Artrodesis vertebral cervical

Generalidades de la cirugía

La artrodesis vertebral cervical es una cirugía que fusiona determinados huesos en el cuello (columna cervical). Hay diferentes métodos de hacer una artrodesis vertebral cervical:

  • Puede tomarse hueso de otra parte del cuerpo u obtenerse de un banco de huesos (un injerto óseo). El hueso se usa para hacer un puente entre vértebras que están una al lado de la otra (adyacentes). Este injerto de hueso estimula el crecimiento de hueso nuevo. También pueden usarse materiales de fusión sintéticos (artificiales).
  • Pueden usarse implantes metálicos para mantener las vértebras unidas hasta que crezca hueso nuevo entre ellas.
  • Pueden atornillarse placas metálicas en el hueso, uniendo las vértebras adyacentes.
  • Puede extraerse una vértebra completa, y luego se fusiona la columna.
  • Puede extraerse un disco vertebral y se fusionan las vértebras adyacentes.

Este procedimiento puede hacerse por medio de una incisión en la parte delantera (anterior) o trasera (posterior) del cuello.

Qué esperar después de la cirugía

Esta operación suele requerir una breve estancia en el hospital. Tal vez tenga que usar un soporte ortopédico en el cuello (collar cervical) durante la recuperación.

Por qué se hace

La artrodesis vertebral cervical puede hacerse:

  • Después de una lesión, para estabilizar el cuello y evitar que una fractura ósea cause inestabilidad o daño a la médula espinal, lo cual puede resultar en parálisis.
  • Para tratar afecciones como desalineación de las vértebras.
  • Como procedimiento de seguimiento para tratar la estenosis espinal, una hernia de disco, los efectos de la artritis reumatoide, una infección, tumores o deformidades de la columna.

Eficacia

A menudo, la artrodesis vertebral es necesaria para mantener estable la columna después de una lesión, una infección o un tumor.

Cuando hay síntomas como entumecimiento o debilidad en el brazo que sugieren que un problema en el cuello está causando un pinzamiento nervioso (radiculopatía), la operación tal vez le ayude a sentirse mejor más pronto. Pero no está claro que la cirugía sea mejor que el tratamiento no quirúrgico a largo plazo. Y las investigaciones también parecen indicar que una cirugía compleja que incluye fusión no es mejor que una cirugía más sencilla para eliminar la presión del nervio.1

Si solamente tiene dolor en el cuello, sin señales de pinzamiento de un nervio, la operación cervical no será de ayuda.1

Riesgos

Aunque la artrodesis vertebral cervical le da rigidez a parte del cuello, esto no reduce la flexibilidad del cuello para la mayoría de las personas.

La cirugía y el uso de la anestesia implican algunos riesgos. Los riesgos asociados con este procedimiento varían según su edad y salud general, diagnóstico y el tipo de procedimiento utilizado. Los riesgos incluyen:

  • Dolor en un sitio de injerto óseo (sitio de donante).
  • Fracaso de la fusión, rotura de los implantes metálicos (si se usaron), o ambas cosas.
  • Coágulos de sangre en las venas profundas.
  • Lesión nerviosa o a la médula espinal.
  • Rechazo del injerto.
  • Infección.
  • Sangrado excesivo.
  • Riesgos de la anestesia general.

Para pensar

Dado que hay muchas cosas que considerar cuando se recomienda una artrodesis vertebral, procure conseguir una segunda opinión antes de tomar una decisión.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Carragee EJ, et al. (2008). Treatment of neck pain. Injections and surgical interventions: Results of the Bone and Joint Decade 2000–2010 Task Force on Neck Pain and Its Associated Disorders. Spine, 33(4S): S153–S169.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia
Revisor médico especializado Robert B. Keller, MD - Ortopedia

Revisado14 noviembre, 2014