Escleroterapia para las várices

Generalidades del tratamiento

En la escleroterapia se inyecta una sustancia química especial (esclerosante) en una várice para dañar y cicatrizar el revestimiento interno de la vena. Esto hace que la vena se cierre.

Durante este procedimiento, se eleva la pierna afectada para drenar la sangre, y se inyecta el esclerosante en la várice. El procedimiento se lleva a cabo en el consultorio de un médico o en una clínica y dura entre 5 y 30 minutos, dependiendo de cuántas várices se traten y de lo grandes que sean.

Después de la administración de la inyección de esclerosante, se aplica presión sobre las venas para evitar que la sangre retorne cuando usted se ponga de pie. Tal vez tenga que usar medias de compresión por varios días o semanas para mantener la presión.

La inyección de la escleroterapia puede ser dolorosa, y la sustancia química (esclerosante) que se inyecta puede provocar una sensación de ardor o de calambre por unos minutos en la zona donde se aplicó la inyección. Es posible que necesite varias sesiones y muchas inyecciones en cada sesión, según el alcance de las várices y del tipo de esclerosante que se use.

Una técnica mínimamente invasiva y más moderna le permite a su médico inyectar el esclerosante con un catéter. El catéter y el esclerosante son dirigidos a la vena afectada con la ayuda de la ecografía Doppler. Este proceso permite que la escleroterapia se use en várices más grandes que anteriormente solo podían tratarse quirúrgicamente con ligadura y extirpación, donde las várices más grandes se ligan y se extraen.

Qué esperar después del tratamiento

La escleroterapia generalmente no requiere período de recuperación alguno. Probablemente pueda caminar inmediatamente después del tratamiento. Evite el ejercicio intenso por 1 semana después del procedimiento. Camine todos los días durante al menos 10 minutos. Trate de no pasar largos períodos de tiempo sentado ni acostado.

Evite exponer las piernas al sol las primeras 2 semanas después del procedimiento.

Probablemente tenga que usar medias de compresión por un tiempo corto después de hacerse la escleroterapia.

Por qué se hace

La escleroterapia se usa para tratar:

  • Las arañas vasculares y las venas pequeñas que no causan problemas más graves.
  • Várices más pequeñas que reaparecen después de una operación de extirpación de várices.
  • Várices más grandes, cuando se usan técnicas mínimamente invasivas.

La escleroterapia puede hacerse sola o como seguimiento a una cirugía.

No debería hacerse la escleroterapia si usted:

  • Está embarazada o amamantando. No se sabe si la sustancia química (esclerosante) provoca anomalías congénitas (de nacimiento) o si llega a la leche materna.
  • Tiene antecedentes de alergias a un esclerosante o a sustancias similares.
  • Tiene coágulos de sangre o inflamación en la venas profundas de las piernas (trombosis venosa profunda).

Eficacia

La escleroterapia cuesta menos que una cirugía, no requiere una estadía en el hospital y permite un regreso rápido al trabajo y a las actividades normales.

La escleroterapia puede reducir los síntomas y mejorar el aspecto de la piel. Da resultados en alrededor de 80 de cada 100 personas. No da resultados en aproximadamente 20 de cada 100 personas que se realizan el procedimiento.nota 1

Riesgos

Los riesgos de la escleroterapia incluyen:

  • Cambios en el color de la piel a lo largo de la vena tratada. Este es el efecto secundario más común de la escleroterapia. Esta coloración puede tardar entre 6 y 12 meses en desaparecer. En algunas personas, puede ser permanente.
  • Fracaso del tratamiento en impedir que reaparezcan las várices.
  • Comezón, moretones, dolor y formación de ampollas donde se trataron las venas.
  • Cicatrices como resultado de úlceras o muerte del tejido alrededor de la vena tratada (necrosis cutánea o adiposa) si se inyecta esclerosante fuera de una vena o si hay una fuga de esclerosante a través de la pared de la vena debilitada.
  • Una reacción leve o grave (anafiláctica) al esclerosante. (Una reacción grave es muy poco común pero es potencialmente mortal).
  • Coágulos de sangre o daño en el sistema venoso profundo.

Para pensar

Si se hace por motivos cosméticos, la escleroterapia no suele estar cubierta por el seguro médico.

Si considera hacerse la escleroterapia, podría ser conveniente que se pregunte algunas cosas sobre el tratamiento. Estas preguntas podrían incluir: ¿Cuánta experiencia tiene el médico con este tratamiento en particular? ¿Cuánto cuestan el examen y el tratamiento? ¿Cuántos tratamientos piensa el médico que necesitará usted?

Como ayuda para decidir si se va a someter a un tratamiento para las várices, vea:

Várices: ¿Debería hacerme un procedimiento quirúrgico?

En algunos casos, pueden usarse la terapia con láser o el congelamiento (crioterapia) en vez de la escleroterapia para tratar las venas pequeñas y las arañas vasculares.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Van den Bos R, et al. (2009). Endovenous therapies of lower extremity varicosities: A meta-analysis. Journal of Vascular Surgery, 49(1): 230–239.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado David A. Szalay, MD - Cirugía vascular

Revisado21 enero, 2015