, solo necesita medicamentos por un tiempo breve. Esto podría ser 2 semanas o más, dependiendo del medicamento y del tipo de cirugía que haya tenido.

Para tratamiento de trombosis de vena profunda, probablemente tomará un anticoagulante por al menos tres meses. Podría tomarlo por más tiempo, dependiendo de su estado de salud.

Podría tomar anticoagulantes por un largo tiempo, quizás por el resto de su vida, si usted:

Consejos de seguridad para anticoagulantes

Si toma un anticoagulante, usted puede tomar medidas para prevenir el sangrado. Esto incluye la prevención de lesiones y hacerse análisis de sangre con regularidad si es necesario.

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Warfarina: Cómo tomar su medicamento en forma segura
Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Otros anticoagulantes que no sean warfarina: Cómo tomarlos en forma segura

Cirugía

Es raro que se recurra a una cirugía para extraer un coágulo de sangre. Solo se considera si el coágulo de sangre es muy grande y está bloqueando un vaso sanguíneo principal. La cirugía aumenta el riesgo de formación de nuevos coágulos de sangre.

Otro tratamiento

Los filtros de vena cava se utilizan para algunas personas que tienen trombosis venosa profunda. Este no es un tratamiento común.

Un filtro de vena cava se inserta en la vena cava, la vena grande que devuelve sangre al corazón desde el abdomen y las piernas.

Este filtro puede prevenir que los coágulos de sangre se desplacen a los pulmones (embolia pulmonar). Pero el filtro no detiene la formación de un coágulo.

Los filtros de vena cava podrían utilizarse si usted:

  • No puede tomar anticoagulantes.
  • Continúa desarrollando coágulos de sangre aunque haya estado tomando anticoagulantes.
  • Tiene coágulos de sangre recurrentes e hipertensión pulmonar.

Para obtener más información, vea el tema Embolia pulmonar.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Agency for Healthcare Research and Quality: Consumers & Patients
540 Gaither Road
Suite 2000
Rockville, MD 20850
Teléfono: (301) 427-1364
Dirección del sitio web: www.ahrq.gov/consumer
 

Este sitio web de la Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud (AHRQ, por sus siglas en inglés) tiene consejos factuales para mantenerse sano, elegir atención médica de calidad, recibir atención segura, comprender las enfermedades, comparar los tratamientos médicos y más. La AHRQ es parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. Apoya la investigación que ayuda a las personas a tomar decisiones más fundadas y a mejorar la calidad de los servicios de atención sanitaria.


American Heart Association (AHA)
7272 Greenville Avenue
Dallas, TX  75231
Teléfono: 1-800-AHA-USA1 (1-800-242-8721)
Dirección del sitio web: www.heart.org
 

Llame a la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón o AHA, por sus siglas en inglés) para encontrar el grupo local o estatal de la AHA más cercano. La AHA puede proporcionarle folletos e información sobre grupos de apoyo y programas comunitarios, que incluyen Mended Hearts, una organización nacional cuyos miembros visitan a las personas con problemas del corazón y les proporcionan información y apoyo. El sitio web de la AHA también tiene información sobre actividad física, dieta y diversas afecciones relacionadas con el corazón.


National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
P.O. Box 30105
Bethesda, MD  20824-0105
Teléfono: (301) 592-8573
Fax: (240) 629-3246
TDD: (240) 629-3255
Correo electrónico: nhlbiinfo@nhlbi.nih.gov
Dirección del sitio web: www.nhlbi.nih.gov
 

El centro de información del National Heart, Lung, and Blood Institute (Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre o NHLBI, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. ofrece información y publicaciones sobre la prevención y el tratamiento de:

  • Enfermedades que afectan el corazón y la circulación, como ataques al corazón, colesterol alto, presión arterial alta, enfermedad arterial periférica y problemas del corazón presentes en el momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas).
  • Enfermedades que afectan los pulmones, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema, apnea del sueño y neumonía.
  • Enfermedades que afectan la sangre, como anemia, hemocromatosis, hemofilia, talasemia y enfermedad de von Willebrand.

Vascular Disease Foundation
8206 Leesburg Pike
Suite 301
Vienna, VA 22182
 
Teléfono: 1-888-833-4463
Teléfono: (703) 485-4500
Fax: (703) 942-8097
Dirección del sitio web: www.vdf.org
 

La Fundación de Enfermedades Vasculares (Vascular Disease Foundation) es una organización sin ánimo de lucro que brinda información y apoyo sobre enfermedades vasculares para pacientes y sus familias. También provee información y educación para profesionales de la salud. Esta organización también ofrece educación pública por medio de sus comunicados de prensa, página web y materiales impresos.


VascularWeb
Society for Vascular Surgery
633 North Saint Clair Street, 24th Floor
Chicago, IL 60611
Teléfono: 1-800-258-7188
Correo electrónico: vascular@vascularsociety.org
Dirección del sitio web: www.vascularweb.org
 

VascularWeb is a Web site provided by the Society for Vascular Surgery. This Web site provides information about vascular conditions for patients and families. VascularWeb can help you learn about how to prevent and treat vascular diseases, learn about vascular screening, and find a vascular surgeon.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Department of Health and Human Services (2008). The Surgeon General's call to action to prevent deep vein thrombosis and pulmonary embolism. Available online: http://www.surgeongeneral.gov/library/calls/deepvein/index.html.
  2. Guyatt GH, et al. (2012). Executive summary: Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed.—American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): 7S–47S.

Otras obras consultadas

  • Agency for Healthcare Research and Quality (2009). Your Guide to Preventing and Treating Blood Clots. (AHRQ Publication No. 08-0058-A). Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Available online: http://www.ahrq.gov/consumer/bloodclots.htm.
  • American College of Obstetricians and Gynecologists (2011). Thromboembolism in pregnancy. ACOG Practice Bulletin No. 123. Obstetrics and Gynecology, 118(3): 718–729.
  • Antithrombotic drugs (2011). Treatment Guidelines From The Medical Letter, 9(110): 61–66.
  • Chandra D, et al. (2009). Travel and risk for venous thromboembolism: Meta-analysis. Annals of Internal Medicine, 151(3): 180–190.
  • Goldhaber SZ (2010). Venous thromboembolism. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 1, chap. 18. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Guyatt GH, et al. (2012). Executive summary: Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed.—American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): 7S–47S.
  • Lederle FA, et al. (2011). Venous thromboembolism prophylaxis in hospitalized medical patients and those with stroke: A background review for an American College of Physicians clinical practice guideline. Annals of Internal Medicine, 155(9): 602–615.
  • Lipe B, Ornstein DL (2011). Deficiencies of natural anticoagulants, protein C, protein S, and antithrombin. Circulation, 124(14): e365–e368.
  • McManus RJ, et al. (2011). Thromboembolism, search date June 2010. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  • Rivaroxaban (Xarelto) – A new oral anticoagulant (2011). Medical Letter on Drugs and Therapeutics, 53(1371): 65–67.
  • Segal JB, et al. (2009). Predictive value of factor V leiden and prothrombin G20210A in adults with venous thromboembolism and in family members of those with a mutation: A systematic review. JAMA, 301(23): 2472–2485.
  • Snow V, et al. (2007). Management of venous thromboembolism: A clinical practice guideline from the American College of Physicians and the American Academy of Family Physicians. Annals of Internal Medicine, 146(3): 204–210.
  • Tapson VF, Becker RC (2007). Venous thromboembolism. In EJ Topol, ed., Textbook of Cardiovascular Medicine, 3rd ed., pp. 1569–1584. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Vazquez SR, Kahn SR (2010). Postthrombotic syndrome. Circulation, 121(8): e217–e219.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Internal Medicine
Revisor médico especializado Jeffrey S. Ginsberg, MD - Hematology
Última revisión 11 febrero, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.

Obtenga información de salud en español