Liposucción

Generalidades del tratamiento

La liposucción (lipoaspiración) elimina la grasa del cuerpo mediante succión. Durante la liposucción, se insertan pequeños tubos (cánulas) delgados y sin punta a través de incisiones diminutas en la piel. Se succiona la grasa a través de estos tubos a medida que el médico desplaza los tubos bajo la piel para alcanzar depósitos de grasa específicos.

En los últimos años, la mejora de las técnicas de liposucción han hecho que sea más segura, más fácil y menos dolorosa. Estas nuevas técnicas incluyen:

  • Liposucción tumescente. Se utiliza anestesia local para adormecer la zona del cuerpo en la que se va a insertar el tubo. Después, se inyecta en el tejido adiposo una gran cantidad de una solución anestésica que contiene lidocaína y epinefrina antes de realizar la liposucción tradicional. Es posible que la liposucción tumescente no requiera anestesia general (la cual lo hace dormir durante el procedimiento).
  • Liposucción asistida por ultrasonido. Esta técnica utiliza el ultrasonido para licuar la grasa, lo cual hace que sea más fácil de extraer. Esta técnica puede ser especialmente útil para extraer la grasa de la parte superior del abdomen, los costados y la espalda.
  • Liposucción asistida por láser. Esta técnica utiliza ondas de baja energía para licuar la grasa, la cual se extrae a través de una pequeña cánula.

La liposucción suele hacerse como procedimiento ambulatorio en un consultorio médico equipado adecuadamente, en un centro quirúrgico ambulatorio o en un hospital. Por lo general, no requiere pasar la noche en el hospital, a menos que se vaya a extraer una gran cantidad de grasa. La anestesia local se utiliza en algunos casos. Y es posible que le administren un sedante para ayudar a relajarlo. Si se va a tratar una zona extensa o un gran volumen de grasa, puede utilizarse anestesia general o sedación profunda con un anestésico local.

Qué esperar después del tratamiento

Después del procedimiento, se vendará firmemente la zona del cuerpo que se trató para ayudar a reducir la hinchazón, los moretones y el dolor. Dependiendo de qué parte del cuerpo fue tratada, pueden utilizarse vendajes y cinta elásticos, medias de soporte (como las que se usan para tratar las várices), una faja especial u otro tipo de prenda bien ajustada. Puede que tenga que llevar puesto el vendaje o la prenda de compresión por entre 3 y 4 semanas. Es de esperar que tenga muchos moretones e hinchazón durante al menos los primeros 7 a 10 días.

Quizá salga líquido de los sitios de incisión durante varios días. Es posible que le den antibióticos para reducir el riesgo de infección.

La mayoría de las personas pueden levantarse y moverse tan pronto termine el tratamiento y después de que hayan desaparecido los efectos de la anestesia y la sedación. Usted puede regresar a sus actividades normales en cuanto se sienta cómodo, aunque esto puede llevar de varios días a unas cuantas semanas. La mayoría de las personas pueden volver al trabajo en unos pocos días. La recuperación puede llevar más tiempo si se trataron zonas más extensas.

Por qué se hace

El principal propósito de la liposucción es remodelar una o más zonas del cuerpo, no reducir el peso corporal. La liposucción suele utilizarse para zonas "problemáticas" que no han respondido bien a la dieta ni al ejercicio. Estas zonas suelen encontrarse en la parte exterior de los muslos y las caderas en las mujeres, y en la espalda en los hombres. La cara, el cuello, el abdomen, la espalda, las nalgas, las piernas y la parte superior de los brazos son las zonas que se tratan con mayor frecuencia.

La liposucción a veces se utiliza en combinación con otros procedimientos de cirugía cosmética, como la abdominoplastia, la reducción de senos y el levantamiento facial.

La liposucción también puede usarse para tratar determinadas afecciones médicas, incluyendo:

  • Tumores adiposos benignos (lipomas).
  • Aumento anormal de los senos en el hombre (ginecomastia o pseudoginecomastia).
  • Problemas con el metabolismo de la grasa corporal (lipodistrofia).
  • Sudoración excesiva en la zona de las axilas (hiperhidrosis axilar).

La liposucción no se usa para tratar la obesidad. No eliminará la celulitis ni las estrías.

Eficacia

La liposucción suele ser muy eficaz para eliminar los depósitos de grasa en zonas pequeñas. Pero si usted vuelve a aumentar de peso después de la liposucción, es probable que vuelvan a formarse las acumulaciones de grasa que se eliminaron o pueden aparecer en un lugar diferente.

Suele notarse algo de mejoría en el contorno del cuerpo justo después de la cirugía. Y la mejoría puede continuar por varias semanas o incluso meses a medida que la hinchazón desaparece. Es posible que los efectos completos de la liposucción no sean visibles hasta después de varios meses a un año.

La liposucción (excepto la liposucción por láser) no suele afirmar la piel que recubre la zona tratada. Una vez que se ha extraído la grasa, la piel que rodea la zona puede estar algo floja. Pueden hacer falta hasta 6 meses hasta que la piel que rodea la zona tratada se afirme. La piel de algunas personas es muy elástica y se retrae más rápidamente que la de otras personas. La piel más joven tiende a ser más elástica que la piel más vieja.

Las personas que esperan que la liposucción les ayude a bajar de peso suelen acabar decepcionadas.

Riesgos

La liposucción que se realiza a manos de un médico con experiencia en un establecimiento equipado adecuadamente, suele ser segura.nota 1 Tratar más de una zona, o tratar una zona muy extensa, puede aumentar el riesgo de complicaciones durante o después del procedimiento.

Los efectos secundarios comunes de la liposucción incluyen:

  • Hinchazón, formación de moretones, dolor y entumecimiento temporales en o alrededor de las zonas tratadas.
  • Irritación y formación de pequeñas cicatrices alrededor de los sitios de incisión en los que se introdujeron las cánulas.
  • Piel suelta u ondulada. La piel suele afirmarse y retraerse al cabo de unos meses. Sin embargo, la piel de algunas personas puede permanecer algo floja.

Los efectos secundarios menos frecuentes incluyen:

  • Cambios permanentes en el color de la piel.
  • Superficie de la piel desigual sobre la zona tratada.
  • Daño a los nervios y la piel. El calor que se genera durante la liposucción asistida por ultrasonido puede quemar la piel o dañar el tejido de debajo de la piel.

Si usted aumenta de peso después de hacerse una liposucción, es posible que su cuerpo almacene la grasa en un sitio diferente de aquel de donde le extrajeron las células adiposas. Puede acumularse nueva grasa en el interior del cuerpo, alrededor de los órganos, como el corazón o el hígado. Este tipo de grasa puede ser más dañina para el organismo que la grasa que se almacena cerca de la superficie del cuerpo, como en las caderas o los muslos. Por lo tanto, las personas que se hacen una liposucción necesitan tener cuidado de no subir de peso en exceso.

Complicaciones peligrosas

Aunque la muerte es muy poco común con la liposucción, puede ocurrir. Si le van a extraer una gran cantidad de grasa, si es obeso o si tiene problemas de salud, su riesgo aumenta. Las posibles complicaciones pueden incluir:

  • Pérdida excesiva de sangre y de líquido, lo cual provoca un choque. Sin embargo, esto es muy poco probable.
  • Coágulos de grasa o de sangre, que pueden llegar hasta los pulmones (embolia pulmonar) y ser potencialmente mortales.
  • Acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar). Es más probable que esto ocurra si se inyecta una gran cantidad de líquido en el cuerpo.
  • Infección. En algunos casos, pueden administrarse antibióticos antes o después de la liposucción para ayudar a prevenir la infección.
  • Una reacción tóxica a la solución inyectada (reacción adversa a la lidocaína), en particular si se trataron zonas extensas o muchas zonas al mismo tiempo.
  • Una punción en la cavidad que contiene los órganos abdominales o daño a un órgano como el bazo.

La liposucción no debería realizarse en personas que tienen problemas cardíacos graves o trastornos de coagulación de la sangre (como trombofilia, una trastorno en el que la sangre se coagula con facilidad o en exceso), o durante el embarazo.

Para pensar

Solo un médico con formación especial en liposucción y cirugía cutánea y en cómo responder a complicaciones durante la cirugía debería realizar la liposucción. Su riesgo de complicaciones también será menor si la liposucción no se realiza al mismo tiempo que otros procedimientos cosméticos.

Si está tratando de bajar de peso, la liposucción no sustituye al ejercicio ni a una dieta equilibrada. De hecho, la mayoría de los cirujanos cosméticos están de acuerdo en que los mejores candidatos para la liposucción son las personas sanas que tienen un peso saludable, o están cerca de alcanzarlo, pero que tienen depósitos de grasa persistentes que no responden al ejercicio.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Leonard AL, Hanke CW (2008). Liposuction. In K Wolff et al., eds., Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine, 7th ed., vol. 2, pp. 2378–2380. New York: McGraw-Hill Medical.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Keith A. Denkler, MD - Cirugía estética

Revisado20 febrero, 2015