Laberintitis y neuritis vestibular

Saltar a la barra de navegación

Laberintitis y neuritis vestibularSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la laberintitis?

La laberintitis es un problema dentro del oído interno. Ocurre cuando el laberinto, la parte del oído interno que ayuda a controlar el equilibrio, se hincha e inflama.

La inflamación puede provocar vértigo repentino. Esto le hace sentir como si estuviera dando vueltas o girando. La laberintitis también puede causar pérdida temporal de la audición o zumbido en los oídos.

Su médico también puede referirse a esto como neuritis vestibular. Ambos problemas tienen los mismos síntomas y se tratan de la misma manera.

Vea imágenes del oído interno que muestran el laberinto y un nervio vestibular inflamado.

¿Cuál es la causa de la laberintitis?

La causa de la laberintitis no está clara. La laberintitis puede ocurrir después de una infección viral o, de manera menos común, después de una infección causada por bacterias. Frecuentemente está desencadenada por una infección de las vías respiratorias altas, como la gripe o un resfriado. Con menor frecuencia, puede comenzar después de una infección del oído medio.

La infección inflama el nervio vestibular. Esto hace que el nervio envíe señales incorrectas al cerebro de que el cuerpo se está moviendo. Pero el resto de los sentidos (como la vista) no detectan el mismo movimiento. La confusión de estas señales puede hacer que usted sienta que la habitación está dando vueltas o que usted ha perdido el equilibrio (vértigo).

¿Cuáles son los síntomas?

El principal síntoma de la laberintitis es el vértigo. Tener vértigo no es lo mismo que sentirse mareado. Estar mareado significa que usted se siente inestable o aturdido. Pero el vértigo le hace sentir como si estuviera dando vueltas o girando. Puede hacer que le resulte difícil caminar. Muchos problemas diferentes a la laberintitis pueden causar síntomas de vértigo y mareo.

Con la laberintitis, el vértigo comienza sin aviso previo. Frecuentemente comienza entre 1 y 2 semanas después de haber tenido gripe o resfriado. Puede ser lo suficientemente grave como para hacerle vomitar o que sienta malestar estomacal. El vértigo desaparece lentamente en el transcurso de unos pocos días a semanas. Sin embargo, durante un mes o más tiempo, es posible que aún sienta síntomas de vértigo si de pronto mueve la cabeza de una manera determinada.

La laberintitis también puede provocar pérdida de audición y zumbido de oídos (acúfenos). La mayoría de las veces, estos síntomas no duran más que unas pocas semanas.

¿Cómo se diagnostica la laberintitis?

Su médico puede determinar si usted tiene laberintitis realizando un examen físico y haciéndole preguntas acerca de sus síntomas y de sus antecedentes de salud. Su médico observará si hay señales de infecciones virales que puedan desencadenar la laberintitis.

Si la causa del vértigo no está clara, el médico puede hacer otras pruebas, como una electronistagmografía o una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) para descartar otros problemas.

¿Cómo se trata?

La mayor parte del tiempo, la laberintitis desaparece por sí sola. Esto suele llevar varias semanas. Si la causa es una infección bacteriana, su médico le dará antibióticos. Pero la mayoría de los casos están causados por infecciones virales, las cuales no se curan con antibióticos.

El médico puede recetarle medicamentos esteroideos, los cuales quizá le hagan sentirse mejor más pronto. También puede darle otros medicamentos, como antieméticos, antihistamínicos y sedantes, para ayudar a controlar las náuseas y los vómitos causados por el vértigo.

El vértigo suele mejorar a medida que el cuerpo se adapta (compensación). Los medicamentos como los antihistamínicos pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero es posible que el vértigo tarde más tiempo en desaparecer. Es mejor utilizar medicamentos únicamente cuando sean necesarios y durante el menor tiempo posible.

Mantenerse activo puede ayudarle a mejorar. Hable con su médico acerca de intentar hacer ejercicios para el equilibrio en su casa. Estos incluyen movimientos sencillos de la cabeza así como mantener el equilibrio mientras se pone de pie o se sienta. Pueden ayudar a reducir los síntomas de vértigo.

Laberintitis y neuritis vestibularSaltar a la barra de navegación

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Laberintitis y neuritis vestibularSaltar a la barra de navegación

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Hearing Research Foundation
www.american-hearing.org

Laberintitis y neuritis vestibularSaltar a la barra de navegación

Referencias

Otras obras consultadas

  • Hillier SL, McDonnell M (2011). Vestibular rehabilitation for unilateral peripheral vestibular dysfunction. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).
  • Johnson J, Lalwani AK (2012). Vestibular disorders. In AK Lalwani, ed., Current Diagnosis and Treatment in Otolaryngology—Head and Neck Surgery, 3rd ed., pp. 729–738. New York: McGraw-Hill.
  • Walker MF, Daroff RB (2012). Dizziness and vertigo. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 1, pp. 178–181. New York: McGraw-Hill.

Laberintitis y neuritis vestibularSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Karin M. Lindholm, DO - Neurología

Revisado14 noviembre, 2014