• English

Estenosis espinal lumbar

Generalidades del tema

Imágenes de la columna verterbral

¿Es para usted este tema?

Este tema trata de la estenosis espinal en la parte baja de la espalda, también conocida como zona lumbar. Si necesita información sobre la estenosis de la columna en el cuello, vea el tema Estenosis espinal cervical.

¿Qué es la estenosis espinal lumbar?

La estenosis espinal lumbar es un estrechamiento del conducto vertebral en la parte baja de la espalda, que se conoce como zona lumbar.

Esto suele producirse cuando crece hueso o tejido, o ambos, en las aberturas de los huesos de la columna. Este crecimiento puede comprimir e irritar nervios que salen de la médula espinal.

El resultado puede ser dolor, entumecimiento o debilidad, la mayoría de las veces en las piernas, los pies y las nalgas.

¿Qué causa la estenosis espinal lumbar?

La mayoría de las veces es causada por cambios que se producen con el envejecimiento. Por ejemplo:

  • Los tejidos conjuntivos llamados ligamentos se vuelven más gruesos.
  • La artritis conduce al crecimiento de espolones óseos que presionan sobre los nervios que parten de la médula espinal.
  • Los discos entre los huesos pueden ser empujados hacia atrás dentro del conducto vertebral.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden incluir:

  • Entumecimiento, debilidad, calambres o dolor en las piernas, los pies o las nalgas. Estos síntomas empeoran cuando camina, está de pie erguido o se inclina hacia atrás. El dolor se alivia cuando se sienta o se inclina hacia adelante.
  • Rigidez en las piernas y en los muslos.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • En casos graves, pérdida de control de la vejiga y los intestinos.

Los síntomas pueden ser graves por momentos y no tan fuertes otras veces. La mayoría de las personas no están incapacitadas gravemente. De hecho, muchas personas no tienen síntomas en absoluto.

¿Cómo se diagnostica la estenosis espinal lumbar?

Su médico puede decirle si tiene esto preguntándole sobre sus síntomas y antecedentes de salud, y haciéndole un examen físico.

Probablemente se tenga que hacer estudios por imágenes como una imagen por resonancia magnética o MRI, por sus siglas en inglés, una tomografía computarizada o CT, por sus siglas en inglés y, a veces, radiografías.

¿Cómo se trata?

Es muy probable que pueda controlar síntomas de leves a moderados con analgésicos (medicamentos para el dolor), ejercicio y fisioterapia. También es posible que su médico le aplique una inyección de corticosteroides en la columna, un medicamento que reduce la inflamación.

Puede necesitar que lo operen si sus síntomas empeoran o si lo limitan en lo que puede hacer. La cirugía para extirpar hueso y tejido que comprimen las raíces nerviosas puede ayudar a aliviar el dolor de las piernas y permitirle volver a su actividad normal. Pero es posible que no ayude tanto con el dolor de espalda.

Preguntas frecuentes

Aprender sobre la estenosis espinal lumbar:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Vivir con estenosis espinal lumbar:

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Estenosis espinal lumbar: ¿Debería realizarme una cirugía? - [Lumbar Spinal Stenosis: Should I Have Surgery?]

Causa

La causa más común de la estenosis espinal lumbar son los cambios en la columna que se producen con el envejecimiento.

Estos cambios incluyen un engrosamiento de los tejidos blandos, el crecimiento de espolones óseos y un deterioro gradual de discos y articulaciones vertebrales. Cualquiera de estas afecciones puede estrechar el conducto vertebral.

La estenosis espinal suele empezar gradualmente. Los síntomas pueden comenzar cuando la médula espinal o sus raíces nerviosas empiezan a verse comprimidas con estos cambios.

Estos cambios relacionados con la edad suelen producirse cuando usted tiene determinados trastornos:

Asimismo, otras afecciones pueden causar estenosis espinal, tales como:

  • Un conducto vertebral anormalmente estrecho, el cual puede ser una afección hereditaria.
  • Espondilólisis, la cual es una anomalía o una fractura en una o ambas partes con forma de ala de una vértebra. Una vértebra puede deslizarse hacia adelante o hacia atrás sobre el hueso que está debajo y puede comprimir la médula espinal o una raíz nerviosa.
  • Fractura vertebral.
  • Cáncer.
  • Fibrosis, la cual es exceso de tejido fibroso como una soga, muy similar a tejido cicatricial. Puede originarse en una operación de la columna anterior.

Síntomas

Muchas personas, especialmente aquellas mayores de 50 años, tienen algo de estrechamiento del conducto vertebral pero no tienen síntomas.

Los síntomas se producen cuando se comprimen las raíces nerviosas.

Dolor en las piernas

El síntomas más común es dolor en las piernas que sucede cuando camina o está de pie y se siente mejor cuando está sentado. Siente dolor en las piernas, porque las raíces nerviosas que pasan por la parte baja de la columna se extienden a las piernas.

Las personas suelen tener dolor en la pierna cuando tienen la columna extendida, al estar paradas erguidas o inclinadas hacia adelante, por ejemplo.

Y con frecuencia se sienten mejor cuando tienen la columna flexionada, como cuando están sentadas, subiendo una cuesta, montando en bicicleta o inclinándose sobre un carrito del supermercado, por ejemplo.

Las personas con estenosis grave pueden tener el hábito de inclinarse hacia adelante en posición encorvada para aliviar el dolor.

Otros síntomas

Otros síntomas pueden incluir:

  • Entumecimiento, debilidad y calambres en las piernas, los pies o las nalgas.
  • Rigidez en las piernas y en los muslos.
  • Lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda).
  • En casos graves, pérdida de control de la vejiga y de los intestinos.

Varias afecciones tienen síntomas similares a los de la estenosis espinal.

Qué sucede

La estenosis de la columna lumbar suele comenzar gradualmente y empeora a lo largo de un período de tiempo prolongado. El estrechamiento del conducto vertebral puede comprimir e irritar las raíces nerviosas que parten de la médula espinal. Esto es lo que causa dolor y otros síntomas.

La mayoría de las veces, la estenosis espinal ocurre en la zona baja (lumbar) de la espalda. Cuando ocurre en el cuello, se llama estenosis espinal cervical.

La evolución de la estenosis espinal varía: puede permanecer igual, mejorar o empeorar.

La discapacidad grave no es común. Pero cuando los síntomas son muy graves, pueden impedirle hacer sus actividades normales diarias. Pueden tener un gran impacto en su calidad de vida. Si los síntomas son todavía graves después de que ha probado otro tratamiento por un tiempo, podría considerarse una cirugía.

La cirugía puede ser demasiado riesgosa para algunos adultos mayores que tienen otros problemas graves de salud.

Qué aumenta el riesgo

El riesgo de tener estenosis de la columna lumbar aumenta si usted:

  • Es mayor de 50 años.
  • Tiene antecedentes de una lesión de columna.
  • Tiene artritis de la columna, la cual puede dañar las articulaciones.
  • Tiene una enfermedad ósea que puede ablandar los huesos vertebrales o hacer que se formen depósitos de calcio. Los ejemplos incluyen:
  • Nacen con espondilólisis.
  • Tienen un conducto vertebral anormalmente estrecho, el cual puede ser hereditario o puede convertirse en una curvatura de la columna (escoliosis).
  • Tienen un trastorno genético (hereditario) en el cual los huesos de los brazos y las piernas no crecen a un tamaño normal y las vértebras de la columna no crecen normalmente (enanismo acondroplásico).
  • Los han operado en la parte baja de la espalda, lo cual puede producir cicatrización que ejerce presión en los nervios de la columna. Puede ocurrir una estenosis espinal progresiva, aun después de una cirugía de espalda exitosa.

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 o a otros servicios de urgencia inmediatamente si una persona tiene señales de daño a la columna después de una lesión (como un accidente automovilístico, una caída o un golpe directo a la columna). Las señales pueden incluir dolor de espalda intenso, o debilidad, hormigueo o entumecimiento en una o ambas piernas.

Llame a su médico ahora o busque atención médica de inmediato si:

  • El dolor en la pierna está acompañado de debilitamiento, hormigueo o entumecimiento persistentes en cualquier parte de la pierna desde la nalga hasta el tobillo o el pie.
  • El dolor en la parte baja de la pierna está acompañado por vómitos, fiebre o ambos.
  • El dolor en las piernas, la debilidad, el entumecimiento que aparece y desaparece (intermitente), o el hormigueo duran más de 1 semana aunque use tratamiento en el hogar.
  • Pierde el control de la vejiga o el intestino.
  • Tiene dolor de espalda significativo que no mejora o que empeora a lo largo de 2 semanas.

Espera vigilante

La estenosis espinal lumbar suele empeorar gradualmente en el transcurso de meses hasta años. Si tiene síntomas que aparecen repentinamente, es posible que tenga otra afección grave y debería llamar a su médico.

Si comenzó a tener dolor en la pierna regularmente al caminar y al estar parado, llame a su médico.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden diagnosticar y tratar la estenosis espinal:

Los especialistas que pueden tratar la estenosis espinal incluyen a los siguientes:

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Generalmente, la estenosis lumbar espinal puede diagnosticarse según sus antecedentes de síntomas, un examen físico, y estudios por imágenes, es decir, pruebas que producen varias clases de imágenes de su cuerpo. Estas pruebas incluyen:

Su médico puede intentar con un tratamiento no quirúrgico, como analgésicos, ejercicio y fisioterapia, por un período de tiempo antes de solicitar estudios por imágenes. Si el tratamiento funciona, es posible que no necesite pruebas.

Los estudios por imágenes pueden ayudar a confirmar un diagnóstico o a descartar otros problemas. Pero incluso si las imágenes muestran estenosis espinal, es posible que sus síntomas no coincidan con los resultados de las pruebas. De modo que el tratamiento se basa en lo que sean sus síntomas y el impacto en su vida que tenga la estenosis espinal, no simplemente en los resultados de los estudios por imágenes.

Generalidades del tratamiento

Las metas del tratamiento para la estenosis espinal son aliviar el dolor, el entumecimiento y la debilidad en las piernas, para facilitarle a usted el desplazamiento y mejorar su calidad de vida.

Los tratamientos incluyen:

  • Tratamiento en el hogar, como hacer ejercicio, usar analgésicos de venta libre y deshacerse del exceso de peso.
  • Analgésicos recetados para aliviar el dolor.
  • Fisioterapia, para brindar educación, instrucción y apoyo para su cuidado personal.
  • Cirugía, aunque la mayoría de los casos no necesitan este tratamiento.

Prevención

No siempre puede prevenir cambios en la espalda que pueden sobrevenir con el envejecimiento. Pero tal vez pueda limitar los síntomas de la estenosis espinal manteniendo su espalda tan saludable como sea posible:

  • Haga ejercicio en forma regular, incluyendo estiramientos para flexibilidad.
  • Manténgase en un peso saludable.
  • Tenga una buena postura.
  • No fume. Se ha relacionado el hábito de fumar con los dolores de espalda y los problemas de disco. Reduce su densidad ósea y aumenta su riesgo de fractura y de deterioro óseo. Además, fumar puede hacer que sea más difícil que el hueso sane después de una artrodesis vertebral.

Tratamiento en el hogar

Usted puede tomar medidas para tratar los síntomas de la estenosis espinal lumbar en el hogar:

  • Aprenda sobre la estenosis y sobre cómo aliviar los síntomas.
  • Tome medicamentos, como antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o acetaminofén, para aliviar el dolor.
  • Bajar el exceso de peso, lo cual no solo puede aliviar los síntomas, sino que también puede retrasar la progresión de la estenosis.
  • Haga ejercicio. El ejercicio aeróbico, así como los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la parte baja de la espalda y los músculos abdominales, pueden aliviar síntomas y mejorar la fuerza muscular, especialmente cuando se hacen 4 o 5 veces a la semana. Los ejercicios aeróbicos más útiles incluyen montar una bicicleta fija (con la columna flexionada en una posición hacia adelante) y caminar en una cinta en posición inclinada.
  • Restrinja las actividades que empeoran sus síntomas. Según la gravedad y la ubicación de su estenosis, estas actividades podrían incluir caminar (especialmente bajando una cuesta) y estar de pie por tiempo prolongado.

Asegúrese de hablar con su médico antes de empezar un tratamiento en el hogar.

Prevenga las caídas

El dolor y el entumecimiento en las piernas puede aumentar el riesgo de que pierda el equilibrio. Caerse puede empeorar sus síntomas. Tome medidas para reducir el riesgo de caerse:

  • Limite el uso de alcohol y de sedantes, incluyendo flurazepam (Dalmane) y diazepam (como Valium). Causan somnolencia y mareo.
  • Elimine fuentes de peligro de su casa: pisos resbaladizos, iluminación deficiente, cables eléctricos, obstáculos de los lugares por donde anda y tapetes.
  • Tome los medicamentos solamente como se los recetó su médico. Revise los medicamentos regularmente con su médico de atención primaria, especialmente si tiene más de un médico que se los receta. Los medicamentos como pastillas para dormir y analgésicos pueden aumentar su riesgo de caerse.
  • Use zapatos de tacón bajo que le calcen bien.

Medicamentos

Tomar medicamentos junto con otro tratamiento no quirúrgico suele ser suficiente para aliviar el dolor y permitirle hacer actividades diarias normales.

Opciones de medicamentos

Los medicamentos que se usan para aliviar los síntomas de la estenosis espinal incluyen:

Cirugía

La cirugía se hace para aliviar la presión sobre las raíces nerviosas. Esto puede ayudar a reducir el dolor, el entumecimiento y la debilidad en las piernas.

Puede recomendarse operar si:

  • Su dolor, entumecimiento o debilidad son tan intensos que se interponen en sus actividades normales diarias y dañan su calidad de vida.
  • Por lo demás, usted goza de buena salud.

La meta de la cirugía es aliviar el dolor, el entumecimiento o la debilidad en las piernas, no aliviar el dolor en la espalda. Las personas que se operan solamente por dolor de espalda quedan menos satisfechas con los resultados que aquellas que se operan por síntomas de raíces nerviosas y dolor tanto en la espalda como en las piernas. Además, el entumecimiento, la debilidad y el dolor puede reaparecer después de la cirugía.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Estenosis espinal lumbar: ¿Debería operarme?

Opciones de cirugía

Otro tratamiento

La fisioterapia es un tratamiento importante para la estenosis espinal. Puede ayudar con el dolor y a fortalecer los músculos.

Su fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para fortalecer los músculos abdominales, los cuales ayudan a sostener la columna. Usted también puede aprender ejercicios para ayudar a mantener la flexibilidad y reducir la inflamación.

Algunas personas usan terapias de medicina alternativa y complementaria, como la acupuntura, para alivio del dolor por la estenosis espinal.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

North American Spine Society
7075 Veterans Boulevard
Burr Ridge, IL 60527
 
Teléfono: (630) 230-3600
Fax: (630) 230-3700
Dirección del sitio web: http://www.spine.org
 

La Sociedad Norteamericana de la Columna Vertebral (North American Spine Society o NASS, por sus siglas en inglés) promueve la educación, la investigación y la defensa del cuidado de la columna vertebral. La página web de este grupo para la educación del paciente (www.KnowYourBack.org) presenta información sobre la causa, el tratamiento y la prevención de problemas del cuello y la espalda. Tiene referencias y folletos para ayudarles a los pacientes a tomar decisiones de salud. Los miembros de NASS son profesionales en el cuidado de la espalda como cirujanos ortopédicos, neurocirujanos, neurólogos, especialistas en fisioterapia y rehabilitación, fisioterapeutas e investigadores.


RadiologyInfo
c/o Radiological Society of North America, Inc.
820 Jorie Boulevard Oak Brook, IL 60523-2251
Teléfono: (630) 571-2670
Fax: (630) 571-7837
Dirección del sitio web: www.radiologyinfo.org
 

RadiologyInfo es un proyecto conjunto de la American College of Radiology (Colegio Americano de Radiología) y la Radiological Society of North America (Sociedad Norteamericana de Radiología). La página web está diseñada para responder a preguntas del consumidor sobre procedimientos y terapias de radiología. RadiologyInfo tiene información sobre rayos X (radiografías), tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés), exámenes de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), ecografías y otros procedimientos. La información incluye cómo se usan para diagnósticos y tratamientos, cómo prepararse para los procedimientos y qué puede esperar el paciente.


American Academy of Orthopaedic Surgeons (AAOS)
6300 North River Road
Rosemont, IL  60018-4262
Teléfono: (847) 823-7186
Fax: (847) 823-8125
Correo electrónico: orthoinfo@aaos.org
Dirección del sitio web: www.orthoinfo.aaos.org
 

La American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos o AAOS, por sus siglas en inglés) proporciona información y educación para aumentar la concienciación del público en relación con las afecciones del sistema musculoesquelético, haciendo hincapié en las medidas preventivas. El sitio web de la AAOS incluye información sobre afecciones y tratamientos ortopédicos, prevención de lesiones, y bienestar y ejercicios.


American College of Rheumatology
2200 Lake Boulevard NE
Atlanta, GA  30319
Teléfono: (404) 633-3777
Fax: (404) 633-1870
Dirección del sitio web: www.rheumatology.org
 

The American College of Rheumatology (ACR) and the Association of Rheumatology Health Professionals (ARHP, a division of ACR) are professional organizations of rheumatologists and associated health professionals who are dedicated to healing, preventing disability from, and curing the many types of arthritis and related disabling and sometimes fatal disorders of the joints, muscles, and bones. Members of the ACR are physicians; members of the ARHP include research scientists, nurses, physical and occupational therapists, psychologists, and social workers. Both the ACR and the ARHP provide professional education for their members.

The ACR website offers patient information fact sheets about rheumatic diseases, about medicines used to treat rheumatic diseases, and about care professionals.


Arthritis Foundation
P.O. Box 7669
Atlanta, GA  30309
Teléfono: 1-800-283-7800
Dirección del sitio web: www.arthritis.org
 

La Arthritis Foundation (Fundación para la Artritis) proporciona subsidios para ayudar a encontrar una cura, métodos de prevención y mejores opciones de tratamiento para la artritis. También proporciona una gran cantidad de servicios a la comunidad en toda la nación para facilitar la vida con artritis, lo que incluye cursos de autoayuda; clases de ejercicios acuáticos y terrestres; grupos de apoyo; grupos de estudio en el hogar; videos instructivos; foros públicos; folletos y cuadernillos educativos gratuitos; la revista bimestral nacional para consumidores Arthritis Today (Artritis Hoy); y cursos de educación y publicaciones continuos para profesionales de la salud.


National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health
1 AMS Circle
Bethesda, MD  20892-3675
Teléfono: 1-877-22-NIAMS (1-877-226-4267) gratuito
(301) 495-4484
Fax: (301) 718-6366
TDD: (301) 565-2966
Correo electrónico: niamsinfo@mail.nih.gov
Dirección del sitio web: www.niams.nih.gov
 

El National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel o NIAMS, por sus siglas en inglés) es un instituto gubernamental que brinda servicios al público y a los profesionales de la salud proporcionando información, ubicando otras fuentes de información y participando en una base de datos federal nacional de información de salud. El NIAMS respalda la investigación de las causas, el tratamiento y la prevención de la artritis y de las enfermedades musculoesqueléticas y de la piel, y respalda la capacitación de científicos para llevar a cabo dicha investigación.

El sitio web del NIAMS proporciona remisiones de información de la salud al centro coordinador del NIAMS, que tiene paquetes de información acerca de las enfermedades.


Referencias

Otras obras consultadas

  • American Academy of Orthopaedic Surgeons and American Academy of Pediatrics. (2010). Lumbar spinal stenosis. In JF Sarwark, ed., Essentials of Musculoskeletal Care, 4th ed., pp. 957–960. Rosemont, IL: American Academy of Orthopaedic Surgeons.
  • Atlas SJ, et al. (2005). Long-term outcomes of surgical and nonsurgical management of sciatica secondary to a lumbar disc herniation: 10-year results from the Maine Lumbar Spine Study. Spine, 30(8): 927–935.
  • Chou R, et al. (2009). Interventional therapies, surgery and interdisciplinary rehabilitation for low back pain: An evidence-based clinical practice guideline from the American Pain Society. Spine, 34(10): 1066–1077.
  • Djurasovic M, et al. (2010). Contemporary management of symptomatic lumbar spinal stenosis. Orthopedic Clinics of North America, 41(2): 183–191.
  • Hu SS, et al. (2006). Stenosis of the lumbar spine section of Disorders, diseases, and injuries of the spine. In HB Skinner, ed., Current Diagnosis and Treatment in Orthopedics, 4th ed., pp. 249–252. New York: McGraw-Hill.
  • Isaac Z, Wang D (2008). Lumbar spinal stenosis. In WR Frontera et al., eds., Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation, 2nd ed., pp. 259–265. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Mercier LR (2008). Lumbar spine stenosis section of The back. In Practical Orthopedics, 6th ed., pp. 152–153. Philadelphia: Mosby Elsevier.
  • Resnick D, et al. (2005). Guidelines for the performance of fusion procedures for degenerative disease of the lumbar spine—Part 9: Fusion in patients with stenosis and spondylolisthesis. Journal of Neurosurgery, 2: 679–685.
  • Resnick DK, et al. (2005). Guidelines for the performance of fusion procedures for degenerative disease of the lumbar spine—Part 10: Fusion following decompression in patients with stenosis without spondylolisthesis. Journal of Neurosurgery, 2(6): 686–691.
  • Weinstein JN, et al. (2007). Surgical versus nonsurgical treatment for lumbar degenerative spondylolisthesis. New England Journal of Medicine, 356(22): 2257–2270.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Emergency Medicine
Revisor médico especializado Robert B. Keller, MD - Orthopedics
Última revisión 13 febrero, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.