Tubos para infecciones de oído

Generalidades de la cirugía

Los tubos de ventilación en los oídos son de plástico y tienen la forma de un carrete hueco de hilo. Los médicos sugieren tubos para niños que tienen infecciones de oído en forma repetida o cuando se queda líquido detrás del tímpano. Un especialista (otorrinolaringólogo) coloca los tubos a través de una pequeña abertura quirúrgica en el tímpano (miringotomía o timpanostomía). El niño está inconsciente bajo anestesia general para esta cirugía.

Los tubos pueden ayudar con las infecciones de oído, debido a que:

  • Permiten que el aire entre en el oído medio.
  • Permiten que el líquido fluya del oído medio al conducto auditivo externo a través del tubo.
  • Eliminan el líquido del oído medio y restablecen la audición.
  • Previenen futuras acumulaciones de líquido en el oído medio mientras están colocados.
  • Disminuyen la sensación de presión en los oídos, lo que reduce el dolor.

Qué esperar después de la cirugía

Los tubos se pueden insertar en una clínica de cirugía ambulatoria. Los niños se suelen recuperar rápidamente y tienen poco dolor u otros síntomas después de la cirugía. Por lo general, los niños pueden regresar a su hogar entre 1 y 2 horas después de la cirugía. Es probable que su hijo pueda volver a la escuela o a la guardería infantil al día siguiente.

Las visitas de seguimiento al médico después de que a un niño le inserten tubos son muy importantes. El médico comprobará si los tubos están funcionando y si la audición del niño ha mejorado.

Pregúntele a su médico si su hijo tiene que tener cuidado especial para evitar que el agua le entre en los oídos al bañarse o al nadar. Su hijo puede tener que usar tapones para los oídos. Consulte a su médico para averiguar lo que recomienda.

Normalmente, los tubos permanecen en los oídos por un período de entre 6 y 12 meses. A menudo se caen por sí solos. Si los tubos no se caen por sí solos, su hijo puede necesitar una operación para extraerlos. Después de que se hayan extraído los tubos, observe a su hijo para detectar señales de infección en el oído o líquido detrás del tímpano.

Por qué se hace

La colocación de tubos en los oídos drena el líquido y ventila el oído medio. Los tubos pueden evitar la recurrencia de las infecciones de oído mientras los tubos estén en su lugar. También evitan la acumulación de líquido detrás del tímpano. Los médicos consideran la cirugía para insertar tubos:

  • Si un niño ha tenido líquido detrás del tímpano en ambos oídos durante más de 3 meses y tiene una pérdida auditiva significativa en ambos oídos.
  • Si un niño tiene infecciones de oído recurrentes.

Eficacia

Los tubos de ventilación en los oídos suelen restablecer la audición. Mientras los tubos están en su lugar, con frecuencia evitan la acumulación de presión y líquido en el oído medio. Y pueden reducir el dolor.

Los tubos pueden evitar la recurrencia de las infecciones de oído mientras los tubos estén colocados. Sin embargo, las infecciones pueden regresar una vez que se hayan eliminado los tubos.

Riesgos

Se producen complicaciones menores en hasta la mitad de los niños a los que se les insertan tubos. Las complicaciones habituales incluyen:

  • Engrosamiento del tímpano con el tiempo. Estos cambios en el tímpano pueden afectar la audición en un número muy reducido de niños.
  • Secreción de pus (otorrea) del oído. Esto es común y puede convertirse en un problema constante en algunos niños.

Otras complicaciones posibles:

  • El tubo puede bloquearse, permitiendo que regresen el líquido y las infecciones en el oído.
  • El tubo puede deslizarse fuera de lugar y es posible que caiga en el oído medio (poco frecuente).
  • Se puede formar tejido detrás del tímpano (colesteatoma). Esto también es raro.

Para pensar

Algunos niños a los que se les insertan tubos pueden necesitar que se les vuelvan a insertar los tubos.

Los tubos pueden dejar cicatrices en el tímpano. La cicatrización puede provocar pérdida de audición leve.

Después de la cirugía, el niño necesita controles regulares para ver si los tubos están funcionando. En algunos casos, el niño puede necesitar antibióticos para prevenir o tratar las infecciones.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • Rosenfeld RM, et al. (2013). Clinical practice guideline: Tympanostomy tubes in children. Otolaryngology—Head and Neck Surgery, 149(Suppl 1): S1–S35. DOI: 10.1177/0194599813487302. Accessed January 17, 2014.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría
Revisor médico especializado Charles M. Myer, III, MD - Otolaringología

Revisado14 noviembre, 2014