• English

Colonoscopia

Generalidades de la prueba

La colonoscopia es una prueba que permite que el médico observe el recubrimiento interno del intestino grueso (recto y colon). El médico utiliza un tubo delgado y flexible que se llama colonoscopio para observar el colon. Una colonoscopia ayuda a detectar úlceras, pólipos de colon, tumores y áreas de inflamación o de sangrado. Durante la colonoscopia, pueden recolectarse muestras de tejido (biopsia) y pueden extraerse los crecimientos anormales. La colonoscopia también puede utilizarse como prueba de detección para determinar la presencia de un cáncer o de crecimientos precancerosos (pólipos) en el colon o en el recto.

El colonoscopio es un tubo delgado y flexible que mide entre 48 pulgadas (122 cm) y 72 pulgadas (183 cm) de largo. El colonoscopio está conectado a una pequeña videocámara, para que el médico pueda tomar fotografías o grabar un video del intestino grueso (colon). El colonoscopio puede utilizarse para observar todo el colon y la parte inferior del intestino delgado. Una prueba que se llama sigmoidoscopia muestra sólo el recto y la parte inferior del colon.

Antes de realizarse esta prueba, es necesario limpiar el colon (preparación del colon). La preparación del colon lleva entre 1 y 2 días, según el tipo de preparación que el médico recomiende. Algunas preparaciones podrían realizarse durante la noche anterior a la prueba. Para muchas personas, la preparación para una colonoscopia es una experiencia más dura que la prueba en sí. Planifique permanecer en el hogar durante el tiempo de preparación, dado que necesitará utilizar el baño con frecuencia. La preparación del colon promueve la evacuación de heces flojas con frecuencia y la diarrea, de manera tal que su colon esté vacío para la prueba. La preparación del colon podría ser incómoda, y es posible que usted sienta hambre con la dieta de líquidos claros. Si necesita beber una solución especial como parte de su preparación, asegúrese de tener jugos de fruta o refrescos claros para beber después de la preparación debido a que la solución tiene un sabor salado.

La colonoscopia es una de muchas pruebas que pueden usarse para detectar cáncer de colon. La prueba de detección que elija depende de su riesgo, su preferencia y su médico. Hable con su médico acerca de qué le pone en riesgo y cuál prueba sería mejor para usted.

Para obtener más información sobre pruebas de detección de cáncer de colon, vea:

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Cáncer de colon: ¿Qué prueba de detección debería realizarme?

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Cáncer de colon: ¿Qué prueba de detección debería realizarme? - [Colon Cancer: Which Screening Test Should I Have?]

Por qué se hace

La colonoscopia se realiza para:

  • Detectar el cáncer colorrectal o la existencia de pólipos.
    • Las pruebas son recomendadas por la American Cancer Society (Sociedad Americana del Cáncer o ACS, por sus siglas en inglés), el American College of Gastroenterologists (Colegio Americano de Gastroenterología o ACG, por sus siglas en inglés), la American Gastroenterological Association (Asociación Americana de Gastroenterología o AGA, por sus siglas en inglés) y el U.S. Preventive Services Task Force (Grupo Especial de Servicios Preventivos de los Estados Unidos o USPSTF, por sus siglas en inglés).
    • Estos grupos recomiendan la realización de pruebas de rutina para las personas de 50 años o más que tienen un riesgo normal de desarrollar cáncer colorrectal.
    • Su médico puede recomendarle que se haga las pruebas más pronto o con más frecuencia si tiene un riesgo elevado de cáncer colorrectal. Hable con su médico acerca de cuándo debe realizarse las pruebas.
  • Detectar la causa de la sangre en las heces o del sangrado del recto.
  • Detectar la causa de las heces negras u oscuras.
  • Detectar la causa de la diarrea crónica.
  • Detectar la causa de la anemia por deficiencia de hierro.
  • Detectar la causa de la pérdida de peso repentina de origen desconocido.
  • Revisar el colon después de haber obtenido resultados anormales en una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), una resonancia magnética nuclear (MRI, por sus siglas en inglés), una colonoscopia virtual, un análisis de heces o un enema de bario.
  • Revisar o tratar la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, por sus siglas en inglés).
  • Detectar la causa del dolor de estómago a largo plazo de origen desconocido.

Cómo prepararse

Antes de realizarse una colonoscopia, dígale a su médico si usted:

  • Está tomando medicamentos, como insulina o medicamentos para la artritis. Consulte con su médico acerca de qué medicamentos necesita tomar el día de la prueba.
  • Es alérgico a algún medicamento, incluso los anestésicos.
  • Tiene problemas de sangrado o toma aspirina u otros anticoagulantes.
  • Se ha realizado una prueba de rayos X en la que se utilizó bario, como el enema de bario, en los últimos 4 días.
  • Está o podría estar embarazada.

Es posible que se le solicite dejar de tomar productos a base de aspirina o suplementos de hierro de 7 a 14 días antes de la prueba. Si toma anticoagulantes en forma regular, hable con su médico sobre cómo manejar su medicamento.

Se le solicitará que firme un formulario de consentimiento que indica que comprende los riesgos de la colonoscopia y que acepta realizarse la prueba. Hable con su médico de cualquier preocupación que tenga sobre la necesidad de la prueba, sus riesgos, cómo se hace o qué significarán los resultados. Para ayudarle a comprender la importancia de esta prueba, complete el formulario de información sobre pruebas médicas (¿Qué es un documento PDF ?).

Antes de esta prueba, es necesario limpiar el colon. La siguiente información le proporciona una idea general sobre la preparación para una colonoscopia. Su médico le brindará instrucciones específicas antes de la prueba.

  • Uno o dos días antes de una colonoscopia, dejará de comer alimentos sólidos y sólo beberá líquidos claros, como agua, té, café, jugos claros, caldos, paletas de agua (Popsicles) y gelatina (como Jell-O). No beba líquidos rojos o púrpuras, como jugo de uva o refresco de frutas ("fruit punch"). Y no coma alimentos rojos ni violáceos, como paletas de agua (Popsicles) de uva y gelatina (como Jell-O) de cereza.
  • Su médico le recomendará una medicina para que se prepare para su colonoscopia. Probablemente sea una tableta laxante recetada o una solución laxante (como Nulytely o Golytely) que debe beber antes de la colonoscopia. Esta solución se le proporcionará en forma de polvo, que usted mezclará con 1 galón (3.8 L) de agua. Es posible que tenga que beber esta solución laxante durante 1 o 2 horas la noche anterior al examen. O también puede ser que le pidan tomar la mitad de la solución la noche anterior al examen y la otra mitad en la mañana del examen. Es posible que esta solución tenga un sabor muy salado y que le provoque malestar estomacal. Para facilitar la preparación del colon, puede convenirle probar algunos de los siguientes consejos:
    • Puede ser que le resulte más fácil tomar la solución si utiliza una pajita (popote) con el extremo al fondo de la garganta (para evitar contacto con las papilas gustativas).
    • Cada vez que beba un poco de la solución, también podría beber un poco de agua o de un líquido claro (como jugo de manzana) para ayudar a deshacerse del sabor salado en la boca.
    • Podría resultarle más fácil beber la solución si primero la enfría en el refrigerador.
    • Pregúntele a su médico si está bien que le agregue bebida saborizada en cristales (como Crystal Light) a la solución.
    • Agregue jugo de limón a la solución o succione rebanadas de limón después de beber un sorbo.
  • Es posible que su médico le recomiende un producto de preparación diferente, como un kit de comida Nutraprep o las tabletas de fosfato de sodio (por ejemplo Visicol). Estos son otros métodos para prepararse para una colonoscopia. Si tiene alguna inquietud sobre la preparación intestinal de rutina, pregúntele a su médico sobre algún otro método que sea más adecuado para usted.
    • El fosfato de sodio oral (en tabletas o líquido) puede causar problemas renales. Asegúrese de consultar con su médico antes de usar un producto de fosfato de sodio de venta libre.
  • Probablemente usted desee quedarse en casa durante la preparación del colon debido a que la preparación del colon le hará utilizar el baño con frecuencia.
  • Beba abundantes líquidos claros durante la preparación, para evitar deshidratarse. Esto también ayudará a limpiar el colon por completo después de terminar la preparación del colon.
  • No coma ningún alimento sólido después de hacer la preparación del colon.
  • Deje de beber líquidos claros de 6 a 8 horas antes de la colonoscopia.
  • Es posible que su médico le haga utilizar un enema de 30 a 60 minutos antes de la prueba, para limpiar el colon por completo.

Tome las medidas necesarias para que alguien lo lleve a su hogar después de la prueba, debido a que es posible que le den un medicamento (sedante) para ayudarle a relajarse antes de la prueba.

Cómo se hace

La colonoscopia podría realizarse en el consultorio de un médico, en una clínica o en un hospital. Con mucha frecuencia, la prueba es realizada por un médico que trabaja con problemas del aparato digestivo (gastroenterólogo). Es posible que su médico también tenga un asistente. Algunos médicos de familia, internistas y cirujanos también están capacitados para realizar colonoscopias.

Durante la prueba, es posible que le administren un analgésico (medicamento para el dolor) y un sedante a través de una vena del brazo (IV). Estos medicamentos le ayudan a relajarse y le hacen sentir somnoliento durante la prueba. Es posible que no recuerde mucho de la prueba.

Deberá quitarse la mayor parte de la ropa. Se le proporcionará una bata para que use durante la prueba.

Usted puede acostarse sobre su lado izquierdo con las rodillas levantadas a la altura del abdomen. El médico le introducirá suavemente un dedo enguantado en el ano. Luego, le introducirá el colonoscopio delgado y flexible en el ano y lo moverá lentamente a través del colon. El médico puede observar el recubrimiento del colon a través del colonoscopio o en una pantalla de computadora que se encuentra conectada al colonoscopio.

Es posible que sienta la necesidad de evacuar el intestino mientras el colonoscopio se encuentra en su colon. Es posible que también sienta algunos retortijones. Respire en forma profunda y lenta por la boca para relajar los músculos del abdomen. Esto debería ayudar con los retortijones. Es probable que sienta y escuche alguna salida de aire alrededor del colonoscopio. No tiene por qué sentir vergüenza al respecto. Se prevé la eliminación de aire. Es posible que se le solicite cambiar de posición durante la prueba.

Su médico observará toda la extensión del colon, a medida que el colonoscopio se mueve suavemente hacia adentro y luego hacia afuera del colon.

Vea una presentación de diapositivas sobre cómo se realiza la colonoscopia.

Es posible que el médico también utilice herramientas diminutas, como fórceps, asas o hisopos a través del colonoscopio para recolectar muestras de tejido (biopsia) o para extraer los crecimientos. Por lo general, las personas no sienten nada si se realiza una biopsia o si se extraen pólipos.

El colonoscopio se le quita lentamente del ano y hay salida de aire. El área anal se aseará con pañuelos de papel. Si está sintiendo retortijones, pasar gas podría ayudarle a aliviarlos.

Por lo general la prueba lleva entre 30 y 45 minutos, pero es posible que lleve más tiempo según lo que se detecte y lo que se realice durante la prueba.

Después de la prueba, usted quedará en observación durante 1 o 2 horas. Cuando se encuentre completamente despierto, podrá irse a su hogar. Después de la prueba, no podrá conducir ni operar maquinaria durante 12 horas. Su médico le informará cuándo puede retomar su dieta normal y realizar sus actividades normales. Beba gran cantidad de líquido después de la prueba, para recuperar los líquidos que podría haber perdido durante la preparación del colon, pero no beba bebidas alcohólicas.

Si ha recibido un sedante durante la prueba, no maneje, no opere maquinaria pesada ni firme documentos legales por 24 horas después del examen. Haga que alguien lo lleve a su casa después de la prueba.

Qué se siente

Esta prueba puede resultar incómoda, y es posible que usted se sienta avergonzado. La preparación del colon provocará diarrea y retortijones, que podrían hacerle usar el baño con frecuencia.

Durante la prueba, es posible que se sienta muy somnoliento y relajado, debido a los sedantes y a los analgésicos. Es posible que tenga retortijones o dolor breve y agudo cuando el colonoscopio se mueva o cuando se le introduzca aire en el colon. A medida que el colonoscopio se mueva hacia arriba en el colon, es posible que usted sienta la necesidad de evacuar el intestino y de pasar gas. Informe a su médico si siente dolor.

Es posible que la máquina de succión que se utiliza para extraer las heces (excremento) y las secreciones sea ruidosa, pero no provoca dolor.

Usted se sentirá somnoliento durante algunas horas después de la prueba. Muchas personas dicen que no recuerdan demasiado sobre la prueba debido al sedante.

Después de la prueba, es posible que tenga abotagamiento o retortijones por gases y que necesite pasar gas. Si se realizó una biopsia o se extrajo un pólipo, podría tener trazas de sangre en las heces (excremento) durante algunos días. Si se le extraen pólipos, su médico podría indicarle no tomar aspirinas ni medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) entre 7 y 14 días.

Riesgos

Existe una pequeña probabilidad de que tenga problemas debido a la colonoscopia. El colonoscopio o una herramienta pequeña podría desgarrar el recubrimiento del colon o provocar sangrado.

Después del examen

Después de la prueba, llame inmediatamente a su médico si:

  • Tiene sangrado rectal intenso.
  • Tiene dolor de estómago intenso.
  • Desarrolla fiebre.
  • Se siente muy mareado.
  • Tiene vómito.
  • Tiene el abdomen hinchado y tenso.

Resultados

La colonoscopia es una prueba que permite que el médico observe el recubrimiento interno del intestino grueso (recto y colon). Si se recolectó una muestra de tejido (biopsia) durante la colonoscopia, esta se enviará al laboratorio para que se analice.

  • Por lo general, las muestras de tejido de colon se envían a un laboratorio de patología, donde se observan bajo un microscopio para detectar enfermedades.
  • Otras muestras de tejido de colon podrían enviarse a un laboratorio de microbiología para detectar una infección.

Posiblemente, su médico pueda informarle los resultados inmediatamente después del procedimiento. Los resultados de otras pruebas están listos en 2 o 4 días. Los resultados de las pruebas para determinadas infecciones podrían estar listos en varias semanas.

Colonoscopia
Normal:

El recubrimiento del colon tiene una apariencia lisa y rosada, con muchos pliegues normales. No se observan crecimientos, bolsas, sangrado ni inflamación.

Anormal:

Algunas anomalías comunes detectadas por una colonoscopia incluyen hemorroides (la causa más común de sangre en las heces), pólipos, tumores, una o más llagas (úlceras), bolsas en la pared del colon (diverticulosis) o inflamación. El enrojecimiento y la hinchazón del recubrimiento del colon (colitis) podrían ser causados por una infección o por la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD, por sus siglas en inglés).

Qué afecta esta prueba

Los motivos por los que es posible que usted no pueda realizarse la prueba o que los resultados no sean útiles incluyen:

  • Haberse realizado un enema de bario una semana antes de la prueba. El bario puede obstruir la vista del colon que tendrá el médico.
  • No hacer una buena preparación de colon antes de la prueba. Si todavía tiene heces (excremento) en el colon, es posible que el médico cancele el examen y usted tendrá que reprogramarlo y hacer la preparación de colon otra vez.
  • Tener un colon con muchas curvas, haber tenido una cirugía de colon en el pasado o sentir mucho dolor durante la prueba.
  • Tomar suplementos de hierro. Esto podría hacer que sus heces se vuelvan negras y puede dificultar la limpieza del colon. No tome suplementos de hierro durante varios días antes de una colonoscopia.
  • Beber líquidos rojos o violáceos, como jugo de uva o ponche de frutas.
  • Comer alimentos rojos o violáceos, como paletas de agua (Popsicles) de uva o gelatina (como Jell-O) de cereza.

Para pensar

  • En general, las mujeres embarazadas y las personas que tienen una infección abdominal o un ataque de diverticulitis no deberían realizarse una colonoscopia, a menos que exista un motivo importante para hacerlo.
  • La colonoscopia es un procedimiento más costoso que un análisis fecal u otras pruebas endoscópicas de colon (como una sigmoidoscopia), pero con el tiempo, puede realizarse con menor frecuencia si los resultados son normales.
  • Los expertos recomiendan la realización de pruebas de rutina para detectar el cáncer de colon en todas las personas de 50 años o más que corran un riesgo normal de tener cáncer de colon.
  • Su médico puede recomendarle que se haga las pruebas más pronto o con más frecuencia si tiene un riesgo elevado de cáncer de colon. Hable con su médico acerca de cuándo debe realizarse las pruebas.
  • La prueba de detección que elija depende de su riesgo, sus preferencias y su médico. Hable con su médico acerca de qué le pone en riesgo y cuál prueba sería mejor para usted.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Chernecky CC, Berger BJ (2008). Laboratory Tests and Diagnostic Procedures, 5th ed. St. Louis: Saunders.
  • Fischbach FT, Dunning MB III, eds. (2009). Manual of Laboratory and Diagnostic Tests, 8th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Levin B, et al. (2008). Screening and surveillance for the early detection of colorectal cancer and adenomatous polyps, 2008: A joint guideline from the American Cancer Society, the U.S. Multi-Society Task Force on Colorectal Cancer, and the American College of Radiology. CA: A Cancer Journal for Clinicians, 58(3): 130–160.
  • Pagana KD, Pagana TJ (2010). Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th ed. St. Louis: Mosby Elsevier.
  • U.S. Preventive Services Task Force (2008). Screening for colorectal cancer: U.S. Preventive Services Task Force recommendation statement. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspscolo.htm.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Family Medicine
Revisor médico especializado Arvydas D. Vanagunas, MD - Gastroenterology
Última revisión 7 diciembre, 2011

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.