LinfedemaSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es una acumulación de líquido que causa hinchazón (edema) en los brazos y en las piernas.

¿Cuál es la causa del linfedema?

Una de las causas del linfedema es la cirugía para extirpar ganglios linfáticos, generalmente durante el tratamiento para el cáncer. Normalmente, los ganglios linfáticos filtran el líquido a medida que pasa por ellos, atrapando bacterias, virus y otras sustancias extrañas, las cuales son destruidas por glóbulos blancos especiales llamados linfocitos. Sin el drenaje linfático normal, puede acumularse líquido en el brazo o la pierna afectados, y puede formarse un linfedema. Los medicamentos como el tamoxifeno (Nolvadex), la radioterapia y lesión a los ganglios linfáticos también pueden causar linfedema. Este tipo se llama linfedema secundario.

El linfedema primario puede estar presente al nacer o desarrollarse durante la pubertad o en la adultez. La causa del linfedema primario no se conoce.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del linfedema incluyen sentir como si las prendas, anillos, relojes de pulsera o brazaletes estuvieran muy ajustados; una sensación de llenura en los brazos o las piernas; y menor flexibilidad en las muñecas, las manos y los tobillos.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para el linfedema depende de su causa e incluye usar artículos de compresión como medias o mangas, alimentación y cuidado de la piel adecuados y drenaje de líquidos.

Elevar un brazo o una pierna que tenga hinchazón puede ayudar a facilitar el drenaje de líquido linfático del miembro afectado. Toda vez que sea posible, descanse un brazo o una pierna hinchados sobre una superficie cómoda, por encima del nivel del corazón. No se aplique presión en la axila ni la zona inguinal, y no mantenga un miembro elevado sin soporte por mucho tiempo dado que esto puede aumentar la hinchazón.

El ejercicio suave puede ayudar a reducir la hinchazón. El uso de los músculos durante el ejercicio ayuda naturalmente a que circule el líquido linfático, lo cual puede reducir la hinchazón. Pero el ejercicio también aumenta la irrigación de la sangre a los músculos que se usan, lo cual puede aumentar la cantidad de líquido linfático presente. Si tiene hinchazón, es importante que se ponga una venda correctamente en el miembro afectado antes de hacer ejercicio. Pregúntele a su médico cómo vendarse para este fin y qué ejercicios son adecuados según su estado.

Después de un tratamiento quirúrgico o de radiación

Si lo han operado para extirparle algunos ganglios linfáticos, use su brazo o pierna afectado en la forma más normal que pueda. La mayoría de las personas se curan en alrededor de 4 a 6 semanas después de la cirugía y pueden volver a sus actividades normales.

Si le han extirpado ganglios linfáticos o si ha recibido radioterapia como parte de un tratamiento para el cáncer, tal vez pueda evitar la formación de un linfedema o mantenerlo bajo control si sigue los consejos a continuación.

  • Comuníquese con su médico a la brevedad si le aparecen síntomas de una infección, como enrojecimiento, dolor o aumento de hinchazón, en el brazo, la mano, la pierna o el pie.
  • Protéjase de lesiones la zona por debajo de la cirugía, incluso muchos años después de la cirugía.
  • Si le extrajeron los ganglios linfáticos debajo del brazo:
    • No deje que le saquen sangre del brazo del lado donde le hicieron la cirugía de ganglios linfáticos.
    • No deje que le coloquen un manguito para tomar la presión arterial en ese brazo. Si está en el hospital, asegúrese de notificar a la enfermera y a cualquier otro miembro del personal del hospital de su afección.
    • Use una rasuradora eléctrica para las axilas.
    • Use guantes cuando trabaje en el jardín o haga otras actividades donde pueda cortarse los dedos o las manos.
  • Si le extrajeron los ganglios linfáticos de la ingle:
    • Lávese los pies todos los días con agua tibia, no caliente. Use un jabón suave, preferentemente uno que tenga productos humectantes, o use un humectante en forma separada.
    • Use zapatos cómodos que le den apoyo y le calcen bien.
    • Use medias y calcetines de la talla adecuada. Evite usar ligas apretadas o medias hasta la rodilla o hasta el muslo.
  • Pregúntele a su médico cómo tratar cualquier corte, raspadura, picadura de insecto o cualquier otra lesión que pueda ocurrir.
  • Use protector solar y repelente de insectos cuando esté al aire libre para protegerse la piel de las quemaduras solares y de las picaduras de insectos.
  • No ignore una sensación de rigidez o hinchazón en el brazo, la mano, la pierna o el pie, o alrededor de los mismos. Infórmele a su médico de esto inmediatamente.
  • Pídale a su médico que lo remita a un fisioterapeuta que se especialice en linfedema. Muchas compañías de seguros no pagan por evaluaciones y tratamientos fisioterapéuticos si no lo ha remitido un médico.

Si le han diagnosticado linfedema y planea viajar en avión, tendrá que usar un artículo de compresión. Los cambios de presión en la cabina durante el vuelo pueden causar hinchazón o empeorarla. Un artículo de compresión que no quede bien también puede empeorar la hinchazón, de modo que asegúrese de que el artículo le quede bien.

Si tiene linfedema, tal vez quiera usar un brazalete de alerta de linfedema. Estos brazaletes, disponibles a través de la Red Nacional de Linfedema (National Lymphedema Network), se usan para proteger a las personas que tienen linfedema de recibir tratamiento como lecturas de presión arterial, inyecciones o extracciones de sangre en los miembros afectados. Estos tratamientos podrían empeorar su afección.

LinfedemaSaltar a la barra de navegación

LinfedemaSaltar a la barra de navegación

Referencias

Otras obras consultadas

  • Lawenda BD, et al. (2009). Lymphedema: A primer on the identification and management of a chronic condition in oncologic treatment. CA: A Cancer Journal for Clinicians, 59: 8–24.
  • Stubblefield MD (2011). Rehabilitation of the cancer patient. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 9th ed., pp. 2500–2522. Philadephia: Lippincott Williams and Wilkins.

LinfedemaSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Douglas A. Stewart, MD - Oncología medica

Revisado14 noviembre, 2014