• English

Regurgitación valvular aórtica

Regurgitación valvular aórtica

Generalidades

El corazón

¿Qué es la regurgitación de la válvula aórtica?

La regurgitación de la válvula aórtica es un problema con la válvula aórtica. La válvula aórtica permite que la sangre fluya de la cavidad inferior izquierda (ventrículo) del corazón a la aorta y al resto del cuerpo. Cuando el corazón descansa entre latidos, la válvula se cierra para evitar que la sangre vuelva al corazón.

Cuando usted tiene regurgitación de la válvula aórtica, esta no se cierra como debería. Con cada latido, algo de la sangre se fuga hacia atrás (regurgita) a través de la válvula aórtica al ventrículo izquierdo. El cuerpo no recibe suficiente sangre, de modo que el corazón tiene que esforzarse más para compensar. Vea una imagen de la regurgitación de la válvula aórtica.

Usted puede tener este problema por un tiempo prolongado y no saberlo. Pueden pasar años hasta que comiencen los síntomas. Esto se llama regurgitación de la válvula aórtica crónica. En casos poco comunes, el problema valvular empieza de repente y sin aviso. Esto se llama regurgitación de la válvula aórtica aguda. Requiere ayuda médica de inmediato.

¿Cuál es la causa de la regurgitación de la válvula aórtica?

Cualquier afección que dañe la válvula aórtica puede causar regurgitación de la válvula aórtica. Las causas comunes de los problemas valvulares crónicos incluyen:

  • Haber nacido con una válvula aórtica bicúspide o una válvula aórtica dañada.
  • Envejecimiento.
  • Dilatación de la aorta debido a presión arterial alta o a endurecimiento de las arterias.
  • Fiebre reumática.

Las causas más comunes de la regurgitación de la válvula aórtica repentina (aguda) incluyen:

¿Cuáles son los síntomas?

En el caso de la regurgitación crónica, es posible que usted no tenga ningún síntoma al principio. Pero con el tiempo podría tener:

  • Fatiga o debilidad.
  • Falta de aire, la mayoría de las veces cuando está activo.
  • Latidos cardíacos rápidos, lentos o irregulares (arritmia).
  • Sensación de que el corazón late fuerte, está acelerado o late en forma irregular (palpitaciones).
  • Dolor o presión en el pecho (angina), a menudo provocados por hacer actividad física, cuando el corazón tiene que esforzarse más.
  • Desmayos.

Cuando el problema valvular es agudo, estos síntomas son repentinos, a menudo más intensos y potencialmente mortales.

¿Cómo se diagnostica una regurgitación de la válvula aórtica?

Su médico puede sospechar que usted tiene este tipo de problema valvular después de oír un soplo cardíaco por el estetoscopio. Le preguntará sobre sus síntomas y sus antecedentes de salud y querrá saber si tiene algún antecedente familiar de enfermedad cardíaca.

Le harán más pruebas, como un ecocardiograma para confirmar el diagnóstico, mostrar cuánto pierde la válvula y ver lo bien que está funcionando el ventrículo izquierdo.

¿Cómo se trata?

Su tratamiento dependerá de lo que esté causando su problema valvular y de si tiene síntomas.

Si su regurgitación de válvula aórtica comienza repentinamente y es aguda, tendrán que hacerle una cirugía de reemplazo de la válvula (valvuloplastia) de inmediato.

Pero en la mayoría de las personas, la regurgitación de la válvula aórtica comienza lentamente. Su médico probablemente le recomiende cambios de estilo de vida para mantener saludable el corazón. Podría aconsejarle que:

  • Deje de fumar. Se mantenga alejado del humo de tabaco ambiental.
  • Siga una dieta saludable para el corazón.
  • Haga actividad. Caminar es una buena opción.
  • Se mantenga en un peso saludable.

Su médico lo verá en forma regular para revisarle el corazón. En algunos casos, los médicos recetan medicamentos para bajar la presión arterial y retrasar el progreso de la enfermedad.

Si aparecen síntomas o su corazón no bombea tan bien, es probable que necesite una cirugía para reemplazar la válvula.

Regurgitación valvular aórtica

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Problemas de las válvulas cardíacas: ¿Debería elegir una válvula mecánica o de tejido para reemplazar mi válvula cardíaca?

Regurgitación valvular aórtica

Causa

Diferentes factores causan la regurgitación de la válvula aórtica repentina (aguda) y de larga duración (crónica).

Regurgitación de la válvula aórtica crónica

Las causas de la regurgitación de la válvula aórtica crónica incluyen:

  • Anomalías cardíacas congénitas. Algunas personas nacen con una válvula que tiene una (válvula unicúspide) o dos valvas (válvula bicúspide) en vez de tres. En cualquiera de estos casos, las válvulas no se cierran como deberían cuando el corazón está en reposo.
  • Envejecimiento. El desgaste normal causado por la edad puede afectar las válvulas.
  • Endocarditis. Esta es una infección en el corazón. Las bacterias de la infección pueden impedir que la válvula se cierre correctamente.
  • Dilatación de la aorta. Esto puede ser causado por la edad u otros problemas de salud, como presión arterial alta.
  • El medicamento para adelgazar fen-phen. El fen-phen era un popular fármaco para adelgazar que fue retirado del mercado estadounidense en 1997 por su vínculo con la valvulopatía cardíaca, incluyendo la regurgitación de la válvula aórtica.
  • Fiebre reumática. Si usted tuvo fiebre reumática, es posible que corra un riesgo mayor de tener regurgitación de la válvula aórtica.
  • Tratamientos de radiación para el cáncer. En casos poco frecuentes, los tratamientos de radiación para el pecho pueden dañar la válvula aórtica.

Regurgitación de la válvula aórtica aguda

La regurgitación aguda puede ser causada por:

Regurgitación valvular aórtica

Síntomas

Regurgitación crónica

Es posible que no tenga ningún síntoma por un tiempo prolongado. Cuando los síntomas en efecto aparecen, podría significar que tiene el corazón gravemente afectado. Vea una imagen de la regurgitación de la válvula aórtica.

No hay manera de decir la rapidez con la que progresarán los síntomas. Algunas personas se mantienen libres de síntomas por décadas. Para otras, los síntomas pueden presentarse en el transcurso de 2 a 3 años.

Los síntomas de la regurgitación de la válvula aórtica incluyen:

  • Falta de aire, especialmente con actividad física.
  • Fatiga y debilidad.
  • Desmayos (síncopes).
  • Problemas para respirar por la noche.
  • Hinchazón en las piernas y, a veces, el resto del cuerpo (edema).
  • Latidos cardíacos notorios (palpitaciones), especialmente al estar recostado sobre el lado izquierdo.
  • Mareo y aturdimiento (sensación de que se va a desmayar).
  • Latidos cardíacos anormales (arritmias).
  • Dolor o presión en el pecho (angina), a menudo provocados por hacer esfuerzos.

Regurgitación aguda

Estos síntomas son repentinos, a menudo más intensos, y potencialmente mortales. La regurgitación de la válvula aórtica aguda es una emergencia.

Regurgitación valvular aórtica

Qué aumenta su riesgo

Los factores de riesgo para la regurgitación de la válvula aórtica son:

Dígale a su médico si uno de sus familiares cercanos tiene una anomalía congénita de la válvula aórtica. Esto también puede aumentar su riesgo.

Regurgitación valvular aórtica

Cuándo llamar a un médico

Llame a su médico si tiene síntomas de regurgitación de la válvula aórtica, como desmayos, dolor en el pecho o falta de aire. Su médico confirmará si tiene problemas valvulares o alguna otra afección. Para obtener más información, vea Síntomas.

La regurgitación de la válvula aórtica aguda aparece súbitamente. Los síntomas incluyen falta de aire, latidos cardíacos acelerados, aturdimiento, debilidad, confusión y dolor en el pecho graves.

La regurgitación de la válvula aórtica aguda es una emergencia médica. Llame al 911 inmediatamente.

A quién consultar

Los profesionales de la salud que pueden diagnosticar la regurgitación de la válvula aórtica incluyen:

Después de que lo hayan diagnosticado, es posible que lo remitan a un cardiólogo, quien se especializa en enfermedades del corazón. El especialista observará su afección y ayudará a determinar cuándo hay que reemplazar la válvula.

Regurgitación valvular aórtica

Exámenes y pruebas

Las pruebas para la regurgitación de la válvula aórtica pueden evaluar la gravedad de la regurgitación y si tiene alguna complicación, como latidos cardíacos anormales (arritmias) o insuficiencia cardíaca.

Generalmente, la regurgitación de la válvula aórtica puede diagnosticarse con un examen físico. Su médico le tomará la presión arterial y el pulso y escuchará si tiene sonidos anormales en el corazón y en los pulmones.

Otras pruebas pueden incluir:

  • Ecocardiograma. Puede usarse una ecocardiografía para examinar las válvulas cardíacas y la forma de las valvas y ver si las válvulas tienen fugas.
  • Electrocardiograma (ECG). Esta prueba detecta un problema en el ritmo de sus latidos cardíacos (arritmia).
  • Radiografía de pecho. Esta prueba puede indicar si el ventrículo inferior izquierdo está dilatado.
  • Electrocardiograma de ejercicio. Esta prueba puede hacerse para ver cómo responde el corazón al ejercicio.
  • Cateterismo cardíaco. Esta prueba puede ayudar a su médico a determinar cuánto está perdiendo la válvula aórtica y revisar la salud de las arterias coronarias.
  • Estudio de la masa de sangre cardíaca. Esta prueba mide lo bien que bombea el ventrículo izquierdo y cuánta sangre se bombea fuera de la cavidad con cada latido cardíaco.
Frecuencia recomendada para revisar la regurgitación de la válvula aórtica 1
Gravedad de la regurgitación de la válvula aórtica Frecuencia con la que debería hacerse un ecocardiograma

Leve

Cada 2 o 3 años

Moderada

Cada año

Grave

Cada 4 a 6 meses

Regurgitación valvular aórtica

Generalidades del tratamiento

El tratamiento para la regurgitación de la válvula aórtica suele depender de si usted tiene síntomas por la válvula cardíaca que pierde y de lo bien que bombea el corazón. Otras cosas que afectan el tratamiento incluyen su edad y los riesgos relacionados con la cirugía.

Pruebas de evaluación

Después de su diagnóstico, probablemente le hagan pruebas, como un electrocardiograma o un ecocardiograma.

Necesitará hacerse ecocardiogramas con regularidad como parte de su tratamiento. Su médico le dirá con qué frecuencia le harán estas pruebas. Para obtener más información, vea Exámenes y pruebas.

Observe sus síntomas

Si tiene algún dolor o presión en el pecho, desmayo o falta de aire, no dude en decírselo a su médico inmediatamente. Su médico se basará en lo que usted le diga en cuanto a cómo se siente y cómo están cambiando sus síntomas.

Medicamentos para controlar la afección

Si su regurgitación es leve y usted no tienen ningún síntoma, es posible que su médico no le recete ningún medicamento. Si su regurgitación es de moderada a grave, su médico podría recetarle un medicamento para la presión arterial. Para obtener más información, vea Medicamentos.

Cambios en el estilo de vida

Dado que su corazón ya se está esforzando mucho para satisfacer las necesidades de su cuerpo, su médico probablemente le recomiende que haga algunos cambios de estilo de vida saludables. Estos incluyen seguir una dieta saludable para el corazón y no fumar. Para obtener más información, vea Vivir con regurgitación aórtica.

Cirugía si empeora

Probablemente lo operen para reemplazarle la válvula aórtica si su regurgitación está empeorando. Podrían operarlo antes de que tenga síntomas. Si tiene regurgitación aguda, podrían operarlo inmediatamente. Para obtener más información, vea Cirugía.

Cuidados al final de la vida

Si tiene síntomas y no lo operan, probablemente llegue a tener insuficiencia cardíaca grave y una esperanza de vida mucho más corta. De modo que es importante que piense en cuestiones relacionadas con el final de la vida. Quizás desee considerar el tipo de atención que le gustaría recibir en caso de que no pueda comunicar sus deseos. Para obtener más información, vea el tema Cuidados al final de la vida.

Regurgitación valvular aórtica

Vivir con regurgitación aórtica

Tener regurgitación de la válvula aórtica significa que su corazón está esforzándose de más para satisfacer las necesidades de su cuerpo. Su médico probablemente le sugiera que haga cambios en su estilo de vida para ayudar a su corazón.

Haga cambios saludables en su estilo de vida

  • Si fuma, trate de dejar el hábito. Los medicamentos y la asesoría psicológica pueden ayudarle a abandonar el hábito para siempre.
  • Su médico también le recomendará que siga una dieta saludable para el corazón y que limite la cantidad de sal que ingiere.
  • Si no tiene síntomas de regurgitación de la válvula aórtica y su ventrículo izquierdo está funcionando bien, su médico puede sugerirle que haga ejercicio aeróbico liviano, como caminar, en forma regular. Pero no comience un programa de ejercicios por sí mismo sin hablar primero con su médico. Es posible que necesite algunas pruebas para ver qué clase de ejercicio es seguro para usted.
  • Si necesita adelgazar, trate de llegar a un peso saludable y mantenerlo. Para obtener ayuda, vea el tema Manejo del peso.

Cuídese

  • Dígale a su médico inmediatamente de cualquier síntoma que tenga de dolor o presión en el pecho, desmayo y falta de aire. Estas son señales de que es probable que necesite cirugía.
  • Si su regurgitación de la válvula aórtica es grave, su médico probablemente le recomiende que evite hacer actividad física intensa.
  • Vea a su médico regularmente, y hágase las pruebas que necesite para evaluar su corazón, como ecocardiogramas. Para obtener más información, vea Exámenes y pruebas.
  • Practique una buena higiene dental y hágase controles periódicos. Una buena salud dental es especialmente importante, porque las bacterias pueden propagarse de dientes y encías infectados a las válvulas cardíacas.
  • Vacúnese contra la gripe todos los años.
  • Hable con su médico si tiene inquietudes sobre las relaciones sexuales y el corazón. Su médico puede ayudarle a saber si puede o cuándo puede tener relaciones sexuales.

Regurgitación valvular aórtica

Medicamentos

El tratamiento para la regurgitación de la válvula aórtica crónica incluye medicamentos para reducir la presión arterial. Si le hacen una cirugía para reemplazarle la válvula, tendrá que tomar medicamentos para prevenir infección y coágulos de sangre alrededor de la válvula artificial.

Medicamentos para reducir la presión arterial

Si su regurgitación es de moderada a grave, su médico puede recetarle medicamentos para la presión arterial, como:

Medicamentos para otros problemas

Medicamentos después de la cirugía valvular

Si lo operan para reemplazarle la válvula, es posible que necesite:

  • Medicamentos para prevenir coágulos de sangre, especialmente si lo han operado para reemplazarle la válvula aórtica. Estos medicamentos incluyen antiplaquetarios, como la aspirina, o el anticoagulante llamado warfarina (como Coumadin).
  • Antibióticos antes de que le hagan ciertos procedimientos dentales o quirúrgicos. Los antibióticos ayudarán a prevenir una infección en el corazón llamada endocarditis.

Regurgitación valvular aórtica

Cirugía

La cirugía de reemplazo valvular (valvuloplastia) es la única cura para la regurgitación de la válvula aórtica. Operarse es una gran decisión. Como ayuda para decidir cuándo necesitará operarse, usted y su médico se fijarán en su salud general, su salud cardíaca y la gravedad de su regurgitación.

Su médico le revisará:

  • Los síntomas, si tiene alguno.
  • Su fracción expulsada (cuánta sangre bombea su corazón hacia el cuerpo).
  • El tamaño de su ventrículo izquierdo.

Si necesita alguna otra operación del corazón, como una cirugía de derivación vascular ("bypass"), su médico puede sugerirle que se reemplace la válvula al mismo tiempo.

Aun si no tiene síntomas, es posible que su médico le sugiera que se opere. La mayor parte del tiempo, los síntomas solamente ocurren cuando el corazón ya está dañado. Lea más sobre la decisión de operarse para reemplazar la válvula aórtica.

Si se opera, se usará una válvula mecánica o de tejido para reemplazarle la válvula cardíaca. Antes de la cirugía, usted y su médico decidirán qué tipo de válvula es la adecuada para usted. Como ayuda para tomar esta decisión, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Problemas de las válvulas cardíacas: ¿Debería elegir una válvula mecánica o de tejido para reemplazar mi válvula cardíaca?

Regurgitación valvular aórtica

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Heart Association (AHA)
Dirección del sitio web: www.heart.org

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
Dirección del sitio web: www.nhlbi.nih.gov

Regurgitación valvular aórtica

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Bonow RO, et al. (2008). 2008 Focused update incorporated into the ACC/AHA 2006 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Writing committee to revise the 1998 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease). Circulation, 118(15): e523–e661.

Otras obras consultadas

  • Bonow RO, et al. (2008). 2008 Focused update incorporated into the ACC/AHA 2006 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Writing committee to revise the 1998 Guidelines for the management of patients with valvular heart disease). Circulation, 118(15): e523–e661.
  • Freeman RV, Otto CM (2011). Aortic valve disease. In V Fuster et al., eds., Hurst’s The Heart, 13th ed., vol. 2, pp. 1692–1720. New York: McGraw-Hill.
  • Oakley RE, et al. (2008). Choice of prosthetic heart valve in today's practice. Circulation, 117(2): 253–256.
  • Otto CM, Bonow RO (2012). Valvular heart disease. In RO Bonow et al., eds., Braunwald’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 2, pp. 1468–1539. Philadelphia: Saunders.
  • Rosengart TK, et al. (2008). Percutaneous and minimally invasive valve procedures: A scientific statement from the American Heart Association Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia, Council on Clinical Cardiology, Functional Genomics and Translational Biology Interdisciplinary Working Group, and Quality of Care and Outcomes Research Interdisciplinary Working Group. Circulation, 117(13): 1750–1767.
  • Stewart WJ, Carabello BA (2007). Aortic valve disease. In EJ Topol et al., eds., Textbook of Cardiovascular Medicine, 3rd ed., pp. 366–388. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Stout KK, Verrier ED (2009). Acute valvular regurgitation. Circulation, 119(25): 3232–3241.
  • Whitlock RP, et al. (2012). Antithrombotic and thrombolytic therapy for valvular disease: Antithrombotic therapy and prevention of thrombosis, 9th ed.—American College of Chest Physicians evidence-based clinical practice guidelines. Chest, 141(2, Suppl): e576S–e600S.

Regurgitación valvular aórtica

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Rakesh K. Pai, MD, FACC - Cardiología, Electrofisiologia
Revisor médico especializado Stephen Fort, MD, MRCP, FRCPC - Intervencionista cardíaco
Revisado 12 marzo, 2014

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2014 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


La Enciclopedia de la Salud contiene información general de salud. No todos los tratamientos o servicios descritos son beneficios cubiertos para los miembros de Kaiser Permanente ni se ofrecen como servicios de Kaiser Permanente. Para obtener una lista de los beneficios cubiertos, consulte su Evidencia de Cobertura (Evidence of Coverage) o el Resumen de la Descripción del Plan (Summary Plan Description). Para saber más acerca de los tratamientos recomendados, consulte a su proveedor de atención médica.