• English

Dolor asociado con el cáncer

Generalidades

¿Puede controlarse el dolor asociado con el cáncer?

El dolor del cáncer puede controlarse casi en todos los casos. Esto no significa que usted no tenga dolor, pero sí significa que el dolor permanece en un nivel que usted puede soportar.

El cáncer y sus tratamientos pueden ser dolorosos. Un tumor que oprime los huesos, los nervios o los órganos puede causar dolor. La cirugía para el cáncer puede causar dolor. También pueden causarlo la quimioterapia y la radiación. Algunas pruebas médicas, como la aspiración de médula ósea, también pueden causar dolor. Hay varias maneras de controlar cada uno de estos tipos de dolor.

Hay diferentes tipos de dolor de cáncer. Estos incluyen:

  • Dolor agudo. Este es un dolor intenso que dura poco tiempo.
  • Dolor crónico. Este es dolor de leve a intenso que aparece y desaparece a lo largo de un tiempo prolongado.
  • Dolor intercurrente. Este es dolor súbito e intenso que dura poco tiempo mientras está tomando medicamentos que suelen controlar su dolor.

Hay varias maneras de controlar cada uno de estos tipos de dolor.

Solo usted puede decir cuánto dolor siente o si determinado analgésico (medicamento para el dolor) le está dando resultados. Informar a su médico exactamente cómo se siente es una de las partes más importantes del control del dolor.

¿Qué necesita saber su médico?

Cuanto más específico sea sobre su dolor, mejor podrá tratar el dolor su médico. A menudo ayuda poner todo por escrito. Incluya:

  • Cuándo comenzó su dolor, cómo se siente y cuánto duró.
  • Cualquier cambio en su dolor.
  • Si el dolor es constante o si aparece y desaparece.
  • Si siente más de un tipo de dolor. Use palabras como sordo, constante, agudo, punzante o ardiente.
  • Qué mejora o empeora su dolor.
  • Una clasificación de su dolor en una escala del 0 al 10, en la que 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse.

Dígale al médico exactamente dónde siente el dolor. Puede usar un dibujo. Diga si el dolor ocurre solo en un lugar, si es en varios lugares a la vez o si pasa de un lugar a otro.

¿Cómo se maneja el dolor asociado con el cáncer?

El control del dolor comienza, con frecuencia, con los medicamentos. Se usan muchos medicamentos para tratar el dolor. Usted y su médico podrían necesitar adaptar sus medicamentos a medida que cambie su dolor. Es posible que su médico sugiera diferentes medicamentos, combinaciones de medicamentos o dosis más altas.

Cuando un tumor causa dolor, con frecuencia, resulta útil extraerlo o destruirlo todo o en parte, si es posible. Los médicos usan radiación, cirugía y otros tratamientos para hacer esto.

Para el dolor en los nervios, los médicos podrían usar bloqueos nerviosos. En el bloqueo nervioso, se inyecta medicamento directamente en el nervio que afecta la zona dolorida. Proporcionan alivio del dolor a corto plazo impidiendo que el nervio envíe señales de dolor. O, a veces, el medicamento se administra directamente en la columna vertebral, como en el caso de la anestesia espinal o de una epidural.

Hay muchas otras maneras de controlar el dolor asociado con el cáncer, que incluyen:

  • Calor o frío.
  • Masajes, ejercicios y fisioterapia.
  • Ejercicios de relajación, biorretroalimentación o de imágenes guiadas.
  • Acupuntura.

Los adultos mayores corren riesgo de no recibir suficiente analgésico. Si usted es un cuidador de un adulto mayor que tiene cáncer, hable con esa persona para asegurarse de que el dolor está bajo control. Hable también con el médico de la persona, sobre un plan de manejo del dolor.

Aprender tanto como pueda sobre su dolor puede ayudar. Pedirle ayuda a un consejero puede ayudarle a manejar el dolor asociado con el cáncer o la molestia causada por los tratamientos para el cáncer. El apoyo emocional de parte de sus amigos y de sus familiares también podría ser de ayuda.

¿Qué es el diario sobre el control del dolor?

Es un registro de su tratamiento del dolor y de cómo le ayudó o no. Puede anotar cuándo usó cada tratamiento, qué resultados dio y cualquier efecto secundario que haya causado. Tenerlo todo anotado le ayuda a informar con exactitud al equipo de atención médica sobre la eficacia de su tratamiento.

¿Se volverá adicto a los analgésicos?

A muchas personas que toman analgésicos les preocupa volverse adictos. La adicción a los analgésicos es rara si no ha tenido problemas de adicción en el pasado y si toma sus medicamentos según las indicaciones del médico. Cuando ya no necesite estos medicamentos, su médico reducirá poco a poco la cantidad que está recibiendo hasta que su cuerpo ya no necesite el medicamento.

No permita que su temor a volverse adicto le impida obtener el alivio del dolor. Pida un medicamento para el alivio del dolor si lo necesita. El dolor es más fácil de controlar cuando lo trata apenas comienza. También es posible predecir el dolor y tratarlo antes de que comience, como antes de la actividad física. El dolor es más difícil de controlar si usted espera hasta que sea grave.

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Cáncer: Cómo controlar el dolor asociado con el cáncer - [Cancer: Controlling Cancer Pain]

Causa

El dolor asociado con el cáncer puede ser causado por el cáncer o por los tratamientos y las pruebas usados. El tipo de dolor puede variar según la causa. El primer paso para manejar su dolor consiste en entender cuál es la causa.

El dolor causado por el cáncer en sí mismo puede ocurrir cuando:

  • El crecimiento de un cáncer o tumor oprime los huesos, los nervios o los órganos.
  • Las células cancerosas se propagan al hueso y lo destruyen.
  • Un tumor oprime la médula espinal y causa dolor en la espalda, en las piernas o en el cuello.
  • Un tumor causa la hinchazón o la obstrucción de órganos. Por ejemplo, una obstrucción de intestino puede ser provocada por un tumor.

Debido a que algunos tipos de cáncer se propagan mucho y rápido, los tratamientos deben ser fuertes. Como resultado, suelen causar dolor y otros efectos secundarios que requieren más tratamiento. La opresión o el daño en un nervio podrían causar hormigueo o ardor. Los tratamientos, tales como la cirugía, la radiación y la quimioterapia también pueden causar dolor.

¿Cómo se siente?

El tipo de dolor asociado con el cáncer que usted sienta depende del tipo de cáncer que usted tenga y cómo este afecta su cuerpo. Por ejemplo:

  • Dolor constante, profundo. Un tumor que oprime los huesos o crece en los huesos puede causar un dolor constante, profundo. El dolor en los huesos es el tipo más común de dolor asociado con el cáncer.
  • Ardor. Un tumor que oprime un nervio puede causar una sensación de ardor. En ocasiones, la quimioterapia, la radiación o la cirugía dañan los nervios y causan ardor. El dolor en los nervios es el segundo tipo más común de dolor asociado con el cáncer.
  • Dolor fantasma. El dolor que se siente en la zona donde se ha extraído un brazo o un seno es el dolor fantasma. Si bien esa parte del cuerpo ya no está, las terminaciones nerviosas en el sitio todavía envían señales al cerebro. El cerebro cree que esa parte del cuerpo todavía está allí.

El dolor agudo es un dolor intenso que dura poco tiempo. El dolor crónico es el dolor que aparece y desaparece durante mucho tiempo. Es un efecto secundario del cáncer o del tratamiento. El dolor crónico puede ser de leve a grave. El dolor intercurrente es dolor fuerte que sucede mientras está tomando medicamentos que suelen controlar su dolor. Este tipo de dolor suele comenzar súbitamente y durar por un período de tiempo corto.

No todas las personas sienten dolor de la misma manera. Solo usted puede describir cuánto dolor siente. La clave para mantener el dolor bajo control consiste en poder decirle a su médico cómo se siente su dolor y qué le da buenos resultados y qué no.

Cuándo llamar a un médico

Si tiene cáncer, llame a su médico si ocurre alguna de las siguientes situaciones:

  • Siente nuevo dolor.
  • Sus medicamentos u otros tratamientos ya no dan resultado.
  • Su analgésico no da resultado por un período lo suficientemente extenso después de cada dosis.
  • Tiene nuevos síntomas, tales como dificultad para caminar, comer u orinar.
  • Nota un salpullido inusual, o cambios en los intestinos o la vejiga.
  • Tiene efectos secundarios inesperados o mal controlados, tales como náuseas o vómito, estreñimiento o diarrea.
  • Su dolor le dificulta mucho realizar sus actividades cotidianas, como comer o dormir.

A quién consultar

Los siguientes profesionales de la salud pueden ayudarle a tratar el dolor asociado con el cáncer:

Su dolor podría ser manejado por un equipo que podría incluir médicos (incluyendo especialistas en dolor o especialistas en cuidados paliativos), enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales y farmacéuticos. Asegúrese de que todos los miembros de su equipo de atención médica sepan sobre cualquier cambio que se incluya en su diario sobre el control del dolor. Podría usar una persona, tal como su oncólogo clínico, como líder del equipo para asegurarse de que todos los miembros del equipo compartan la información.

Aspectos generales del tratamiento

Solo usted sabe cómo se siente el dolor asociado con el cáncer. Es posible que necesite diferentes combinaciones de tratamientos. No se sorprenda si su plan para controlar el dolor debe cambiarse con frecuencia. No deje que eso lo desanime. Sea honesto y específico sobre qué le da resultado y qué no. Adelantarse a su dolor y controlarlo mejorará la calidad de vida durante cada etapa de su enfermedad.

Medicamentos sin receta

En ocasiones, los medicamentos que usted puede comprar sin una receta médica pueden ser suficientes para aliviar el dolor. El acetaminofén, como Tylenol, alivia el dolor, mientras que otros medicamentos, como ibuprofeno y aspirina, alivian el dolor y también reducen la hinchazón. Sin embargo, hable con su médico antes de tomar estos medicamentos. Y no tome más de lo indicado en la etiqueta a menos que su médico se lo indique.

Medicamentos recetados

Los medicamentos que necesitan una receta médica pueden ser más fuertes o dar resultados diferentes a los medicamentos sin receta. Siga las instrucciones de su médico acerca de cómo tomarlos. Los medicamentos recetados incluyen:

Medicamentos para el dolor intercurrente

Esto es medicina adicional para cuando aparece dolor fuerte de repente. Estos medicamentos de prescripción son generalmente opiáceos de acción rápida administrados por vía oral, como morfina u oxicodona. O le pueden administrar fentanilo en un aerosol nasal o en tabletas que se disuelven bajo la lengua.

Otras opciones de tratamiento

Los tratamientos médicos pueden ayudar a aliviar el dolor provocado por los tumores y el dolor en los nervios.

  • Entre las maneras de reducir el tamaño de los tumores dolorosos, extirparlos o destruirlos se incluyen:
    • Cirugía.
    • Quimioterapia.
    • Radiación.
    • Terapia hormonal.
    • Ablación por radiofrecuencia, que usa calor para destruir el tumor.
  • Entre las maneras de tratar el dolor en los nervios se incluyen:
    • Cirugía para cortar los nervios que transmiten el dolor.
    • Bloqueos nerviosos para ayudarle con el dolor muy intenso.
    • Analgésico (medicamento para el dolor) que se administra en la columna vertebral. Esto puede hacerse con:
      • Anestesia espinal, que administra el analgésico directamente en la columna vertebral.
      • Una epidural, que administra analgésico a los nervios que rodean la columna vertebral.

Con frecuencia, se usan formas no médicas para aliviar el dolor junto con los analgésicos. Estos incluyen:

Para obtener más información sobre lo que puede hacer, vea:

Haga clic aquí para ver una Medida práctica. Cáncer: Cómo controlar el dolor asociado con el cáncer.

El Instituto Nacional del Cáncer brinda información adicional sobre el manejo del dolor en www.cancer.gov/cancertopics/pdq/supportivecare/pain/Patient.

Cuidados paliativos

Su médico puede hablarle sobre cuidados paliativos. Esta es atención médica que proporciona una capa adicional de apoyo para personas que tienen enfermedades graves y crónicas. Puede mejorar la calidad de la vida para usted y su familia. Con cuidados paliativos, usted tiene la ayuda de un equipo médico para controlar sus síntomas, el dolor y el estrés.

Para más información, vea el tema Cuidados paliativos.

Cómo mantener un diario sobre el control del dolor

La mejor manera de controlar el dolor asociado con el cáncer es decirle a su médico exactamente cómo se siente su dolor, dónde se encuentra, y qué da resultado y qué no para controlarlo. El diario sobre el control del dolor por escrito le ayudará a hacer esto.

Su familia y su equipo de atención médica le pueden ayudar a crear un diario sobre el control del dolor (¿Qué es un documento PDF ?). Este diario le ayudará a llevar un registro de cuándo usa cada tratamiento, qué resultado está dando y cualquier efecto secundario que podría tener. Este registro escrito llevará un registro de su progreso y ayudará a su equipo de atención médica a saber lo que usted necesita. Será más fácil para su médico ver cuán buen resultado está dando su tratamiento para el dolor.

También puede usar su diario sobre el control del dolor a fin de anotar las preguntas para su médico, las respuestas a sus preguntas y cualquier cambio que usted y su médico le hayan hecho a su tratamiento. Asegúrese de incluir información, como instrucciones claras sobre a quién y cuándo llamar si tiene problemas o preguntas.

Dolor de cáncer en adultos mayores

Los adultos mayores corren riesgo de no recibir suficiente analgésico. Si usted es un cuidador de un adulto mayor que tiene cáncer, hable con esa persona para asegurarse que el dolor está bajo control. Hable también con el médico de la persona, sobre un plan de manejo del dolor.

Tratamiento en el hogar

Hay muchas medidas que puede tomar en el hogar para reducir su dolor asociado con el cáncer, manejar los efectos secundarios y sentirse mejor del cuerpo y de la mente. Siga los consejos de su médico. Hable con su médico acerca de cualquier tratamiento en el hogar que desee probar.

En ocasiones, es posible que los medicamentos que puede comprar sin una receta médica sean suficientes para aliviar su dolor. El acetaminofén, como Tylenol, alivia el dolor. Los medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno y la aspirina, alivian el dolor y también reducen la hinchazón. Asegúrese de saber cómo usar en forma segura estos medicamentos. Hable con su médico antes de tomar estos medicamentos, especialmente si ha tenido una enfermedad de los riñones o del hígado, sangrado gastrointestinal o una úlcera estomacal. Y no tome más de lo indicado en la etiqueta, a menos que su médico se lo indique.

Algunos analgésicos pueden causar problemas como náuseas, somnolencia y estreñimiento. Las náuseas y la somnolencia suelen desaparecer en el primer par de días, pero el estreñimiento puede ser un problema continuo. Para ayudar a manejar estos efectos secundarios en el hogar, lo siguiente puede ayudar:

  • Tratamiento en el hogar para la fatiga: Usted puede elegir las cosas más importantes que quiere hacer si siente un cansancio que no desaparece con reposo o sueño. Por ejemplo, si tomar una ducha es una prioridad y la mañana es cuando usted tiene más energía, planee tomar su ducha en ese momento.
  • Tratamiento en el hogar para las náuseas: Beba líquidos para mantenerse hidratado. Comer comidas más pequeñas puede ayudar. Un poco de dulces de jengibre o té de jengibre también puede ayudar.
  • Tratamiento en el hogar para el estreñimiento: Siga las instrucciones de su médico para prevenir el estreñimiento. Y consulte con su médico para ver si el ejercicio puede ayudar.
  • Somnolencia. No suba o baje las escaleras solo. Espere hasta que se sienta más alerta antes de manejar o usar maquinaria o hacer otras tareas donde debe prestar atención. Si no puede permanecer despierto en absoluto, o la somnolencia dura más de una semana, hable con su médico.
  • Tratamiento en el hogar para llagas bucales: Mantenga su boca y sus dientes limpios. Enjuagar su boca va a ayudar, pero use un enjuague bucal sin alcohol. Su médico le puede prescribir un enjuague bucal para el dolor en la boca.

Otros tratamientos caseros para el dolor incluyen:

Cómo manejar el estrés de tener cáncer

Tener cáncer puede ser muy estresante, y puede ser abrumador enfrentar los desafíos del cáncer. Encontrar nuevas formas de sobrellevar los síntomas del estrés puede mejorar su calidad de vida. Estas ideas pueden ayudarle:

  • Consiga el apoyo que necesita. Pase tiempo con las personas que lo quieren y permita que le ayuden.
  • Cuídese bien. Descanse lo suficiente y coma alimentos nutritivos.
  • Hable de sus sentimientos. Encuentre un grupo de apoyo donde puede compartir su experiencia.
  • Manténgase positivo. Haga cosas cada día que le ayuden a mantenerse calmado y relajado.

No es raro que las personas con cáncer estén deprimidas. Si se siente deprimido, hable con su médico. La depresión puede hacer que el dolor del cáncer sea más difícil de tratar. Y tratar su depresión le ayudará a manejar el dolor.

El apoyo emocional es importante cuando está lidiando con dolor de cáncer. Si siente que necesita ayuda, hable con su médico. Puede remitirle al departamento de servicios sociales de su centro u hospital local de tratamiento para el cáncer.

Aprender todo lo que pueda sobre su afección y tratamientos para el dolor puede ayudarle a entender sus opciones. También puede ayudarle cuando usted hable con su médico sobre su plan de manejo del dolor.

Para más información sobre cómo manejar el dolor del cáncer, lea "Pain Control: Support for People With Cancer" del Instituto Nacional del Cáncer. Este folleto está disponible en línea en www.cancer.gov/cancertopics/coping/paincontrol.

Medicamentos

Se usan muchos medicamentos diferentes para tratar el dolor asociado con el cáncer. Si usted ya está tomando analgésicos por otro problema, infórmele a su médico con qué frecuencia los está tomando y cuán buenos son los resultados.

La clave para controlar el dolor asociado con el cáncer es tomar su medicamento de manera regular. No espere a que su dolor empeore. El dolor es más fácil de controlar cuando lo trata apenas comienza. Los analgésicos para controlar el dolor asociado con el cáncer funcionan en la mayoría de las personas.

Medicamentos sin receta

Sea cuidadoso al tomar medicamentos de venta libre. Hable con su médico antes de tomar estos medicamentos, especialmente si tiene fiebre o ha tenido enfermedad de los riñones o del hígado, sangrado gastrointestinal o una úlcera estomacal. Y no tome más de lo indicado en la etiqueta, a menos que su médico se lo indique.

En ocasiones, los medicamentos que usted puede comprar sin una receta médica podrían ser suficientes para aliviar el dolor. Estos medicamentos incluyen:

Medicamentos recetados

Las personas que tienen dolor asociado con el cáncer a menudo necesitan medicamentos más fuertes recetados por sus médicos. Asegúrese de seguir las indicaciones de su médico cuando tome estos medicamentos más fuertes. Si a pesar de eso tiene dolor, llame a su médico.

Los medicamentos recetados pueden tomarse solos o con otros medicamentos. Dependiendo de su dolor, algunos de estos medicamentos funcionan mejor que otros. Los medicamentos recetados incluyen:

Formas en que se dan los medicamentos

Los medicamentos para el dolor del cáncer suelen administrarse por vía oral. Cuando una persona tiene dificultad para tragar o se requiere aliviar el dolor más rápido, la medicina se puede tomar de otras maneras, tales como:

  • Por vía oral. Esto incluye pastillas, cápsulas, líquidos y medicamentos que se disuelven en la lengua o debajo de la lengua.
  • Con agujas, como una inyección o en una vena (IV). Una persona con un IV puede ser capaz de utilizar una bomba (PCA, por sus siglas en inglés), que le permite controlar los analgésicos.
  • Con una bomba para el dolor, también llamada una bomba de infusión. Este tipo de bomba se coloca bajo la piel para liberar el analgésico directamente a la columna vertebral.
  • Usando parches cutáneos. Estos tienen medicina en el parche que se absorbe en el cuerpo por la piel.
  • Con supositorios rectales. Medicinas en cápsulas o pastillas se colocan dentro del recto y se absorben en el cuerpo.
  • En la columna vertebral. Los medicamentos pueden ponerse en la zona que rodea la médula espinal, como, por ejemplo, con la anestesia espinal o una epidural.
  • A través de la nariz. La medicina en un aerosol nasal puede ser absorbida por el cuerpo rápidamente.

La marihuana medicinal puede ayudar a aliviar el dolor del cáncer. Está disponible en los cigarrillos de marihuana o dronabinol, que se compone de un ingrediente activo de la marihuana. El dronabinol está disponible en cápsulas.

Cirugía

En ocasiones, se usa la cirugía para aliviar el dolor asociado con el cáncer. Extraer un tumor que oprime los nervios, los huesos o la médula espinal puede ayudar a reducir el dolor. La cirugía también puede extraer tumores que obstruyen el intestino y causan dolor. El tipo de cirugía que usted podría tener depende del tipo de cáncer que tenga, de qué partes del cuerpo están afectadas y de qué tratamientos se hayan realizado antes.

Otros tratamientos

Cuando los medicamentos no son suficientes para aliviar el dolor asociado con el cáncer o cuando causan efectos secundarios problemáticos, otros tratamientos podrían ayudar.

  • La radiación es el uso de rayos X para destruir las células cancerosas y para reducir el tamaño de los tumores. Se usa para destruir los crecimientos cancerosos que oprimen los nervios, los huesos o la médula espinal. El tipo de radiación que usted recibe depende de su diagnóstico de cáncer, de la parte del cuerpo afectada y de sus antecedentes de radiación. La destrucción de los crecimientos cancerosos alivia la opresión de los órganos y de los nervios, y reduce el dolor.
  • Los bloqueos nerviosos se utilizan, por lo general, solo después de que otros tratamientos no han dado resultado. La obstrucción de los nervios consiste en inyectar medicamento dentro de un nervio o alrededor de un nervio para impedir, temporalmente, que el nervio le avise al cerebro sobre el dolor. En algunos casos, matar el nervio podría no solo reducir el dolor, sino también disminuir la cantidad de medicamento que usted necesita.
  • Neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés). Esta utiliza una corriente eléctrica leve de una fuente de energía para aliviar el dolor.
  • Tratamientos físicos, como fisioterapia, calor o frío y aparatos ortopédicos o férulas.

Hacer ejercicio puede ayudar a reducir el dolor y la fatiga. También puede prevenir espasmos musculares y rigidez en las articulaciones. Sin embargo, asegúrese de hablar con su médico antes de aumentar su nivel de actividad física.

Estar físicamente activo también puede ayudarle con su salud emocional y mental. Puede ser difícil hacer actividad cuando no se siente bien. Sin embargo, si puede, hacer una caminata o ir a nadar podría ayudarle a sentirse mejor, especialmente durante el tratamiento para el cáncer.

La asesoría psicológica para crisis de corto plazo o la terapia cognitivo-conductual (CBT) pueden ayudarle a manejar el dolor asociado con el cáncer o con la molestia causada por los tratamientos para el cáncer. La asesoría psicológica también podría ayudar a su pareja o a los miembros de su familia.

Terapia complementaria

Además del tratamiento médico, a veces, las personas usan terapias complementarias para ayudar a aliviar los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer. Algunas de las terapias complementarias que podrían ayudarle incluyen:

Estos tratamientos de cuerpo y mente pueden ayudarle a sentirse mejor. Ellos pueden hacer más fácil sobrellevar el tratamiento. También pueden reducir el dolor crónico en la espalda, el dolor articular, los dolores de cabeza y el dolor de los tratamientos.

Antes de probar una terapia complementaria, hable con su médico sobre los posibles beneficios y efectos secundarios. Infórmele si ya está usando alguna de esas terapias. Ellas no pretenden tomar el lugar del tratamiento médico estándar.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Cancer Society (ACS)
Teléfono: 1-800-ACS-2345 (1-800-227-2345)
Dirección del sitio web: www.cancer.org
 

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) conduce programas educativos y ofrece muchos servicios a personas con cáncer y sus familias. El personal de la línea telefónica gratuita tiene información sobre servicios y actividades en áreas locales y puede ofrecer referencias para las divisiones locales de la ACS.


Caring Connections
Teléfono: 1-800-658-8898 help line
Teléfono: 1-877-658-8896 multilingual line (toll-free)
Correo electrónico: caringinfo@nhpco.org
Dirección del sitio web: www.caringinfo.org
 

Caring Connections, a program of the U.S. National Hospice and Palliative Care Organization (NHPCO), seeks to improve care at the end of life. Caring Connections provides free resources, including educational brochures, advance directives and hospice information, and a toll-free help line for people looking for quality end-of-life information.


National Cancer Institute (NCI)
6116 Executive Boulevard
Suite 300
Bethesda, MD  20892-8322
Teléfono: 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237)
Dirección del sitio web: www.cancer.gov (o https://livehelp.cancer.gov/app/chat/chat_launch para ayuda en línea en vivo)
 

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) es un organismo del gobierno de los EE. UU. que ofrece información actualizada sobre la prevención, detección y tratamiento del cáncer. El NCI también brinda atención de apoyo a personas que tienen cáncer y a sus familias. La información del NCI también está disponible para médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud. El NCI proporciona la información más reciente sobre ensayos clínicos. El Servicio de Información sobre el Cáncer, un servicio del NCI, tiene personal capacitado disponible para responder preguntas y enviar publicaciones gratuitas. También cuenta con personal que habla español.


National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM), National Institutes of Health
9000 Rockville Pike
Bethesda, MD 20892
Teléfono: 1-888-644-6226
TDD: 1-866-464-3615 toll-free
Correo electrónico: info@nccam.nih.gov
Dirección del sitio web: www.nccam.nih.gov
 

The National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM) at the National Institutes of Health (NIH) explores complementary and alternative healing practices in the context of rigorous science, trains complementary and alternative medicine researchers, and gives out authoritative information.


National Pain Foundation
300 East Hampden Avenue
Suite 100
Englewood, CO 80113
Dirección del sitio web: www.nationalpainfoundation.org
 

The National Pain Foundation (NPF) promotes the recovery of persons in pain. NPF's website provides information and resources in an interactive way that encourages patients to take an active role in managing their chronic pain. The My Pain section of the website includes a Personal Inventory section to help pain patients identify the information they need to manage their pain.

The NPF has information about pain conditions such as arthritis, back and neck pain, and cancer pain. The NPF addresses the many approaches to pain management, such as medicines, injections, surgery, acupuncture, biofeedback, chiropractic, and physical therapy. The NPF also provides support for the special needs of children in pain and information about psychological factors related to pain. The website also provides information on clinical trials that are studying pain management and treatment.


Referencias

Otras obras consultadas

  • Blanchard EM, Hesketh PJ (2008). Nausea and vomiting section of Management of adverse effects of treatment. In VT DeVita Jr et al., eds., DeVita, Hellman, and Rosenberg's Cancer: Principles and Practice of Oncology, 8th ed., vol. 2, pp. 2639–2646. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  • Keeley PW (2009). Nausea and vomiting in people with cancer and other chronic diseases, search date April 2008. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • National Cancer Institute (2012). Pain Control: Support for People with Cancer. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/coping/paincontrol.
  • National Comprehensive Cancer Network (2013). Antiemesis. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 1.2013. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/pdf/antiemesis.pdf.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Internal Medicine
Revisor médico especializado Michael Seth Rabin, MD - Medical Oncology
Última revisión 31 octubre, 2011

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.