• English

Operación cesárea

Generalidades

¿Es este tema para usted?

Si ha tenido una cesárea y le gustaría obtener información sobre cómo una cesárea afecta los partos futuros, vea el tema Parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en inglés).

¿Qué es una operación cesárea?

Una operación cesárea es el tipo de parto mediante el cual un bebé nace a través de un corte (incisión) en el abdomen y en el útero de la madre. Suele llamarse cesárea. En la mayoría de los casos, una mujer puede estar despierta durante el parto y estar con el recién nacido poco tiempo después. Vea una imagen de un parto por cesárea.

Si está embarazada, las probabilidades de que pueda dar a luz a su bebé a través de la vía del parto (parto vaginal) son altas. Sin embargo, existen casos en los que debe realizarse una cesárea por la seguridad de la madre o del bebé. Por este motivo, incluso si planifica tener un parto vaginal, es una buena idea aprender acerca de la cesárea, en caso de que suceda algún imprevisto.

¿Cuándo se debe realizar una cesárea?

Una cesárea se puede planificar o no. En la mayoría de los casos, los médicos realizan operaciones cesáreas debido a problemas que surgen durante el trabajo de parto. Los motivos por los que podría necesitar una cesárea no planificada incluyen:

  • El trabajo de parto es lento y difícil o se detiene por completo.
  • El bebé muestra señales de sufrimiento fetal, como una frecuencia cardíaca muy rápida o muy lenta.
  • Un problema con la placenta o con el cordón umbilical pone al bebé en riesgo.
  • El bebé es demasiado grande para nacer por parto vaginal.

Cuando los médicos saben acerca de un problema con anticipación, es posible que programen una cesárea. Los motivos por los que podría tener una cesárea planificada incluyen:

  • El bebé no está en una posición de cabeza abajo cerca de su fecha probable de parto.
  • Usted tiene un problema, como una enfermedad cardíaca, que podría empeorar por el esfuerzo del trabajo de parto.
  • Usted tiene una infección que podría contagiar al bebé durante un parto vaginal.
  • Está embarazada de más de un bebé (embarazo múltiple).
  • Ya tuvo una cesárea y, esta vez, tiene los mismos problemas o su médico considera que el trabajo de parto podría hacer que su cicatriz se desgarrara (ruptura uterina).

En algunos casos, es posible que una mujer que haya tenido una cesárea pueda dar a luz a su siguiente bebé a través de la vía del parto. Esto se llama parto vaginal después de una cesárea (VBAC, por sus siglas en inglés). Si ya ha tenido una cesárea, pregúntele a su médico si un VBAC podría ser una opción.

En los últimos 40 años, la tasa de partos por cesárea ha ascendido de aproximadamente 1 de cada 20 nacimientos a alrededor de 1 de cada 3 nacimientos.1 Esta tendencia ha despertado la preocupación de los expertos de que las cesáreas se están realizando con más frecuencia que la necesaria. Debido a los riesgos, los expertos consideran que la cesárea sólo debería hacerse por motivos médicos.

¿Cuáles son los riesgos de la cesárea?

La mayoría de las madres y de los bebés no tienen problemas después de una cesárea. Sin embargo, es una cirugía mayor y, por lo tanto, implica más riesgo que un parto vaginal normal. Algunos riesgos de la cesárea incluyen:

  • Infección de la incisión o del útero.
  • Pérdida importante de sangre.
  • Coágulos de sangre en las piernas o los pulmones de la madre.
  • Lesión a la madre o al bebé.
  • Problemas relacionados con la anestesia, como náuseas, vómito y dolor de cabeza intenso.
  • Problemas respiratorios en el bebé si nació antes de la fecha probable de parto.

Si vuelve a quedar embarazada una mujer que tiene una cicatriz de cesárea, existe un pequeño riesgo de que esta se desgarre y abra durante el trabajo de parto (ruptura uterina). También tiene un riesgo levemente mayor de tener un problema con la placenta, como placenta previa.

¿Cómo se realiza una cesárea?

Antes de realizar una cesárea, se coloca una aguja que se llama IV en una de las venas de la madre para administrarle líquidos y medicamentos (si fuera necesario) durante la cirugía. Luego, recibirá un medicamento (ya sea anestesia epidural o espinal) para adormecerle el abdomen y las piernas. La anestesia general de rápida acción, que duerme a la madre durante la cirugía, sólo se usa en caso de emergencia.

Una vez que la anestesia está haciendo efecto, el médico hace la incisión. Por lo general, se hace en sentido horizontal sobre la parte inferior del abdomen, justo por encima de la línea del vello púbico. Esto puede llamarse un "corte de bikini". A veces, la incisión se hace desde el ombligo hasta la zona púbica. Vea una imagen de incisiones de cesáreas. Después de sacar al bebé, el médico extrae la placenta y cierra la incisión con puntos de sutura.

¿Cuánto se demora en recuperarse de una cesárea?

La mayoría de las mujeres regresan a sus hogares entre 3 y 5 días después de una cesárea; sin embargo, la recuperación completa podría demorar 4 semanas o más. Por el contrario, las mujeres que tienen un parto vaginal por lo general regresan a sus hogares en uno o dos días y pueden retomar sus actividades habituales en 1 a 2 semanas.

Antes de regresar a su hogar, una enfermera le informará acerca de los cuidados que requiere la incisión, qué esperar durante la recuperación y cuándo debe llamar al médico. En general, si tiene una cesárea:

  • No deberá hacer esfuerzos mientras sane la incisión. Evite levantar objetos pesados, hacer ejercicios intensos y hacer abdominales. Pídales a familiares o amigos que la ayuden con las tareas domésticas, con la preparación de las comidas y con las compras.
  • Sentirá dolor en la parte inferior del abdomen y es posible que necesite tomar analgésicos (medicamentos para el dolor) durante 1 a 2 semanas.
  • Puede esperar tener algún sangrado vaginal durante varias semanas. (Use toallas sanitarias, no tampones).

Llame a su médico si tiene algún problema o alguna señal de infección, como fiebre, vetas rojizas o si supura pus de la incisión.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la operación cesárea:

Inquietudes a largo plazo:

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud. Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
  Embarazo: ¿Debería intentar un parto vaginal después de una cesárea anterior (VBAC)? - [Pregnancy: Should I Try Vaginal Birth After a Past C-Section (VBAC)?]

Cómo se realiza una operación cesárea

Preparación para la cirugía

La mayoría de las operaciones cesáreas se realizan con anestesia epidural o espinal para adormecer la sensibilidad de la zona abdominal. Sólo cuando haya una emergencia, o cuando no se pueda o es un problema usar anestesia epidural o espinal, se utilizará anestesia general de rápida acción para mantenerla inconsciente durante un parto por cesárea.

Es posible que el hospital le envíe instrucciones sobre cómo prepararse para una cirugía o que una enfermera la llame para brindarle instrucciones antes de la cirugía.

Durante la preparación para una operación cesárea, se le sujetan los brazos a la camilla para su seguridad y se cuelga una cortina sobre el pecho. Se le coloca una sonda intravenosa (IV) diminuta en el brazo o en la mano; es posible que se le administre un sedante por vía intravenosa para ayudarla a relajarse. Se inserta una sonda en la vejiga para permitirle orinar durante y después de la cirugía. Es posible que le afeiten la zona púbica superior. Asimismo, le lavarán el abdomen y la zona púbica con una solución antibacteriana. Es posible que se cubra el lugar de incisión con una lámina adhesiva de plástico, o con un protector, para proteger la zona quirúrgica.

La presión arterial, la frecuencia cardíaca, el ritmo cardíaco y el nivel de oxígeno en la sangre se monitorean de cerca antes y después de una operación cesárea y durante esta. También se le administrará una dosis de antibióticos para prevenir una infección después del parto.

La operación cesárea y el parto

Una vez que la anestesia esté haciendo efecto, un médico realiza la incisión de la cesárea en la parte inferior del abdomen y en el útero. Vea una imagen de incisiones de operaciones cesáreas. Es posible que note una sensación intensa de presión o estirón a medida que da a luz al bebé. Después de dar a luz al recién nacido a través de la incisión, el médico entonces extrae la placenta y cierra el útero y la incisión con capas de puntos de sutura.

Inmediatamente después de la cirugía, será llevada a un área de recuperación donde las enfermeras la cuidarán y la tendrán en observación. Permanecerá en el área de recuperación de 1 a 4 horas y, luego, se la trasladará a una habitación del hospital. Además de cualquier indicación especial de su médico, su enfermera le proporcionará información para ayudarla en su recuperación.

A quién consultar

Una operación cesárea puede realizarla un médico que tiene capacitación especializada, como:

Si quien la atiende durante su embarazo no realiza cesáreas y prevé que posiblemente necesite una, se la remitirá con anticipación a un médico con capacitación en cesáreas. Su médico de medicina familiar, enfermera partera certificada o partera profesional certificada pueden ayudar con la cirugía y proporcionarle atención de seguimiento.

Por qué se realizan

Algunos partos por cesárea se planifican con anticipación. Otros se realizan cuando es necesario un parto rápido para asegurar el bienestar de la madre y del lactante.

Cesárea planificada

Algunas operaciones cesáreas se planifican cuando un problema médico conocido podría hacer que el trabajo de parto sea peligroso para la madre y para el bebé. Los motivos médicos de una cesárea planificada podrían incluir:

  • Un feto en una posición que no sea con la cabeza hacia abajo (lo que incluye la posición de nalgas). Para más información, vea el tema Posición de nalgas y parto de nalgas.
  • Una disminución en el riego sanguíneo a la placenta antes del parto, lo que podría dar lugar a un bebé pequeño.
  • Un tamaño fetal estimado de 9 libras (4.1 kg) a 10 libras (4.5 kg) o más.
  • Una enfermedad o afección materna que podría empeorar por el esfuerzo del trabajo de parto. Un ejemplo es la enfermedad cardíaca.
  • Un problema de salud del bebé conocido, como espina bífida.
  • Una placenta que esté obstruyendo el cuello uterino (placenta previa). Para más información, vea el tema Placenta previa.
  • Llagas abiertas ocasionadas por herpes genital activo cerca de la fecha probable de parto, que podría contagiarse al feto durante el parto vaginal.
  • Una infección con virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que podría contagiarse al feto durante el parto vaginal.2
  • Embarazo múltiple. La dirección y el tamaño de la incisión depende de la posición de los fetos. En particular, es posible que se necesite realizar un parto por cesárea en caso de nacimientos múltiples que comprendan:
    • Gemelos que comparten un saco amniótico (gemelos monoamnióticos), debido al riesgo de que se enreden los cordones.
    • Tres fetos o más.
    • Gemelos que están unidos en cualquier parte del cuerpo (siameses).
    • Un útero sumamente estrecho que no puede contraerse adecuadamente durante el trabajo de parto (inercia uterina), lo que extiende y dificulta el trabajo de parto.
    • Fetos grandes o en posiciones poco propicias.

Muchos partos por cesárea se planifican con anticipación en el caso de las mujeres que ya han tenido una. Los motivos médicos de una nueva cesárea planificada podrían incluir:

  • Un problema actual que, en el pasado, provocó un trabajo de parto difícil y una cesárea, como una pelvis estrecha y un feto grande (desproporción cefalopélvica).
  • Factores que aumentan el riesgo de ruptura uterina durante el trabajo de parto, como tener una cicatriz vertical, trillizos o más fetos, o un feto muy grande que se cree que pesa de 9 libras (4.1 kg) a 10 libras (4.5 kg) o más. Para más información, vea el tema Parto vaginal después de una cesárea (VBAC).
  • No tener acceso a una supervisión médica constante por parte de un médico con capacitación en cesáreas durante el trabajo de parto activo o que no haya instalaciones disponibles para una cesárea de emergencia.
Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Embarazo: ¿Debería probar un parto vaginal después de una cesárea anterior (VBAC)?

Algunas mujeres piden una cesárea aunque no haya una necesidad médica. Los expertos no están de acuerdo sobre si se debe hacer una cesárea cuando no hay una razón médica. A la mayoría de las madres y los bebés les va bien después de una cesárea. Pero es una cirugía mayor, y la cirugía mayor tiene algunos riesgos.

Cesárea de emergencia

Algunas operaciones cesáreas se realizan sin planificación después de que se ha iniciado el trabajo de parto. Los motivos médicos de una cesárea de emergencia podrían incluir:

  • Sufrimiento fetal (indicado por una frecuencia cardíaca muy rápida o muy lenta).
  • Desprendimiento de placenta, lo que puede ocasionar un sangrado (hemorragia) excesivo y una disminución en el suministro de oxígeno al feto. Para más información, vea el tema Desprendimiento de placenta.
  • Problemas con el cordón umbilical que disminuyen o interrumpen el riego sanguíneo al feto, por ejemplo cuando el cordón se ha deslizado hacia la vía del parto delante del feto, y el feto se mueve hacia la vía del parto y ejerce presión contra el cordón (prolapso del cordón).

Otros motivos por los que usted podría necesitar una cesárea

  • Trabajo de parto difícil, lento (distocia).
  • Interrupción por completo del trabajo de parto (imposibilidad de continuar).
  • Desproporción cefalopélvica, situación en la cual el feto tiene una cabeza grande y la madre, una estructura pélvica estrecha. Esta afección suele estar relacionada con la imposibilidad de continuar o con la distocia.

Riesgos y complicaciones

Se considera que la operación cesárea es un procedimiento relativamente seguro. Pero en comparación con el parto vaginal, la cesárea presenta un riesgo más alto de que sucedan algunas complicaciones. Si se le realiza una operación cesárea, puede esperar un tiempo de recuperación más largo que el del parto vaginal.

Después de una operación cesárea, las complicaciones más comunes para la madre incluyen:

  • Infección.
  • Pérdida importante de sangre.
  • Un coágulo de sangre en las piernas o pulmones.
  • Náuseas, vómito y dolor de cabeza intenso después del parto (relacionados con la anestesia y el procedimiento abdominal).
  • Problemas intestinales, como estreñimiento o cuando los intestinos dejan de mover el material de desecho normalmente (íleo).
  • Lesión a otro órgano (como la vejiga). Esto puede ocurrir durante la cirugía.
  • Muerte de la madre (muy poco frecuente). Alrededor de 2 de cada 100,000 cesáreas resultan en la muerte de la madre.1

Los riesgos de la cesárea para el lactante incluyen:

  • Lesión durante el parto.
  • Necesidad de atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés).3
  • Inmadurez de los pulmones y problemas para respirar, si no se ha calculado bien la fecha probable de parto o si se da a luz al bebé antes de las 39 semanas de gestación.3, 4

Si bien la mayoría de las mujeres se recuperan sin complicaciones tanto de un parto por cesárea como de un parto vaginal, la operación cesárea, que es una cirugía mayor, demora más tiempo en sanar y requiere de cuidados especiales. Las mujeres que han tenido una operación cesárea sin complicaciones permanecen alrededor de 3 días en el hospital, mientras que las mujeres que tienen un parto vaginal permanecen alrededor de 2 días. La recuperación completa después de un parto por cesárea demora de 4 a 6 semanas. La recuperación completa después de un parto vaginal demora alrededor de 1 a 2 semanas.

Riesgos a largo plazo de la operación cesárea

Las mujeres que tienen una cicatriz uterina de una cesárea tienen riesgos a largo plazo ligeramente mayores. Estos riesgos, que aumentan con cada nuevo parto por cesárea, incluyen:5

Qué esperar después de una cesárea

Después de una operación cesárea de rutina, se le monitoreará de cerca durante las siguientes 24 horas para asegurar que no desarrolle ningún problema. Recibirá un analgésico y probablemente se le recomendará que empiece a caminar distancias cortas dentro de las 24 horas posteriores a la cirugía. El caminar puede ayudar a aliviar la acumulación de gases en el abdomen. Por lo general, es muy incómodo empezar a caminar, pero el dolor disminuirá en los días posteriores al parto.

La estadía habitual en el hospital después de un parto por cesárea es de alrededor de 3 días. Puede alimentar y atender a su recién nacido a medida que sienta que puede hacerlo. Antes de regresar al hogar, recibirá indicaciones posquirúrgicas, lo que incluye señales de advertencia de complicaciones. La incisión de la cesárea puede demorar 4 semanas o más en sanar, y es común tener dolores ocasionales en el área durante el primer año después de la cirugía.

Es importante cuidarse usted misma en el hogar mientras se está sanando.

Actividad

  • Descanse cuando se sienta cansada. Dormir lo suficiente le ayudará a recuperarse.
  • Intente caminar todos los días. Comience caminando un poco más de lo que caminó el día anterior. Poco a poco, aumente la distancia. Caminar mejora el flujo de sangre y ayuda a prevenir la neumonía, el estreñimiento y los coágulos de sangre.
  • Evite actividades vigorosas, como montar en bicicleta, correr, levantar pesas y hacer ejercicios aeróbicos durante 6 semanas o hasta que su médico lo apruebe.
  • Hasta que su médico lo apruebe, no levante nada más pesado que su bebé.
  • No haga abdominales ni ningún otro ejercicio que utilice los músculos del vientre durante 6 semanas o hasta que su médico lo apruebe.
  • Sostenga una almohada sobre la herida al toser o respirar profundamente. Esto le dará apoyo a su vientre y reducirá el dolor.
  • Puede ducharse como de costumbre. Seque la herida con toques suaves de toalla cuando termine.
  • Tendrá algún sangrado vaginal. Use toallas sanitarias. No se haga lavados vaginales ni use tampones hasta que el médico se lo permita.
  • Pregúntele a su médico cuándo puede volver a conducir.
  • Es probable que necesite ausentarse del trabajo por lo menos 6 semanas. Esto depende del tipo de trabajo que haga y cómo se sienta.
  • Pregúntele a su médico cuándo puede tener relaciones sexuales.

Dieta

  • Puede comer los alimentos de su dieta normal. Si tiene malestar estomacal, pruebe a comer alimentos blandos bajos en grasas, como arroz corriente, pollo a la parrilla, pan tostado y yogur.
  • Beba abundantes líquidos (a menos que su médico le indique lo contrario).
  • Podría notar que no evacúa el intestino con regularidad justo después de la cirugía. Esto es común. Trate de evitar el estreñimiento y de no hacer esfuerzos cuando evacúa el intestino. Sería conveniente tomar un suplemento de fibra todos los días. Si no ha evacuado el intestino después de un par de días, pregúntele a su médico si puede tomar un laxante suave.

Cuidado de la herida

  • Si le han colocado tiras de cinta adhesiva sobre la herida, déjeselas puestas una semana o hasta que se caigan por sí solas.
  • Lave la zona a diario con agua jabonosa tibia y séquela con toques suaves de toalla. Otros productos de limpieza, como el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), pueden retrasar la sanación de la herida. Puede cubrir la zona con una venda de gasa si supura o roza contra la ropa. Cambie el vendaje todos los días.
  • Mantenga la zona limpia y seca.

Para información sobre cómo una cesárea afecta los partos futuros, vea el tema Parto vaginal después de una cesárea (VBAC).

Cuándo llamar al médico

Llame al 911 en cualquier momento que considere que necesita atención de emergencia. Por ejemplo, llame si:

  • Se desmayó (perdió el conocimiento).
  • Tiene serias dificultades para respirar.
  • Tiene dolor repentino en el pecho y falta de aire, o tose sangre.
  • Tiene dolor abdominal intenso.

Llame a su médico ahora mismo o busque atención médica inmediata si:

  • Tiene sangrado vaginal de color rojo vivo que empapa una o más toallas sanitarias por hora durante 2 horas o más.
  • El sangrado vaginal parece hacerse más abundante, o todavía es de color rojo vivo 4 días después del parto.
  • Expulsa coágulos de sangre más grandes que el tamaño de una pelota de golf.
  • Tiene flujo vaginal con un olor desagradable.
  • Siente malestar estomacal o no puede mantener líquidos en el estómago.
  • Tiene puntos de sutura flojos o se abre la incisión.
  • Su abdomen se siente sensible, o lleno y duro.
  • Tiene señales de infección, tales como:
    • Aumento del dolor, la hinchazón, el enrojecimiento o la temperatura.
    • Vetas rojizas que salen de la herida.
    • Pus que supura de la herida.
    • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello, las axilas o la ingle.
    • Fiebre.
  • Tiene signos de un coágulo de sangre, tales como:
    • Dolor en la pantorrilla, el muslo, la ingle o detrás de la rodilla.
    • Enrojecimiento e hinchazón en la pierna o la ingle.
  • Tiene problemas para orinar o evacuar el intestino, en especial si tiene dolor o hinchazón en la parte inferior del vientre.
  • Se siente triste, con ganas de llorar o desesperanzada durante más de unos días, o tiene pensamientos problemáticos o peligrosos.

Algunas mujeres sienten dolor en los hombros durante días después de una operación cesárea. Esto es un dolor referido, provocado por un traumatismo en los músculos abdominales durante el parto. Desaparece solo durante la recuperación.

Para pensar

Si planifica dar a luz por parto vaginal y tiene inquietudes acerca de tener un parto por cesárea innecesario, hable con su médico o con su partera con anticipación. Pregunte en qué tipo de situaciones se realiza, generalmente, una operación cesárea y qué medidas toman para fomentar un parto vaginal.

Los expertos en salud pública han instado a la comunidad de obstetricia de América del Norte a reducir el porcentaje de partos por cesárea, identificando los casos de partos que podrían no necesariamente requerir un parto quirúrgico. Estos incluyen:

  • Antecedentes de cesárea. Algunas mujeres con una cicatriz de cesárea pueden tener un parto vaginal, aunque el parto vaginal después de una cesárea (VBAC) implica ciertos riesgos. Algunos hospitales más pequeños ya no realizan VBAC, lo que refleja una tendencia hacia una mayor cautela médica en relación con los VBAC. Si ya ha tenido una cesárea, evalúe los beneficios y los riesgos de un parto vaginal con su médico o con su partera. Para más información, vea el tema Parto vaginal después de una cesárea (VBAC).
  • Sufrimiento fetal. Decidir si un feto que está mostrando señales de tener una frecuencia cardíaca lenta debería nacer por cesárea y, en ese caso, cuándo debería nacer es un criterio de decisión común durante el trabajo de parto. En última instancia, un profesional de la salud se inclinará hacia la medida más cautelosa y realizará una cesárea para evitar hacer daño al recién nacido.
  • Trabajo de parto difícil, lento (distocia). Por lo general, la distocia puede corregirse con medicamentos que reanudan las contracciones (aceleración). En el caso de las mujeres con una cicatriz de cesárea, se debe usar la oxitocina con cuidado para reducir el leve riesgo de que se abra la cicatriz durante el trabajo de parto.

Algunos médicos son más propensos que otros a determinar la necesidad de realizar una cesárea. Por ejemplo, lo que un médico considera un trabajo de parto lento, otro puede considerarlo un trabajo de parto normal. Pero a todos los médicos los guía el objetivo común de un trabajo de parto y un parto saludables tanto para la madre como para el recién nacido.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)
409 12th Street SW
P.O. Box 70620
Washington, DC  20024-9998
Teléfono: 1-800-673-8444
Teléfono: (202) 638-5577
Correo electrónico: resources@acog.org
Dirección del sitio web: www.acog.org
 

El Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) es una organización sin fines de lucro de profesionales que brindan atención médica a mujeres, incluyendo adolescentes. El Centro de Recursos de ACOG publica manuales y materiales educativos para pacientes. La sección de publicaciones en la web del sitio tiene folletos educativos para pacientes sobre muchos temas de la salud de las mujeres, incluyendo salud reproductiva, lactancia, violencia y dejar de fumar.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. Cunningham FG, et al. (2010). Cesarean delivery and peripartum hysterectomy. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 544–564. New York: McGraw-Hill.
  2. American College of Obstetricians and Gynecologists (2000; reaffirmed 2010). Scheduled cesarean delivery and the prevention of vertical transmission of HIV infection. ACOG Committee Opinion No. 234. Washington, DC: American College of Obstetricians and Gynecologists.
  3. Kolås T, et al. (2006). Planned cesarean versus planned vaginal delivery at term: Comparison of newborn infant outcomes. American Journal of Obstetrics and Gynecology, 195(6): 1538–43.
  4. Tita ATN, et al. (2009). Timing of elective repeat cesarean delivery at term and neonatal outcomes. New England Journal of Medicine, 360(2): 111–120.
  5. Scott JR, Porter TF (2008). Cesarean delivery. In RS Gibbs et al., eds., Danforth's Obstetrics and Gynecology, 10th ed., pp. 491–503. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Otras obras consultadas

  • Thorpe JM Jr (2009). Clinical aspects of normal and abnormal labor. In RK Creasy et al., eds., Creasy and Resnik's Maternal Fetal Medicine, 6th ed., pp. 706-724. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Family Medicine
Revisor médico especializado Deborah A. Penava, BA, MD, FRCSC, MPH - Obstetrics and Gynecology
Última revisión 23 febrero, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.