La diabetes en los niños: Cómo aplicarle inyecciones de insulina a un niño

Medida práctica

Introducción

La insulina se encuentra disponible únicamente en forma inyectable que se aplica en el tejido graso justo debajo de la piel.

Si su hijo no quiere sentir la aguja de insulina, el médico de su hijo puede recetarle una cánula de inserción subcutánea permanente. Se usa una pequeña aguja para insertar un tubo blando en el lugar donde le aplica una inyección de insulina a su hijo, como, por ejemplo, el abdomen. Se retira la aguja, pero el tubo blando (cánula) permanece en el cuerpo de su hijo y se mantiene colocado con cinta adhesiva. Luego, cuando su hijo necesite insulina, la aguja de insulina se coloca en la cánula en vez de la piel. De este modo, su hijo no tendrá que sentir la aguja de insulina. La cánula puede usarse por al menos 3 días antes de que su hijo necesite una nueva.

Los tres elementos más importantes para aplicar las inyecciones de insulina con éxito incluyen:

  • Asegurarse de estar aplicando la dosis correcta de insulina, especialmente si se están administrando dos tipos de insulina en la misma jeringa.
  • Practicar cómo aplicar una inyección.
  • Guardar la insulina en forma adecuada, para que cada dosis sea eficaz.

¿Cómo se prepara y se aplica la insulina?

Su médico o educador de diabetes autorizado (CDE, por sus siglas en inglés) les ayudará a usted y a su hijo a aprender a preparar las inyecciones de insulina y a aplicárselas. Si su hijo tiene 10 años o más, podría aplicarse insulina con supervisión. A continuación, le indicamos algunos pasos sencillos para ayudarles a usted y a su hijo a aprender a hacerlo.

Prepárese

A fin de prepararse para aplicar una inyección de insulina con una ampolla de insulina y una jeringa de insulina o una pluma de insulina, siga estos pasos.

  1. Lávese las manos con agua corriente y jabón. Séqueselas bien. Si su hijo va a ayudar, lávele bien las manos.
  2. Reúna los suministros. Guarde los suministros en un bolso o estuche para que su hijo pueda llevarlos adonde vaya.
    • Necesitará una jeringa de insulina y la ampolla o las ampollas de insulina y una toallita con alcohol o una bolita de algodón humedecida con alcohol.
    • Si usa una pluma de insulina, necesitará una aguja que funcione con su pluma. Si la pluma es reutilizable, es posible que necesite un cartucho de insulina. También puede necesitar un hisopo con alcohol.
  3. Revise el frasco o el cartucho de insulina.
    • Cuando se usa una ampolla de insulina por primera vez, escriba la fecha en el frasco. La insulina guardada a temperatura ambiente durará aproximadamente un mes. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta, incluyendo cómo guardar la insulina y por cuánto tiempo durará la misma.
    • En una pluma de insulina reutilizable, anote la fecha en que empezó a usar la pluma. Las plumas reutilizables caducan (por ejemplo, después de varios años).
    • Fíjese que la insulina de una pluma desechable no haya caducado. Esta fecha suele estar impresa en la etiqueta de la pluma.

Prepare la inyección

La preparación dependerá de si se va a inyectar un tipo de insulina o si se van a combinar dos tipos de insulina en la inyección.

Cuando esté mezclando tipos de insulina para administrarse en una jeringa, siga estas precauciones.

  • Si está mezclando insulina NPH e insulina regular de acción rápida, puede usarla de inmediato o guardarla para usarla posteriormente. Manténgala alejada del calor y de la luz, por ejemplo, en un refrigerador.
  • La insulina glargina (Lantus) y la insulina detemir (Levemir) no pueden mezclarse con otros tipos de insulina. Además, no pueden administrarse en una jeringa que se ha usado para administrar otro tipo de insulina.

Si está usando una pluma de insulina, siga las instrucciones del fabricante para colocar la aguja, preparar la pluma y ajustar la dosis.

Prepare el lugar

Antes de aplicar la inyección, tómese el tiempo que necesite para lo siguiente:

  • Elija dónde quiere aplicar las inyecciones (lugar de la inyección). Si usted le aplica las inyecciones a su hijo en diferentes lugares del cuerpo cada día (alterna los lugares), utilice el mismo lugar en el mismo momento del día. Si su hijo hará actividad física poco después de la inyección, utilice el lugar que intervenga menos en los movimientos de la actividad. La absorción de insulina es más rápida en una zona que realiza movimiento, lo cual podría provocar un nivel bajo de azúcar en la sangre. Por ejemplo, si usted le aplica una inyección de insulina a su hijo inmediatamente antes de que juegue al fútbol, aplíquele la inyección en el abdomen, en lugar de la pierna.
  • Ejemplo de alternación de lugares:
    • A la hora del desayuno, aplique la insulina a su hijo en uno de los brazos.
    • A la hora del almuerzo, aplique la insulina a su hijo en una de las piernas.
    • A la hora de la cena, aplique la insulina a su hijo en el abdomen.
  • Si utiliza alcohol para limpiar la piel antes de aplicar la inyección, déjelo secar.
  • Haga que su hijo relaje los músculos en la zona de la inyección.

Aplique la inyección

Siga los pasos para dar una inyección de insulina en el abdomen. También es posible que un niño pueda aplicarse la inyección él mismo en el brazo.

Siga los pasos para dar una inyección de insulina en el abdomen con una pluma de insulina reutilizable.

Limpieza y almacenamiento

Después de aplicarle la inyección a su hijo, asegúrese de:

  • Guardar la insulina en forma adecuada para que cada dosis sea eficaz. Siga las instrucciones que vienen con la insulina.
  • Desechar la jeringa, la pluma de insulina desechable o la aguja usadas. No tire jeringas, agujas ni plumas de insulina usadas en un bote de residuos. Puede desecharlas en un envase de metal, con una tapa a rosca o con una tapa que usted pegue con cinta adhesiva firmemente. También puede comprar envases especiales para desechar agujas y jeringas usadas. Puede comprar un pequeño dispositivo para cortar agujas, que quiebra la aguja de la jeringa y la almacena en forma segura para desecharla. Hable con su entidad de recolección de residuos local, con su farmacia o con su médico sobre cómo eliminar el envase.

Otros consejos para hacerlo bien y en forma segura

Algunos consejos para ayudarle a aplicarle las inyecciones de insulina a su hijo con seguridad y éxito incluyen lo siguiente:

  • Usted y su hijo pueden practicar inyectando aire o agua en una naranja hasta que se sientan cómodos con los pasos para administrar insulina. Luego siga los pasos delante de un médico o de un educador de diabetes autorizado, y pregúnteles qué les pareció. Practiquen más si usted o si su hijo lo necesitan. Si piensa que puede hacer bien la tarea, dele a su hijo una dosis de insulina mientras los observa un médico. Deje que su hijo lo haga si está listo para probar.
  • Enséñeles a otros familiares a aplicar inyecciones de insulina. Debe haber al menos otra persona que pueda preparar una inyección de insulina y que pueda aplicársela a su hijo en una situación de emergencia. Es una buena idea dejar que esta persona le aplique de vez en cuando una inyección a su hijo para practicar. De este modo, la persona no estará tan desorientada si ocurre una emergencia.
  • Nunca comparta jeringas con otra persona, debido al riesgo de contraer enfermedades que pueden contagiarse a través de la sangre, como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o la infección del hígado (hepatitis).

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría
Revisor médico especializado Stephen LaFranchi, MD - Pediatría, Endocrinología pediátrica

Revisado20 junio, 2014