• English

Enfermedad de Alzheimer

Generalidades del tema

El cerebro

¿Es para usted este tema?

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de deterioro mental, o demencia. Pero la demencia también tiene muchas otras causas. Para más información, vea el tema Demencia.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer hace daño al cerebro. Provoca una pérdida constante de la memoria y de su capacidad para hablar, pensar y llevar a cabo sus actividades cotidianas.

La enfermedad de Alzheimer empeora con el tiempo, pero varía la velocidad con la que esto ocurre. Algunas personas pierden la capacidad para realizar actividades cotidianas en los primeros años. Otras pueden sobrellevar la enfermedad bastante bien hasta mucho tiempo después de avanzada la enfermedad.

Una leve pérdida de memoria es común en personas mayores de 60 años. Es posible que esto no indique que usted tiene enfermedad de Alzheimer. Pero si su memoria empeora, consulte a su médico. Si es enfermedad de Alzheimer, un tratamiento podría ayudar.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer ocurre debido a cambios en el cerebro. Parte del deterioro puede estar relacionado con una pérdida de mensajeros químicos del cerebro, llamados neurotransmisores, que permiten que las células nerviosas del cerebro se comuniquen correctamente.

Las personas con la enfermedad de Alzheimer tienen dos cosas en el cerebro que no son normales: placas amiloides y ovillos neurofibrilares. Los expertos no saben si las placas amiloides y los ovillos neurofibrilares son efectos secundarios de la enfermedad de Alzheimer o parte de la causa. Estas placas y ovillos no se encuentran en personas que no tienen la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Para la mayoría de las personas, el primer síntoma de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de memoria. La persona con problemas de memoria suele no percibirlos, pero sus familiares y amigos sí. Pero la persona con la enfermedad también puede saber que algo anda mal.

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer empeoran lentamente con el tiempo. Usted puede:

  • Tener problemas para tomar decisiones.
  • Sentirse confuso acerca de qué hora y qué día es.
  • Perderse en lugares que conoce bien.
  • Tener problemas para aprender y recordar información nueva.
  • Tener problemas para encontrar las palabras adecuadas para decir lo que quiere decir.
  • Tener más problemas para realizar tareas cotidianas, como preparar una comida o pagar cuentas.

Una persona que tiene estos síntomas durante algunas horas o algunos días, o cuyos síntomas empeoran de repente debe consultar al médico de inmediato, debido a que podría haber otro problema.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?

Su médico le preguntará acerca de su historial de salud y le hará un examen físico. Su médico puede pedirle que lleve a cabo actividades simples que evalúan su memoria y otras habilidades mentales. Su médico también puede verificar lo bien que puede realizar las tareas cotidianas.

Por lo general, el examen incluye análisis de sangre para buscar otra causa de sus problemas. Es posible que le hagan pruebas, como tomografías computarizadas (CT, por sus siglas en inglés) y exámenes de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), los cuales examinan el cerebro. Por sí solas, estas pruebas no pueden mostrar con seguridad si usted tiene enfermedad de Alzheimer o no.

¿Cómo se trata?

No existe una cura para la enfermedad de Alzheimer. Pero existen medicamentos que pueden retrasar los síntomas por un tiempo y hacer que sea más fácil vivir con la enfermedad. Es posible que estos medicamentos no den resultado para todas las personas ni que tengan un gran efecto. Pero la mayoría de los expertos piensan que vale la pena probarlos.

A medida que la enfermedad empeora, usted puede deprimirse o enojarse y disgustarse. El médico también puede recetar medicamentos para ayudar con estos problemas.

¿Cómo puede ayudar a su ser querido con enfermedad de Alzheimer?

Si actualmente cuida o cuidará a un ser querido con enfermedad de Alzheimer, comience a aprender qué puede esperar. Esto puede ayudarle a aprovechar al máximo las capacidades de la persona a medida que cambien. Y puede ayudarle a manejar nuevos problemas a medida que surjan.

Colabore con su ser querido para tomar decisiones acerca del futuro antes de que la enfermedad empeore. Es importante redactar un testamento vital y un poder legal permanente para la atención médica.

Su ser querido necesitará cada vez más atención a medida que empeore la enfermedad. Es posible que usted pueda brindar esta atención en el hogar. O podría querer considerar recurrir a vivienda asistida o a un hogar de ancianos.

Consulte a su médico acerca de los recursos locales, como grupos de apoyo u otros grupos que pueden ayudar mientras cuida a su ser querido. También puede buscar en Internet grupos de apoyo en línea. Existe ayuda disponible.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la enfermedad de Alzheimer:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Cómo vivir con la enfermedad de Alzheimer:

Decisiones acerca del final de la vida:

Causa

La enfermedad de Alzheimer produce una pérdida de células cerebrales en regiones del cerebro. Parte del deterioro puede estar relacionado con una pérdida de mensajeros químicos del cerebro, llamados neurotransmisores, que permiten que las células nerviosas del cerebro se comuniquen en forma adecuada.

Las personas con la enfermedad de Alzheimer tienen dos cosas en el cerebro que no son normales: placas amiloides y ovillos neurofibrilares.

  • Las placas amiloides son conglomerados de una proteína llamada amiloide beta. Esta placa se forma alrededor de células del cerebro que se comunican entre sí.
  • Los ovillos neurofibrilares están formados por una proteína llamada tau. Normalmente, la proteína tau ayuda a que las células del cerebro se comuniquen entre sí. En la enfermedad de Alzheimer, la proteína tau se tuerce y se enmaraña. Las marañas se aglomeran, y algunas células nerviosas mueren, lo cual hace que la comunicación en el cerebro se vuelva mucho más difícil.
  • A medida que las células del cerebro mueren, el cerebro se encoge. El daño al cerebro termina causando problemas de memoria, inteligencia, juicio, lenguaje y comportamiento.

Los expertos no saben si las placas amiloides y los ovillos neurofibrilares son efectos secundarios de la enfermedad de Alzheimer o parte de la causa. Estas placas y ovillos no se encuentran en personas que no tienen la enfermedad.

Síntomas

Por lo general, la pérdida de memoria es la primera señal de la enfermedad de Alzheimer. Es común tener un poco de pérdida de memoria a corto plazo entre los 60 y 79 años de edad, pero esto no quiere decir que sea enfermedad de Alzheimer.

Compare estos ejemplos de problemas de memoria normales y los tipos de problemas de memoria que pueden ser causados por la enfermedad de Alzheimer.

Síntomas de falta de memoria normal, en comparación con la enfermedad de Alzheimer

Con falta de memoria normal, la persona puede olvidar:

Con enfermedad de Alzheimer, la persona puede olvidar:

Partes de una experiencia. Toda una experiencia.
Dónde está estacionado el automóvil. Cómo es su auto.
El nombre de una persona, pero recordarlo más tarde. Que alguna vez conoció a una persona en particular.

La enfermedad de Alzheimer también provoca cambios en el pensamiento, en la conducta y en la personalidad. Los familiares y amigos cercanos pueden ser los primeros en notar estos síntomas, aunque la persona también podría darse cuenta de que algo anda mal.

Los siguientes son algunos de los síntomas de las diferentes fases de la enfermedad de Alzheimer. Varían a medida que la enfermedad avanza. Hable con su médico si un amigo o familiar tiene alguna de estas señales.

Enfermedad de Alzheimer leve

Por lo general, una persona con enfermedad de Alzheimer leve:

  • Evita situaciones nuevas y desconocidas.
  • Tiene un retraso en las reacciones, y su capacidad de aprendizaje es más lenta.
  • Comienza a hablar más lentamente que en el pasado.
  • Comienza a tener un juicio deficiente y a tomar decisiones inadecuadas.
  • Puede tener cambios en el estado de ánimo y volverse deprimida, irritable o inquieta.

Estos síntomas suelen ser más evidentes cuando la persona se encuentra en un lugar o en una situación que son nuevos y desconocidos.

Algunas personas tienen pérdida de memoria llamada deterioro cognitivo leve. La gente con esta afección corre riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia. Pero no todas las personas con deterioro cognitivo leve avanzan a demencia.

Enfermedad de Alzheimer moderada

Normalmente, una persona con enfermedad de Alzheimer moderada:

  • Tiene problemas para reconocer a amigos y familiares cercanos.
  • Se vuelve más inquieta, especialmente en las últimas horas de la tarde y por la noche. Esto se llama síndrome del anochecer ("sundowning").
  • Tiene problemas para leer, escribir y manejar cifras.
  • Tiene problemas para vestirse.
  • No puede operar electrodomésticos sencillos como un microondas.

Enfermedad de Alzheimer grave

Generalmente, una persona con enfermedad de Alzheimer grave:

  • Ya no puede recordar cómo bañarse, cómo comer, cómo vestirse o cómo ir al baño sola.
  • Ya no recuerda cuándo mascar y tragar.
  • Tiene problemas de equilibrio o para caminar, y puede caerse con frecuencia.
  • Se siente más confusa cuando cae la tarde (síndrome del anochecer o "sundowning") y tiene problemas para dormir.
  • No puede comunicarse usando palabras.
  • Pierde el control de los intestinos o de la vejiga (incontinencia).

Otras afecciones con síntomas similares

Por lo general, en la etapa temprana de la enfermedad, la enfermedad de Alzheimer no afecta las habilidades motoras finas de la persona (como la capacidad para abotonar o desabotonar la ropa, o para usar utensilios) ni el sentido del tacto. De modo que una persona que desarrolla síntomas motores (como debilidad o temblores en las manos) o síntomas sensoriales (como entumecimiento) probablemente tenga otra afección que no es enfermedad de Alzheimer. Las afecciones como la enfermedad de Parkinson, por ejemplo, pueden causar síntomas motores junto con demencia.

Otras afecciones con síntomas similares a los de la enfermedad de Alzheimer pueden incluir:

Qué sucede

Los investigadores han descubierto cambios que tienen lugar en el cerebro de las personas que tienen enfermedad de Alzheimer. Estos cambios en el cerebro podrían producir pérdida de memoria y deterioro de otras capacidades mentales que ocurren con la enfermedad de Alzheimer. No se comprende en su totalidad por qué ocurren esos cambios en el cerebro en algunas personas, pero no en otras.

La enfermedad de Alzheimer empeora con el tiempo, pero la evolución de la enfermedad varía de una persona a otra. Es posible que algunas personas aún puedan desenvolverse relativamente bien hasta etapas avanzadas en la evolución de la enfermedad. Otras podrían perder la capacidad de realizar actividades cotidianas en etapas muy tempranas de la enfermedad.

  • La enfermedad tiende a empeorar en forma gradual. Suele comenzar con pérdida leve de la memoria. Avanza a graves problemas mentales y funcionales, y finalmente la muerte.
  • A veces, los síntomas se describen como que ocurren en las etapas tempranas, intermedias y avanzadas. Es difícil predecir cuánto durará cada etapa.
  • La cantidad de tiempo promedio que una persona vive después de que le aparecen los síntomas de enfermedad de Alzheimer es de 8 a 10 años.

Una persona con demencia grave se vuelve más vulnerable a otras enfermedades, como neumonía.

Qué aumenta el riesgo

Ciertos factores aumentan las probabilidades de padecer una enfermedad. Estos se llaman factores de riesgo. Los factores de riesgo para la enfermedad de Alzheimer incluyen:

  • Envejecer. Este es el factor de riesgo principal. Rara vez las personas tienen demencia antes de los 60 años.
  • Antecedentes familiares de enfermedad de Alzheimer, especialmente si uno o más de sus padres o hermanos tienen la enfermedad.
  • La presencia del gen apolipoproteína E-4.
  • Tener síndrome de Down.
  • Lesiones al cerebro, especialmente más de una lesión que le haya provocado pérdida de conocimiento (como una conmoción por una caída, un accidente de autos o al practicar un deporte).

Cuándo llamar al médico

La enfermedad de Alzheimer tiende a desarrollarse lentamente con el tiempo. Si aparecen confusión y otros cambios en las capacidades mentales en forma repentina, en cuestión de horas o días, el problema podría ser delirio. El delirio requiere tratamiento de inmediato.

Busque atención médica inmediata si:

  • Síntomas como un nivel de atención más corto, problemas de memoria, o ver o escuchar cosas que no están realmente allí (alucinaciones) se desarrollan repentinamente en el transcurso de horas a días.
  • Una persona que tiene enfermedad de Alzheimer tiene un cambio repentino y significativo en la conducta normal o si los síntomas empeoran repentinamente.

Llame a su médico para programar una cita si:

  • Síntomas como un nivel de atención más corto, problemas de memoria o falsas creencias (delirios) aparecen gradualmente en el transcurso de unas semanas o meses.
  • La pérdida de memoria y otros síntomas comienzan a interferir en el trabajo o en la vida social de la persona, o podrían causar una lesión o un daño a la persona.
  • Necesita ayuda para cuidar a una persona con enfermedad de Alzheimer.

Espera vigilante

Si la pérdida de memoria no empeora rápidamente ni interfiere en el trabajo, la vida social o la capacidad de desenvolverse, puede ser una pérdida de memoria normal relacionada con la edad. Hable con su médico si le preocupa la pérdida de memoria.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden evaluar los síntomas de pérdida de memoria o de confusión:

Un familiar o un amigo deberán acompañar a la persona que debe ser evaluada.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

La enfermedad de Alzheimer se diagnostica después de que se descartaron otras afecciones. Su médico usará una variedad de pruebas para hacer esto.

Por lo general, es útil que un familiar o alguien en contacto cercano con la persona esté presente en la cita. Es posible que un familiar pueda brindar la mejor información sobre la manera en que han cambiado día a día el desenvolvimiento, la memoria y la personalidad de la persona.

Pruebas iniciales

El médico utilizará un historial médico y un examen físico para ayudar a averiguar si un problema físico puede estar causando los síntomas de la persona. A veces, otro problema puede causar los mismos síntomas que la enfermedad de Alzheimer.

Se le hará también a la persona un examen del estado funcional y una evaluación de salud mental. Durante estos exámenes, se le pedirá que lleve a cabo tareas sencillas.

Pruebas de laboratorio

Es posible que se realicen pruebas de laboratorio para descartar otras posibles causas de los síntomas de una persona, como niveles de ciertos minerales o sustancias químicas en la sangre, enfermedad del hígado, niveles anormales de la hormona tiroidea o problemas nutricionales, como deficiencias de folato o de vitamina B12. El tratamiento para estas afecciones puede retrasar o revertir el deterioro mental.

Análisis de sangre que pueden hacerse incluyen:

Exámenes por imágenes y otras pruebas

Otras pruebas incluyen:

En algunos casos, se examina el cerebro después de la muerte si la familia desea confirmar que la persona tenía enfermedad de Alzheimer.

Generalidades del tratamiento

Si bien aún no existe una cura para la enfermedad de Alzheimer, usted puede crear un plan de atención para mantener la calidad de vida y para ayudar a la persona a mantenerse activa.

A medida que comienza, hágase y hágales a sus familiares y a su médico las siguientes preguntas:

  • ¿Qué tipo de atención necesita la persona en este momento?
  • ¿Quién cuidará de la persona en el futuro?
  • ¿Qué puede esperar la familia a medida que avanza la enfermedad?
  • ¿Qué clase de planes necesitan hacerse?

Plan de atención

Los planes de atención pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Medicamentos, tales como inhibidores de la colinesterasa y memantina. Estos medicamentos pueden ayudar temporalmente con los problemas de la memoria y de razonamiento causados por la enfermedad.
    Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Enfermedad de Alzheimer: ¿Debería tomar medicamentos?
  • Chequeos regulares. El médico evaluará la respuesta de la persona a los medicamentos, buscará problemas nuevos, observará cómo están cambiando los síntomas y brindará educación continua a la familia. A menudo, las decisiones de tratamiento deben revisarse a medida que la enfermedad avanza. Una persona con enfermedad de Alzheimer debe consultar al médico cada 6 meses, o antes si surge algún problema.
  • Ayudar a la persona a permanecer independiente y manejar la vida cotidiana tanto tiempo como sea posible.
  • Un plan para el cuidador. La mayoría de las personas con enfermedad de Alzheimer pueden recibir cuidados en el hogar por parte de la familia o los amigos, al menos hasta que la enfermedad se vuelva grave.

Vea Tratamiento en el hogar para aprender más sobre cómo ayudarle a la persona a permanecer independiente, aprovechar al máximo sus habilidades y manejar problemas nuevos a medida que surgen.

Para pensar

Una parte importante del tratamiento es detectar y tratar cualquier otro problema médico que pueda tener la persona.

  • La depresión ocurre en casi la mitad de las personas con enfermedad de Alzheimer, especialmente aquellas en la etapa temprana de la enfermedad. Ayudarles a recibir tratamiento para la depresión puede servirles para que funcionen mejor con las habilidades que todavía tengan.
  • Pérdida de la audición y la visión, problemas de la glándula tiroidea y de los riñones, y otras afecciones son comunes en adultos mayores y pueden agravar la enfermedad de Alzheimer. Tratar estos problemas puede mejorar la calidad de vida y aliviar la carga que debe llevar el cuidador.

Prevención

En este momento, no se conoce ninguna manera de prevenir la enfermedad de Alzheimer. Pero existen cosas que pueden hacerla menos probable.

En comparación con los adultos que no son activos físicamente, los adultos que son activos físicamente pueden ser menos propensos a tener enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia. La actividad moderada es segura para la mayoría de las personas, pero siempre es una buena idea hablar con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios.

Los adultos mayores que se mantienen activos mentalmente pueden correr un riesgo más bajo de enfermedad de Alzheimer. Leer, jugar cartas y otros juegos, hacer crucigramas y aun mirar televisión o escuchar radio pueden ayudarles a evitar los síntomas de la enfermedad. Lo mismo que salir y permanecer tan socialmente activos como sea posible. Aunque este enfoque de "úselo o piérdalo" no ha sido comprobado, poner a trabajar al cerebro en forma regular no puede causar ningún daño.

Las personas que comen más frutas y verduras, alimentos con alto contenido de fibra, pescado y aceites ricos en omega-3 (que a veces se conoce como "dieta mediterránea"), y las que comen menos carne roja y productos lácteos pueden tener algún tipo de protección contra la demencia.

Tratamiento en el hogar

La mayoría de las personas que tienen enfermedad de Alzheimer reciben atención en el hogar por parte de familiares y amigos. Cuidar a alguien con la enfermedad puede ser física y emocionalmente agotador, pero existen maneras de hacer la tarea más fácil.

El tratamiento en el hogar implica que trabajen en grupo profesionales de salud y cuidadores para crear un entorno seguro y cómodo, y para facilitar las tareas cotidianas tanto como sea posible. Algunas personas con enfermedad de Alzheimer temprana o leve pueden participar en planificar para el futuro y organizar la casa y las tareas cotidianas.

Una de las claves para una atención en el hogar satisfactoria es educarse a sí mismo. Usted puede hacer mucho para aprovechar al máximo las capacidades que le quedan a la persona, para manejar los problemas que se desarrollen y para mejorar su calidad de vida y la calidad de vida de la persona. También recuerde que el cuidado de una persona puede ser una experiencia positiva tanto para usted como para la persona a la que está cuidando.

Consejos para los cuidadores

Colabore con el equipo de profesionales de la salud para:

El equipo también puede enseñarle a manejar problemas de conducta. Por ejemplo, usted puede aprender maneras de:

Los cuidadores deben recordar buscar apoyo de otros familiares y amigos. Los grupos como la Alzheimer's Association (Asociación de Alzheimer) y la Dementia Advocacy and Support Network (Red de Apoyo y Representación para las Personas con Demencia) pueden brindar no solo materiales educativos, sino también información sobre grupos de apoyo y servicios. Para más información, vea el tema Consejos para el cuidador.

Planifique para el futuro

A medida que la enfermedad de Alzheimer avanza, usted tiene que tomar decisiones sobre atención médica y asuntos legales.

  • Un hogar para ancianos o vivienda asistida. Brindar atención en el hogar suele volverse un desafío cada vez más grande. Colocar a un familiar en un hogar para ancianos o en otro establecimiento puede ser una decisión muy difícil. Pero, a veces, llevarlo a un hogar para ancianos es la mejor opción.
    Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Enfermedad de Alzheimer: ¿Debería trasladar a mi familiar a un lugar donde reciba atención a largo plazo?
  • Cuidados paliativos. Este es un tipo de atención para las personas que tienen enfermedades que no desaparecen y que suelen empeorar con el tiempo. Los cuidados paliativos se centran en mejorar la calidad de vida, no solo en el cuerpo, sino también en la mente y en el alma. Hable con su médico si le interesa este tipo de atención. Vea el tema Cuidados paliativos.
  • Cuidados al final de la vida. Es posible que quiera hablar sobre la atención médica y otros asuntos legales que pueden surgir cerca del final de la vida. Las instrucciones médicas por anticipado o un testamento vital le permiten a la persona enferma darle a otros instrucciones de atención médica. Para aprender más, vea el tema Cuidados al final de la vida.

Medicamentos

No hay medicamentos que prevengan o curen la enfermedad de Alzheimer. Es posible que los medicamentos ayuden a algunas personas a desenvolverse mejor reduciendo temporalmente la pérdida de memoria y los problemas para pensar. Es posible que se necesiten otros medicamentos para manejar las conductas o los síntomas que generan tensión a la persona que tiene enfermedad de Alzheimer o a sus cuidadores.

Medicamentos para problemas de la memoria

  • Los inhibidores de la colinesterasa tratan los síntomas de deterioro mental en las personas que tienen enfermedad de Alzheimer de leve a moderada. Estos incluyen el donepezilo, la galantamina y la rivastigmina. El donepezilo puede usarse para ayudar a los que tienen un caso grave de la enfermedad de Alzheimer.
  • La memantina (Namenda) trata síntomas más graves de confusión y pérdida de memoria causados por la enfermedad de Alzheimer.

Como estos medicamentos funcionan de un modo diferente, a veces se usan juntos (por ejemplo, la memantina y el donepezilo).

Estos medicamentos pueden ayudar temporalmente a mejorar la memoria y el desenvolvimiento diario de algunas personas que tienen enfermedad de Alzheimer. La mejora varía de una persona a otra. Estos medicamentos no impiden que la enfermedad empeore. Pero pueden retardar los síntomas de deterioro mental.

La principal decisión sobre el uso de estos no suele tratarse de si hay que probar un medicamento, sino cuándo comenzar y detener el tratamiento. El tratamiento puede comenzarse no bien se diagnostique la enfermedad de Alzheimer. Si los medicamentos son eficaces, se continúan administrando hasta que los efectos secundarios sean mayores que los beneficios o hasta que la persona ya no responda a los medicamentos.

Haga clic aquí para ver un Punto de decisión. Enfermedad de Alzheimer: ¿Debería tomar medicamentos?

Medicamentos para problemas de conducta

Pueden probarse otros medicamentos para tratar la ansiedad, la conducta hostil o agitada, los problemas del sueño, las creencias falsas alarmantes o problemáticas (delirios), la desconfianza en los demás (paranoia) o las alucinaciones (ver o escuchar cosas que no existen).

Antes de decidir usar medicamentos para problemas de conducta, trate de ver lo que está causando el comportamiento. Si conoce la causa, quizá pueda encontrar mejores maneras de lidiar con el comportamiento. Es posible que pueda evitar el tratamiento con medicamentos y los efectos secundarios y costos que conlleva.

Por lo general, se usan medicamentos para problemas de conducta solo cuando han fracasado otros tratamientos. Pueden ser necesarios si:

  • Una conducta es gravemente problemática o perjudicial para la persona o para los demás.
  • Fracasaron los esfuerzos por manejar o reducir la conducta problemática realizando cambios en el entorno o en las rutinas de la persona.
  • La conducta está haciendo que la situación sea intolerable para el cuidador.
  • La persona tiene problemas para reconocer la diferencia entre lo que es real y lo que no lo es (psicosis). La psicosis significa que la persona tiene falsas creencias (delirios) u oye o ve cosas que no existen (alucinaciones).

Para pensar

La supervisión cercana y la reevaluación regular de la persona que tiene enfermedad de Alzheimer son muy importantes durante el tratamiento con medicamentos. A medida que la enfermedad avanza y que los síntomas cambian, las necesidades de medicamentos de la persona cambian a menudo. Si usted es un cuidador de una persona con enfermedad de Alzheimer, esté alerta a las reacciones adversas a los medicamentos o a los efectos secundarios que alteran aún más la capacidad de la persona para desenvolverse.

Otro tratamiento

Otras terapias, como la fototerapia, la aromaterapia y hacer ejercicio, pueden ayudar a reducir las conductas como la agitación. Pero solo deben hacerse con supervisión.

Otras opciones de tratamiento

  • El ginkgo biloba es uno de los varios suplementos dietéticos que se promocionan para mejorar o preservar la memoria. La eficacia de estos productos no es clara.
  • Los aceites de aromaterapia, como lavanda, romero y limón pueden reducir agitación en algunas personas que tienen demencia.
  • La fototerapia suele usarse para aliviar la depresión. Puede ayudar a reducir la depresión, la agitación y el insomnio asociados con la enfermedad de Alzheimer.
  • El ejercicio, como caminar o nadar, también puede aliviar los síntomas de depresión asociados con la enfermedad de Alzheimer. Hacer ejercicio es más eficaz cuando se combina con enseñarle a los cuidadores cómo resolver los problemas de conducta con la persona que tiene enfermedad de Alzheimer.

Otro método que el cuidador puede probar para reducir la agitación de una persona que tiene enfermedad de Alzheimer es poner música tranquilizante durante las comidas y cuando el cuidador esté ayudando a la persona a bañarse.

Para pensar

Otros tratamientos para la enfermedad de Alzheimer requieren estudios adicionales. Su eficacia y sus posibles efectos secundarios aún no se conocen por completo. Hable con su médico antes de que decida probar cualquier fitoterapia, suplemento o tratamiento sin receta.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Alzheimer's Association
225 North Michigan Avenue, Floor 17
Chicago, IL  60601-7633
Teléfono: 1-800-272-3900
Fax: 1-866-699-1246 toll-free
TDD: 1-866-403-3073 toll-free
Correo electrónico: info@alz.org
Dirección del sitio web: www.alz.org
 

The Alzheimer's Association is a national organization that provides educational materials, support groups, and community services for people dealing with Alzheimer's disease. It has more than 200 local chapters throughout the United States. The organization publishes a newsletter as well as a wide range of brochures and videos. The Web site includes a lot of useful information for people with Alzheimer's and other dementias, as well as for their caregivers.


Alzheimer's Disease Education and Referral (ADEAR) Center
P.O. Box 8250
Silver Spring, MD  20907
Teléfono: 1-800-438-4380
Fax: (301) 495-3334
Dirección del sitio web: www.nia.nih.gov/alzheimers
 

Part of the National Institute on Aging, ADEAR is a government-funded agency that prepares computer searches on educational and library resources as well as information on clinical drug trials.


Alzinfo.org
Fisher Center for Alzheimer's Research Foundation
One Intrepid Square, West 46th Street & 12th Avenue
New York, NY  10036
Teléfono: 1-800-ALZ-INFO (1-800-259-4636)
Correo electrónico: info@alzinfo.org
Dirección del sitio web: www.alzinfo.org
 

Alzinfo.org was created by the Fisher Center for Alzheimer's Research Foundation to educate people about Alzheimer's disease. The mission of the Web site is to build an online community with 24-hours-a-day/7-days-a-week access to information and support via online chats, message boards, and resource databases.


Family Caregiver Alliance
785 Market Street
Suite 750
San Francisco, CA  94103
Teléfono: 1-800-445-8106
(415) 434-3388
Correo electrónico: info@caregiver.org
Dirección del sitio web: www.caregiver.org
 

Esta organización apoya y asiste a las personas que ofrecen cuidados a largo plazo en su hogar. También ofrece educación, investigación, servicios y abogacía.


National Institutes of Health (NIH) - NIHSeniorHealth
9000 Rockville Pike
Bethesda, MD  20892
Teléfono: 1-800-222-2225 Centro de Información sobre el envejecimiento
TDD: 1-800-222-4225
Correo electrónico: custserv@nlm.nih.gov
Dirección del sitio web: www.nihseniorhealth.gov
 

Este sitio web para personas mayores ofrece información de salud relacionada con el envejecimiento. Las características de este sitio web diseñadas para facilitar su uso a los ancianos incluyen letras grandes, navegación sencilla y segmentos informativos cortos y fáciles de leer. Un visitante a este sitio web puede hacer clic en botones especiales para escuchar el texto en voz alta, hacer que el texto sea más grande o activar un mayor contraste para facilitar la lectura.

El sitio fue desarrollado por el Instituto Nacional del Envejecimiento (National Institute on Aging) y la Biblioteca Nacional de Medicina (National Library of Medicine), ambos parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). El NIHSeniorHealth presenta información actualizada de salud de los NIH. Además, la Sociedad Americana de Geriatría (American Geriatrics Society) ofrece revisiones independientes de algunos de los materiales que se hallan en este sitio web.


Referencias

Otras obras consultadas

  • Albert MS, et al. (2011). The diagnosis of mild cognitive impairment due to Alzheimer's disease: Recommendations from the National Institute on Aging-Alzheimer's Association workgroups on diagnostic guidelines for Alzheimer's disease. Alzheimer's and Dementia, 7 (3): 270–279.
  • American Psychiatric Association (2007). Practice Guideline for the Treatment of Patients With Alzheimer's Disease and Other Dementias. Arlington, VA: American Psychiatric Association. Available online: http://psychiatryonline.org/guidelines.aspx.
  • California Workgroup on Guidelines for Alzheimer's Disease Management (2008). Guideline for Alzheimer's Disease Management. Chicago: Alzheimer's Association. Available online: http://www.alz.org/socal/images/professional_guidelinefullreport.pdf.
  • Desai AK, Grossberg GT (2005). Diagnosis and treatment of Alzheimer's disease. Neurology, 64(Suppl 3): S34–S39.
  • McKhann GM, et al. (2011). The diagnosis of dementia due to Alzheimer's disease: Recommendations from the National Institute on Aging-Alzheimer's Association workgroups on diagnostic guidelines for Alzheimer's disease. Alzheimer's and Dementia, 7 (3): 263–269.
  • National Center for Health Statistics (2010). Alzheimer's Disease. Available online: www.cdc.gov/nchs/fastats/alzheimr.htm.
  • Petersen RC, et al. (2001, reaffirmed 2003). Practice parameter: Early detection of dementia: Mild cognitive impairment (an evidence-based review). Report of the Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology, 56(9): 1133–1142.
  • Qaseem A, et al. (2008). Current pharmacologic treatment of dementia: A clinical practice guideline from the American College of Physicians and the American Academy of Family Physicians. Annals of Internal Medicine, 148: 370–378.
  • Small SA, Mayeux R (2010). Alzheimer disease. In LP Rowland, TA Pedley, eds., Merritt's Neurology, 12th ed., pp. 713–718. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Sperling RA, et al. (2011). Toward defining the preclinical stages of Alzheimer's disease: Recommendations from the National Institute on Aging-Alzheimer's Association workgroups on diagnostic guidelines for Alzheimer's disease. Alzheimer's and Dementia, 7 (3): 280–292.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Internal Medicine
Revisor médico especializado Peter J. Whitehouse, MD - Neurology
Última revisión 29 octubre, 2012

Última revisión: 29 octubre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.