EPOC: Cómo mantener una dieta saludable

Medida práctica

Introducción

Puntos clave

Si usted tiene enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), usted podría tener poco apetito o sentirse demasiado cansado para preparar y comer comidas. Pero comer en forma regular y comer alimentos saludables es importante debido a que los alimentos:

  • Le brindan al cuerpo la energía que necesita para funcionar, como para respirar y digerir.
  • Le brindan la energía que usted necesita para las actividades cotidianas.
  • Le ayudan a fortalecer el sistema natural de defensa del cuerpo (sistema inmunitario), lo que hace que sea más fácil evitar infecciones.

Usted puede seguir pasos simples para asegurarse de que come alimentos saludables en forma regular. Pero debido a que las personas con EPOC usualmente tienen otros problemas de salud que podrían restringir los alimentos que pueden comer, hable siempre con su médico o con un dietista registrado antes de realizar cambios en su dieta.

Regrese al tema:

Consejos para comer con EPOC

Las personas con EPOC a menudo tienen problemas para preparar alimentos y comer. Los siguientes consejos pueden facilitar la alimentación y ayudarle a obtener la nutrición necesaria. Pero si usted tiene otros problemas de salud que podrían restringir los alimentos que puede comer, hable con su médico o con un dietista registrado antes de realizar cambios en su dieta.

Haga que sea más fácil comer

  • Elija alimentos que sean fáciles de preparar.
  • Coma en una atmósfera relajada.
  • Coma con amigos y familiares.
  • Si come una comida principal, intente comerla temprano. De esta manera, usted tendrá energía más tiempo durante el día.
  • Intente incluir un alimento favorito en sus comidas.

Evite la falta de aire mientras come

  • Deje de fumar. Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar. No importa cuánto tiempo haya tenido EPOC o cuán seria sea, dejar de fumar le ayudará a enlentecer la enfermedad y a mejorar su calidad de vida.
  • Utilice medicamentos que faciliten la respiración y/o despejen las vías respiratorias alrededor de 1 hora antes de comer.
  • Descanse antes de comer si comer provoca falta de aire o cansancio.
  • Coma sentado. Esto ayuda a eliminar presión de los pulmones.
  • Si utiliza oxígeno, hágalo mientras come. Comer y digerir requieren de energía, lo que causa que el cuerpo utilice más oxígeno.
  • Coma seis comidas pequeñas cada día, en lugar de tres comidas grandes, de modo que el estómago nunca esté extremadamente lleno. Un estómago lleno puede dificultar la respiración al empujar el diafragma.
  • Beba su bebida al final de la comida. Beber antes o durante la comida puede llenarle más rápido.
  • Evite los alimentos que generan gases (hinchan el abdomen y dificultan la respiración) o cómalos sólo en pequeñas cantidades. Estos incluyen cebollas, coliflor, brócoli, melones, arvejas, maíz (elote), pepinos, repollos, coles de Bruselas, nabos, manzanas crudas y frijoles (habichuelas) (excepto los ejotes [judías verdes]). Los alimentos fritos y aceitosos también pueden causar gases y abotagamiento.
  • Coma y mastique lentamente de modo que tenga menos probabilidades de que le falte el aire. Intente apoyar la cuchara o el tenedor entre bocados para disminuir la velocidad con la que come.
  • Si le resulta difícil respirar por la mañana, no salte el desayuno. En su lugar, tome una bebida nutricional líquida (como Ensure).

Coma alimentos saludables

  • Siga una dieta variada. Coma frutas y verduras, productos lácteos, cereales y granos, y carnes.
  • Evite los alimentos difíciles de masticar.
  • Utilice menos sal. Demasiada sal puede causarle retención de líquido, lo cual podría dificultar su respiración.
    • Utilice hierbas o especias sin sal para sazonar sus alimentos.
    • No agregue sal a los alimentos mientras cocina.
    • Compre alimentos envasados que tengan bajo contenido de sal.
  • No gaste energía consumiendo alimentos con poco valor nutricional, como papas fritas, barras de chocolate o soda.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Ken Y. Yoneda, MD - Pulmonología

Revisado9 septiembre, 2014