Reparación de rectocele o enterocele

Generalidades de la cirugía

Un rectocele (hernia rectovaginal) se produce cuando el extremo del intestino grueso (recto) presiona contra la pared posterior de la vagina y la desplaza. Un enterocele (prolapso del intestino delgado) se produce cuando el intestino delgado presiona contra la pared superior de la vagina y la desplaza. Los rectoceles y enteroceles se desarrollan si los músculos de la parte baja de la pelvis resultan dañados por el trabajo de parto, el parto o una cirugía pélvica previa o cuando los músculos se debilitan por el envejecimiento. Aunque es poco común, un rectocele o un enterocele puede estar presente al nacer (congénito).

Un rectocele o un enterocele puede agrandarse o volverse más evidente al esforzarse o pujar (por ejemplo, durante una evacuación intestinal). Un rectocele y un enterocele pueden presentarse a la vez, especialmente si a usted le han hecho una operación para extirparle el útero (histerectomía).

Dado que el rectocele y el enterocele son anomalías del tejido que proporciona apoyo a la pelvis y no de la pared intestinal, se tratan con más éxito por medio de cirugía para reparar la pared vaginal. Esta cirugía une el tejido que se ha estirado o desgarrado en la zona de prolapso. La cirugía también fortalecerá la pared vaginal para evitar la recurrencia del prolapso. A menos que haya otro problema de salud que pudiera requerir una incisión abdominal, los rectoceles y los enteroceles generalmente se reparan a través de la vagina.

Prolapso de órganos pélvicos: ¿Debería operarme?

Qué esperar después de la cirugía

Normalmente se utiliza anestesia general para reparar un rectocele o un enterocele. Es posible que permanezca en el hospital 1 o 2 días. La mayoría de las mujeres pueden regresar a sus actividades normales al cabo de 6 semanas, aproximadamente. Evite las actividades intensas durante las primeras 6 semanas. Y aumente su nivel de actividad gradualmente.

Se recupera la función intestinal normal al cabo de 2 a 4 semanas. Es importante evitar el estreñimiento durante este tiempo. Su médico le dará instrucciones especiales para el cuidado intestinal. Pero es importante incluir fuentes de fibra y cantidades adecuadas de líquido en su alimentación. Trate de beber entre 6 y 8 vasos de agua al día.

La mayoría de las mujeres pueden volver a tener relaciones sexuales en unas 6 semanas.

Por qué se hace

La reparación quirúrgica de rectoceles y enteroceles se utiliza para controlar síntomas como el movimiento intestinal que empuja contra la pared vaginal, el dolor en la parte baja de la espalda (lumbalgia) y el dolor durante el coito. Un enterocele puede no causar síntomas hasta que sea tan grande que sobresalga hasta el punto central de la cavidad vaginal.

Los rectoceles y los enteroceles suelen producirse junto con otro prolapso de órganos pélvicos, así que informe a su médico acerca de otros síntomas que tenga. Si su médico detecta un prolapso de vejiga (cistocele), un prolapso de uretra (uretrocele) o un prolapso uterino durante un examen pélvico de rutina, también se puede corregir ese problema durante la cirugía.

Eficacia

No se sabe mucho acerca de la eficacia de la cirugía con el tiempo. Es más probable que la cirugía tenga éxito si la mujer puede evitar el estreñimiento, no pasa por un embarazo y parto, y no tiene ningún otro prolapso de órganos pélvicos.nota 1

Riesgos

Los riesgos de la reparación del rectocele y el enterocele son poco comunes, pero incluyen:

  • Retención urinaria.
  • Lesión en la vejiga.
  • Lesión en el intestino o en el recto.
  • Infección.
  • Dolor durante el coito.
  • Formación de una conexión o una abertura anormales entre dos órganos (fístula).

Para pensar

El prolapso de órganos pélvicos está estrechamente ligado al trabajo de parto y al parto vaginal. Por lo tanto, tal vez desee retrasar la reparación quirúrgica de un rectocele o un enterocele hasta que haya terminado de tener hijos.

La reparación quirúrgica puede aliviar algunos de los problemas causados por un rectocele o enterocele, pero no todos.

  • Si tiene dolor pélvico, dolor en la parte baja de la espalda (lumbalgia) o dolor durante el coito antes de la cirugía, es posible que el dolor aún ocurra después de ella.
  • Los síntomas de estreñimiento pueden recurrir después de la cirugía.
  • La tasa de éxito es menor si usted ha tenido una cirugía pélvica o radioterapia pélvica previas.

Usted puede controlar muchas de las actividades que contribuyeron a su rectocele o su enterocele o que lo empeoraron. Después de la cirugía:

  • Evite fumar.
  • Manténgase en un peso saludable para su estatura.
  • Evite el estreñimiento.
  • Evite las actividades que añadan tensión a los músculos pélvicos inferiores, como levantar objetos pesados o pasar largos períodos de tiempo de pie.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Tarnay CM (2007). Pelvic organ prolapse. In AH DeCherney et al., eds., Current Diagnosis and Treatment Obstetrics and Gynecology, 10th ed., pp. 720–734. New York: McGraw-Hill Medical.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Femi Olatunbosun, MB, FRCSC - Obstetricia y ginecología

Revisado20 febrero, 2015