Apendicectomía en niños: Qué esperar en el hogar

Saltar a la barra de navegación

La recuperación de su hijo

Apéndice inflamado

A su hijo le han hecho una apendicectomía. El médico le extirpó el apéndice a su hijo, ya sea a través de varios cortes pequeños, llamados incisiones, en el abdomen (cirugía laparoscópica) o a través de una gran incisión en el abdomen (cirugía abierta). Las incisiones dejan cicatrices que suelen volverse menos visibles con el tiempo.

Después de la cirugía, su hijo podría sentirse débil y fatigado durante varios días cuando regrese a su hogar. Es posible que su hijo tenga el abdomen hinchado y adolorido. También podría sentir el estómago revuelto y tener diarrea, estreñimiento, gases o dolor de cabeza. Estos síntomas suelen desaparecer en pocos días. La mayoría de los niños retoman muchas de sus actividades habituales aproximadamente una semana después de la cirugía.

El organismo de su hijo funcionará bien sin el apéndice. No tendrá que hacer ningún cambio en la dieta o el estilo de vida de su hijo.

Esta hoja de cuidados le da una idea general del tiempo que su hijo tardará en recuperarse. Sin embargo, cada niño se recupera a un ritmo diferente. Siga los pasos que se mencionan a continuación para ayudar a que su hijo se recupere tan rápido como sea posible.

¿Cómo puede cuidar a su hijo en el hogar?

Actividad

  • Permita que su hijo retome la actividad lentamente. Hágalo descansar tanto como sea necesario. Asegúrese de que duerma lo suficiente durante la noche.
  • Su hijo no debería montar en bicicleta ni jugar corriendo o practicar deportes de contacto, o participar en una clase de gimnasia hasta que el médico le diga que puede hacerlo. Su hijo puede caminar y jugar con otros niños, o jugar con juguetes.
  • Hasta que su médico lo indique, su hijo debería evitar levantar cualquier objeto que pudiera implicar un esfuerzo. Estos pueden incluir envases de leche pesados, una mochila pesada o una mascota de tamaño mediano.
  • Su hijo puede ducharse si el médico lo autoriza. Después de la ducha seque la incisión con toques suaves de toalla. No permita que su hijo tome baños de inmersión en una tina durante las primeras 2 semanas o hasta que el médico lo autorice. Si su hijo tiene un drenaje que sale de la incisión, siga las instrucciones del médico para el baño.
  • Es probable que su hijo pueda regresar a la escuela o a la mayoría de sus actividades habituales en el término de 1 a 3 semanas.

Alimentación

  • Su hijo puede continuar con su alimentación normal. Si su hijo tiene malestar estomacal, pruebe darle alimentos suaves, bajos en grasa, como arroz corriente, pollo a la parrilla, pan tostado y yogur.
  • Hágale beber abundante líquido para evitar que se deshidrate.
  • Podría notar un cambio en los hábitos de evacuación intestinal de su hijo justo después de la cirugía. Esto es común. Si su hijo no ha evacuado el intestino después de un par de días, llame al médico.

Medicamentos

  • Si el apéndice de su hijo se reventó, deberá administrarle antibióticos. Adminístreselos según las instrucciones. No deje de usarlos solo porque su hijo se sienta mejor. Es necesario que su hijo tome todos los antibióticos hasta terminarlos.
  • Su hijo puede necesitar analgésicos (medicamentos para el dolor) durante la primera semana. Si el médico le recetó medicamentos para el dolor intenso, déselos a su hijo según las indicaciones.
  • Si su hijo no está tomando un analgésico recetado, puede administrarle un medicamento de venta libre como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin) para el dolor leve. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.
  • No administre a su hijo dos o más analgésicos al mismo tiempo a menos que su médico se lo haya indicado.
  • Si su hijo tiene el estómago revuelto:
    • No le dé analgésicos con el estómago vacío. Déselos después de las comidas o junto con un refrigerio (a menos que su médico le haya indicado lo contrario).
    • Pídale al médico un analgésico diferente si cree que el que usted tiene le hace sentir mal a su hijo.
    • Hable con el médico de su hijo sobre probar un medicamento para la cinetosis (mareos por movimiento).

Cuidado de la incisión

  • Si a su hijo le han hecho una cirugía abierta, tal vez le cierren la incisión con grapas quirúrgicas. El médico se las quitará al cabo de 7 a 10 días.
  • Si su hijo tiene tiras de cinta adhesiva sobre la incisión, déjeselas puestas durante una semana o hasta que se caigan por sí solas.
  • Siga las indicaciones del médico para la limpieza de la zona que rodea a la incisión.
  • Mantenga la zona limpia y seca.
  • Si el apéndice de su hijo se reventó, la incisión puede tener un apósito. Cámbielo con la frecuencia que su médico le indique.
    • Cambiar los apósitos puede doler al principio. Darle a su hijo un analgésico media hora antes del cambio puede ayudarle.
    • Si el apósito se adhiere a la herida, trate de empapar la zona con agua tibia durante 10 minutos antes de retirarlo. Puede hacerlo mientras su hijo se ducha o colocando una toallita húmeda sobre el apósito.
    • Quite el apósito viejo y enjuague la incisión con agua. Seque la superficie con toques suaves de toalla.
    • El tamaño de la incisión es la guía para saber la cantidad de gasa que necesita poner dentro. Doble la gasa una vez, pero no la enrolle demasiado para que no le cause dolor. Colóquela con cuidado en la herida. Debe evitar que los lados de la herida se toquen. Un hisopo de algodón puede ayudarle a empujar la gasa según sea necesario.
    • Coloque una almohadilla de gasa sobre la herida, y aplique una cinta adhesiva.
    • Es posible que note un líquido gris verdoso que sale de la herida a medida que empieza a cicatrizar. Esto es normal. Es una señal de que la herida se está curando.

Otras instrucciones

  • Si el apéndice de su hijo se reventó, tal vez le pusieron un tubo para drenar el líquido de la incisión. El médico le dirá cómo debe cuidar el tubo.

La atención de seguimiento es una parte clave del tratamiento y la seguridad de su hijo. Asegúrese de hacer y acudir a todas las citas, y llame a su médico si su hijo está teniendo problemas. También es una buena idea saber los resultados de los exámenes de su hijo y mantener una lista de los medicamentos que toma.

¿Cuándo debe pedir ayuda?

Llame al 911 en cualquier momento que considere que su hijo necesita atención de urgencia. Por ejemplo, llame si:

  • Su hijo se desmaya (pierde el conocimiento).
  • Su hijo tiene graves dificultades para respirar.
  • Su hijo tiene dolor repentino en el pecho y falta de aire, o tose sangre.
  • Su hijo tiene un fuerte dolor abdominal.

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica inmediata si:

  • Su hijo tiene el estómago revuelto y no puede beber líquidos.
  • Su hijo tiene dolor que no mejora después de tomar analgésicos.
  • Su hijo tiene puntos de sutura flojos o se abre la incisión.
  • La venda que cubre la incisión de su hijo está empapada con sangre de color rojo vivo.
  • Su hijo tiene señales de infección, tales como:
    • Aumento del dolor, la hinchazón, el enrojecimiento o la temperatura.
    • Vetas rojizas que salen de la incisión.
    • Pus que supura de la incisión.
    • Fiebre.

Preste especial atención a los cambios en la salud de su hijo y asegúrese de comunicarse con su médico si:

  • A su hijo le han hecho una cirugía laparoscópica y tiene dolor en el hombro que dura más de 24 horas.
  • Su hijo presenta fugas alrededor del drenaje o no sale nuevo líquido del drenaje durante 24 horas.
  • La cantidad de drenaje aumenta en forma repentina, o el color y la textura cambian.
  • Su hijo no evacua el intestino después de tomar un laxante.