Pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual

Saltar a la barra de navegación

Pruebas de detección de infecciones de transmisión sexualSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Las infecciones de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) son algunas de las infecciones más extendidas tanto en los Estados Unidos como en el mundo. Las STI afectan tanto a los hombres como a las mujeres, y dos tercios de todas las STI ocurren en personas de menos de 25 años. La exposición a una STI puede ocurrir en cualquier ocasión en que tenga contacto sexual que involucre los genitales, la boca (oral) o el recto (anal). La exposición es más probable si tiene más de una pareja sexual o no usa condones. Algunas STI pueden transmitirse por contacto no sexual, como al dar a luz a un bebé o durante el amamantamiento.

Es importante que tenga relaciones sexuales más seguras con todas sus parejas, especialmente si usted o si ellas tienen comportamientos sexuales de alto riesgo.

Existen al menos 20 diferentes STI. Las recomendaciones de pruebas para algunas de las STI más comunes en los EE. UU. son las siguientes. En general, se recomiendan las pruebas para aquellos que corren un alto riesgo.

Clamidia

La clamidia es una STI común en los Estados Unidos. Si se deja sin tratar, la clamidia puede ocasionar muchas complicaciones, especialmente en las mujeres. Si una mujer tiene clamidia cuando da a luz, su bebé recién nacido puede tener la infección.

El Grupo Especial de Servicios Preventivos de los EE. UU. (U.S. Preventive Services Task Force o USPSTF) recomienda pruebas de detección de clamidia para todas las mujeres de 24 años y más jóvenes que mantenganrelaciones sexuales. El USPSTF también recomienda pruebas de detección para mujeres de más de 24 años con comportamientos sexuales de alto riesgo. El Grupo Especial no especifica la frecuencia con la que deben realizarse las pruebas de detección. Después de revisar toda la investigación, el USPSTF no ha dado recomendaciones a favor ni en contra de la realización de pruebas de detección periódicas de clamidia en el caso de los hombres.1

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan pruebas de detección cada año para los adolescentes y mujeres de hasta 25 años que mantengan relaciones sexuales. Las mujeres de más de 25 años que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo también deberían hacerse pruebas de detección todos los años.2 Tal vez le hagan un análisis de orina para detectar clamidia (si está disponible en su área) aun si no le hacen un examen pélvico o genital completo.

Los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo se realicen pruebas para no transmitir la clamidia a sus bebés. Todas las mujeres embarazadas deben realizarse pruebas de detección durante su primera visita prenatal. Si una mujer embarazada tiene alto riesgo de clamidia, es posible que se le realice otra prueba durante su tercer trimestre.

Los CDC también recomiendan que se realice la prueba una vez más de 3 a 12 meses después de finalizar el tratamiento. Las mujeres a las que se les ha diagnosticado clamidia y han recibido tratamiento pueden contagiarse otra vez si tienen relaciones sexuales con la misma pareja o parejas.2

Para obtener más información, vea el tema Clamidia.

Sífilis

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) y el Grupo Especial de Servicios Preventivos de los EE. UU. (USPSTF, por sus siglas en inglés) recomiendan encarecidamente que todas las mujeres embarazadas se hagan pruebas de detección de sífilis debido a las graves consecuencias de estar embarazada mientras se tiene la infección o de tener un hijo que nazca con sífilis congénita.3 Deben hacerse pruebas de detección:4

  • En la primera visita prenatal para todas las mujeres embarazadas.
  • Durante el tercer trimestre y otra vez durante el parto para mujeres de embarazadas que tengan un riesgo mayor de contraer sífilis.

El USPSTF también recomienda firmemente que cualquier persona con comportamientos sexuales de alto riesgo se haga pruebas de detección.

Se recomiendan pruebas de detección anuales de sífilis para hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres. Si estos hombres también tienen comportamientos sexuales de alto riesgo, tienen VIH o tienen una pareja sexual con sífilis, las pruebas de detección deberían tener lugar más a menudo.

Para obtener más información, vea el tema Sífilis.

Gonorrea

El USPSTF recomienda pruebas de detección para todas las mujeres de 24 años y más jóvenes que tienen relaciones sexuales. El USPSTF también recomienda pruebas de detección para mujeres de más de 24 años que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo.1

Si usted tiene comportamientos sexuales de alto riesgo, tal vez quiera considerar hacerse una prueba de detección una vez al año para la gonorrea a pesar de no tener síntomas. La prueba permitirá que se diagnostique y se trate rápidamente la gonorrea. Esto ayuda a reducir el riesgo de transmitir la gonorrea y evitar complicaciones de la infección.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) también recomiendan pruebas de detección para mujeres embarazadas que tienen comportamientos sexuales de alto riesgo a fin de prevenir que les transmitan la gonorrea a sus bebés. Todas las mujeres embarazadas deberían hacerse pruebas de detección durante su primera visita prenatal. Si una mujer embarazada corre un alto riesgo de contraer gonorrea, es posible que le hagan otra prueba durante el tercer trimestre antes del parto para prevenir la transmisión de la infección a su bebé recién nacido.5

Para obtener más información, vea el tema Gonorrea.

Otros tipos de STI incluyen:

Otras infecciones que pueden transmitirse sexualmente incluyen el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), hepatitis A, citomegalovirus, sarna, piojos púbicos (ladillas), molusco contagioso, hepatitis C y, posiblemente, vaginosis bacteriana.

Para obtener más información, vea el tema Infecciones de transmisión sexual.

Pruebas de detección de infecciones de transmisión sexualSaltar a la barra de navegación

Pruebas de detección de infecciones de transmisión sexualSaltar a la barra de navegación

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Preventive Services Task Force (2014). Chlamydia and gonorrhea screening: Final recommendation statement. U.S. Preventive Services Task Force. http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/Page/Document/RecommendationStatementFinal/chlamydia-and-gonorrhea-screening. Accessed October 14, 2014.
  2. Centers for Disease Control and Prevention (2010). Chlamydial infections section of Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR, 59(RR-12): 44–49. Also available online: http://www.cdc.gov/std/treatment/2010/default.htm.
  3. U.S. Preventive Services Task Force (2004). Screening for syphilis infection. Available online: http://www.ahrq.gov/clinic/uspstf/uspssyph.htm.
  4. Centers for Disease Control and Prevention (2002). Syphilis: General principles. MMWR, 51(RR-6): 18–28.
  5. Centers for Disease Control and Prevention (2010). Gonococcal infections section of Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR, 59(RR-12): 49–55. Also available online: http://www.cdc.gov/std/treatment/2010/default.htm.

Pruebas de detección de infecciones de transmisión sexualSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializado H. Michael O'Connor, MD - Medicina de emergencia

Revisado14 noviembre, 2014