• English

Leucemia

Generalidades del tema

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es el cáncer de las células sanguíneas. Comienza en la médula ósea, que es el tejido blando que se encuentra dentro de la mayoría de los huesos. La médula ósea es el lugar donde se producen las células sanguíneas.

Cuando se tiene leucemia, la médula ósea comienza a producir muchos glóbulos blancos anormales, llamadas células leucémicas. No hacen el trabajo de los glóbulos blancos normales. Crecen más rápido que las células normales, y no dejan de crecer cuando deberían hacerlo.

Con el tiempo, las células leucémicas pueden desplazar a las células sanguíneas normales. Esto puede conducir a problemas graves como anemia, sangrado e infecciones. Las células leucémicas también pueden propagarse a los ganglios linfáticos u otros órganos y causar hinchazón o dolor.

¿Existen diferentes tipos de leucemia?

Existen varios tipos diferentes de leucemia. Por lo general, la leucemia se agrupa según la rapidez con la que la enfermedad empeora y según el tipo de glóbulos blancos a los que afecta.

  • Puede ser aguda o crónica. La leucemia aguda empeora muy rápido y puede hacerlo sentir mal de inmediato. La leucemia crónica empeora lentamente y quizás no le cause ningún síntoma por años.
  • Puede ser linfocítica o mielógena. La leucemia linfocítica (o linfoblástica) afecta los glóbulos blancos llamados linfocitos. La leucemia mielógena afecta al otro tipo de células que normalmente se convierten en granulocitos, glóbulos rojos o plaquetas.

Los cuatro tipos principales de leucemia son:

Hay leucemias menos comunes, como la leucemia de células peludas. También existen subtipos de leucemia, como la leucemia promielocítica aguda (un subtipo de LMA).

¿Qué causa la leucemia?

Los expertos no saben qué es lo que causa la leucemia. Algunas cosas pueden aumentar su riesgo, como exponerse a grandes cantidades de radiación y exponerse a ciertas sustancias químicas en el trabajo, como el benceno.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden depender del tipo de leucemia que usted tenga, pero los síntomas comunes incluyen:

  • Un bulto nuevo o un ganglio inflamado en el cuello, en la axila o en la ingle.
  • Sangrados frecuentes de nariz, sangrados de las encías o del recto, formación más frecuente de moretones o sangrado menstrual muy copioso.
  • Fiebre frecuente.
  • Sudoración nocturna.
  • Dolor de huesos.
  • Falta de apetito o reciente pérdida de peso sin explicación.
  • Sentirse cansado con frecuencia sin saber por qué razón.
  • Hinchazón y dolor en la parte izquierda del abdomen.

¿Cómo se diagnostica la leucemia?

Para detectar si tiene leucemia, un médico va a:

  • Hacerle preguntas sobre sus antecedentes de salud y sus síntomas.
  • Hacerle un examen físico. El médico lo revisará para ver si tiene los ganglios linfáticos inflamados y para ver si tiene el bazo o el hígado agrandados.
  • Solicitar análisis de sangre. La leucemia causa un nivel alto de glóbulos blancos y niveles bajos de otros tipos de células sanguíneas.

Si sus análisis de sangre no son normales, puede que el médico quiera que se haga una biopsia de médula ósea. Este examen le permite al médico observar las células que están dentro de los huesos. Esto puede brindar información clave sobre el tipo de leucemia que tiene, de modo que usted pueda recibir el tratamiento adecuado.

¿Cómo se trata?

El tipo de tratamiento que usted necesita dependerá de muchas cosas, incluyendo el tipo de leucemia que tenga, lo avanzada que esté, y su edad y su estado de salud general.

  • Si tiene leucemia aguda, necesitará un tratamiento rápido para detener el crecimiento acelerado de las células leucémicas.
  • La leucemia linfocítica crónica quizás no deba tratarse hasta que tenga síntomas. Pero la leucemia mielógena crónica probablemente requerirá tratamiento de inmediato.

Entre los tratamientos para la leucemia, se incluyen:

  • Quimioterapia. Este es el tratamiento principal para la mayoría de los tipos de leucemia.
  • Radiación.
  • Trasplante de células madre. Las células madre pueden regenerar el suministro de células sanguíneas normales y estimular su sistema inmunitario.
  • Terapia dirigida. Esta consiste en el uso de medicamentos especiales que impiden que las células cancerosas se multipliquen.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la leucemia:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Inquietudes a largo plazo:

Cómo vivir con leucemia:

Atención de apoyo:

Herramientas de salud Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.


Las Medidas prácticas les ayudan a las personas a participar activamente en la gestión de una condición de salud. Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.
  Cáncer: Cómo controlar las náuseas y el vómito causados por la quimioterapia - [Cancer: Controlling Nausea and Vomiting From Chemotherapy]

Causa

Los expertos no saben qué es lo que causa la leucemia. Pero algunas cosas pueden aumentar el riesgo de algunos tipos de leucemia. Para aprender más, vea Qué aumenta su riesgo.

Síntomas

Los síntomas de la leucemia aguda dependen de cuánto haya crecido el cáncer. Estos pueden incluir:

  • Un bulto nuevo o un ganglio inflamado en el cuello, en la axila o en la ingle.
  • Sangrados frecuentes de nariz, sangrados de las encías o del recto, formación más frecuente de moretones o sangrado menstrual muy copioso.
  • Fiebre frecuente.
  • Sudoración nocturna.
  • Dolor de huesos.
  • Falta de apetito o reciente pérdida de peso sin explicación.
  • Sentirse cansado con frecuencia sin saber por qué razón.
  • Hinchazón y dolor en la parte izquierda del abdomen.

Las formas crónicas de leucemia no suelen causar síntomas hasta mucho tiempo después de avanzada la enfermedad. Y cuando aparecen los síntomas, suelen aparecer gradualmente.

Qué sucede

La médula ósea es donde crecen las células madre. Estas células madre se convierten en glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

En la mayoría de los casos de leucemia, hay demasiados glóbulos blancos anormales. Estas células leucémicas desplazan las células sanguíneas normales en la médula ósea y se acumulan en los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo.

Cuando las células leucémicas desplazan las células normales, la sangre no puede llevar a cabo su trabajo. Puede que pierda sangre o que forme moretones con facilidad, que tenga más infecciones y que se sienta muy cansado.

Tasas de supervivencia

Las tasas de supervivencia son diferentes para cada tipo de leucemia. Una tasa de supervivencia a 5 años es el porcentaje de personas que aún siguen vivas 5 años o más después de que se les dio el diagnóstico. Estas cifras no necesariamente muestran lo que sucederá en su caso. Los siguientes son estimados de tasas de supervivencia a 5 años:

En este tipo de leucemia Esta cantidad de personas sobreviven al menos 5 años

Leucemia linfoblástica aguda (LLA)

39 de cada 100 personas1

Leucemia mielógena aguda (LMA)

De 5 a 65 de cada 100 personas2

Leucemia linfocítica crónica (LLC)

81 de cada 100 personas3

Leucemia mielógena crónica (LMC)

90 de cada 100 personas4

Estas cifras provienen de informes que se hicieron por lo menos hace 5 años, antes de que tratamientos más recientes estuvieran disponibles. Así que es probable que las posibilidades de supervivencia hoy en día sean superiores a estas cifras.

Remisión

La leucemia puede desaparecer. A veces, la gente llama a esto una "cura". Pero puede que su médico use el término "remisión" en vez de "cura" cuando habla de la eficacia de su tratamiento. Muchas personas que tienen leucemia se tratan con éxito, pero se usa el término remisión debido a que el cáncer puede regresar (recurrir). Es importante analizar la posibilidad de recurrencia de la enfermedad con su médico.

Qué aumenta el riesgo

Algunas cosas pueden aumentar sus probabilidades de contraer leucemia. Estas cosas se llaman factores de riesgo. Pero muchas personas que contraen leucemia no tienen ninguno de estos factores de riesgo. Y algunas personas que tienen factores de riesgo no contraen la enfermedad.

Factores de riesgo generales para la leucemia

Otros factores de riesgo para la LMA

  • Exposición a sustancias químicas, como el benceno o el formaldehído.

Otros factores de riesgo para la LLC

  • Sus antecedentes familiares. En algunos casos, la LLC es hereditaria.
  • Ser de mediana edad o mayor, ser hombre y ser blanco.
  • Estar infectado con un virus conocido como HTLV-1.

Otros factores de riesgo para la LMC

  • Tener un cambio genético (mutación) llamado el cromosoma Filadelfia.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico para programar una cita si tiene algún síntoma, como:

  • Un bulto nuevo o un ganglio inflamado en el cuello, en la axila o en la ingle.
  • Sangrados frecuentes de nariz, sangrados de las encías o del recto, formación más frecuente de moretones o sangrado menstrual muy copioso.
  • Fiebre frecuente.
  • Sudoración nocturna.
  • Dolor de huesos.
  • Falta de apetito o reciente pérdida de peso sin explicación.
  • Sentirse cansado con frecuencia sin saber por qué razón.
  • Hinchazón y dolor en la parte izquierda del abdomen.

Espera vigilante

La espera vigilante es un período durante el cual su médico lo revisa en forma regular, pero no lo trata. Puede ser una opción de tratamiento si usted es un adulto mayor, dependiendo de la etapa de leucemia y su estado general de salud.

Los médicos pueden usar la espera vigilante para pacientes con leucemia linfocítica crónica (LLC) al principio, ya que es posible que el tratamiento no sea necesario. Por ejemplo, se calcula que 1 de cada 3 personas que tienen LLC nunca necesitan tratamiento.5 Las personas que tienen LLC suelen vivir por largo tiempo sin tratamiento.

Por lo general, la espera vigilante no se recomienda para otros tipos de leucemia.

Durante la espera vigilante, usted va a:

  • Tener citas periódicas con su médico.
  • Hacerse pruebas médicas en forma regular, incluyendo estudios por imágenes y análisis de sangre.
  • Recibir indicaciones sobre qué síntomas debe informar de inmediato a su médico.

A quién consultar

Entre los profesionales de la salud que pueden evaluar síntomas de leucemia se incluyen:

El diagnóstico de leucemia lo hará un médico oncólogo, oncólogo pediatra o hematólogo. Estos especialistas también tratan la leucemia.

A fin de prepararse para su cita, vea el tema Cómo aprovechar al máximo su cita.

Exámenes y pruebas

Pruebas para diagnosticar la leucemia

Si su médico sospecha leucemia, puede que:

Cómo determinar el tipo de leucemia

Si los análisis de sangre indican una posible leucemia, su médico querrá detectar qué tipo de leucemia podría tener usted. Su plan de tratamiento dependerá del tipo específico de leucemia que tenga.

  • Un análisis de sangre suele ser suficiente para encontrar señales de leucemia linfocítica crónica (LLC).
  • Pruebas que observan de cerca las células atípicas, los cromosomas o las proteínas en las células pueden mostrar qué tipo o subtipo de leucemia tiene. Estas pruebas incluyen:
    • Una prueba que busca ciertos cambios en los cromosomas de células de una muestra de sangre o de médula ósea (análisis citogenético).
    • Una prueba que compara las células cancerosas a las células sanguíneas normales para encontrar el tipo específico de leucemia (inmunofenotipado).
    • Una prueba para detectar genes que se "activan" en varios tipos de leucemia, como la leucemia mielógena aguda (LMA). Esta prueba se llama una prueba de transcripción inversa de la reacción en cadena de la polimerasa, o RT-PCR, por sus siglas en inglés.

Estas pruebas pueden ayudar a guiar el tratamiento. A veces, pueden ayudarles a su médico y a usted a saber si es probable que la leucemia entre en remisión o reaparezca. En algunos casos, estas pruebas pueden predecir las tasas de supervivencia.

Su médico también puede ordenar otras pruebas, incluyendo:

Generalidades del tratamiento

El objetivo del tratamiento para la leucemia es destruir las células leucémicas y permitir que se formen células normales en la médula ósea. Las decisiones de tratamiento se basan en el tipo de leucemia que tenga, la etapa en la que esta se encuentre y su edad y estado general de salud.

Tratamiento para la leucemia aguda

Para LLA

La mayoría de los planes de tratamiento para la leucemia linfoblástica aguda (LLA) tienen 3 pasos. Estos son la inducción, la consolidación y el mantenimiento.

  • La terapia de inducción mata las células leucémicas en la sangre y en la médula ósea para inducir la remisión. Los tratamientos incluyen la quimioterapia y los corticosteroides. La inducción suele durar 4 semanas y se realiza en un hospital. Pero algunas personas que sufren LLA tienen células leucémicas con un cierto cambio genético. Este gen se llama el cromosoma Filadelfia. Estas personas serán tratadas con un inhibidor de la tirosina quinasa.
  • La terapia de consolidación mata todas las células leucémicas que puedan estar presentes incluso si no aparecen en las pruebas. Si estas células vuelven a crecer, pueden causar una recaída. Los tratamientos incluyen más quimioterapia y pueden incluir un trasplante de células madre. Este paso también puede incluir un tratamiento preventivo del cerebro o de la médula espinal con radiación o quimioterapia. La consolidación suele llevar varios meses pero no requiere una estancia en el hospital durante la noche.
  • La terapia de mantenimiento también previene el crecimiento de cualquier célula leucémica restante. Esto puede hacerse usando dosis más bajas de quimioterapia que las que se usaron durante la inducción o la consolidación. La quimioterapia se administra con píldoras y con un tratamiento intravenoso (IV) una vez al mes. Frecuentemente se continúa con el mantenimiento hasta un máximo de 3 años, pero durante este tiempo, la mayoría de las personas pueden volver a estar tan activas como lo estaban antes de comenzar el tratamiento.

Cuando no hay signos de leucemia durante 5 años, se suele considerar que la persona está curada. Pero si la leucemia no entra en remisión, o si vuelve dentro de los primeros años, los tratamientos pueden incluir más quimioterapia, un trasplante de células madre o participar en un ensayo clínico para nuevos tratamientos.

Para LMA

El tratamiento para la leucemia mielógena aguda (LMA) estará basado en la composición genética de sus células mielógenas anormales. Este plan suele tener 2 pasos que incluyen la inducción de la remisión y la terapia de consolidación (o posremisión).

  • La inducción de la remisión mata las células leucémicas en la sangre y en la médula ósea para inducir la remisión. La quimioterapia se administra por tratamiento intravenoso (IV). La inducción suele durar 4 semanas, con una semana de quimioterapia seguida de 3 semanas para la recuperación de la médula ósea. Durante este mes, usted estará en el hospital.
  • La terapia de consolidación (o posremisión) mata todas las células leucémicas que puedan estar presentes incluso si no aparecen en las pruebas. Esta terapia puede consistir en recibir quimioterapia adicional o un trasplante de células madre. O su médico puede recomendar que usted participe en un ensayo clínico para nuevos tratamientos. Se le puede administrar la quimioterapia en el hospital durante varios días cada mes por 3 o 4 meses.
  • Si usted tiene un subtipo de LMA llamado leucemia promielocítica aguda, puede que reciba otros medicamentos, como trióxido de arsénico y ácido transretinoico (ATRA, por sus siglas en inglés).

Los trasplantes de células madre y la quimioterapia se usan también cuando la leucemia no responde al tratamiento o si la LMA vuelve después de no haber tenido síntomas durante un período de tiempo.

Para más información sobre el tratamiento de la leucemia aguda, vea Medicamentos y Otros tratamientos.

Tratamiento de la leucemia crónica

Para LLC

La leucemia linfocítica crónica (LLC) no siempre se trata de inmediato.

Las opciones de tratamiento para la LLC incluyen:

Cuando la LLC no responde al tratamiento, o si vuelve después de no haber tenido síntomas durante un período de tiempo, usted puede ser tratado con más quimioterapia o un trasplante de células madre. O puede que su médico le recomiende que participe en un ensayo clínico para nuevos tratamientos.

Cuando usted tiene LLC, el cuerpo no puede combatir muy bien las infecciones. Usted y su médico deben prestarle atención a cualquier señal de infección, como neumonía o infecciones por hongo en forma de levadura. El tratamiento temprano de estas y otras infecciones le ayudará a vivir más tiempo. A veces, puede prevenir ciertas infecciones o evitar enfermarse gravemente aplicándose una vacuna contra la gripe o una vacuna contra la neumonía. Puede que su médico también le dé antibióticos para prevenir infecciones mientras lo están tratando contra la leucemia.

Para LMC

La leucemia mielógena crónica (LMC) se trata de inmediato. Las opciones más comunes incluyen:

Para personas recientemente diagnosticadas que se encuentran en la fase inicial de la LMC (fase crónica), un inhibidor de la tirosina quinasa puede funcionar durante muchos años. Si no sufren una recaída, puede que nunca necesiten un trasplante de células madre. Pero si tienen una recaída, puede que necesiten un trasplante de células madre.

Para personas diagnosticadas con LMC en las fases más tardías (fase acelerada o de crisis hemoblástica), el tratamiento puede incluir el recibir quimioterapia o un inhibidor de la tirosina quinasa antes de tener un trasplante de células madre. Esto puede aumentar las posibilidades de un trasplante exitoso.

El Instituto Nacional del Cáncer brinda más información sobre la leucemia.

  • Para leucemia linfoblástica aguda en adultos, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adultALL/Patient.
  • Para leucemia mielógena aguda en adultos, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adultAML/Patient.
  • Para leucemia linfocítica crónica, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/CLL/Patient.
  • Para leucemia mielógena crónica, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/CML/Patient.
  • Para leucemia de células peludas, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/hairy-cell-leukemia/Patient.

Ensayos clínicos

Los ensayos clínicos desempeñan un papel muy importante en el tratamiento de la leucemia. Los ensayos clínicos prueban los medicamentos más nuevos y otros tratamientos nuevos. Han hecho posible que muchas personas que tienen leucemia puedan vivir más tiempo. Las personas que están en ensayos clínicos reciben todos los tratamientos recomendados para su cáncer y son observadas de cerca.

Hable con su médico sobre si hay un ensayo clínico que pueda ser bueno para usted. Para más información, vea www.cancer.gov/clinical_trials/ o http://clinicaltrials.gov.

Leucemia infantil

Los tratamientos para niños que tienen leucemia no son los mismos que los tratamientos para adultos que tienen leucemia. Después de que la leucemia se haya tratado, puede ser necesario supervisar a los niños en busca de efectos secundarios del tratamiento que pueden aparecer meses o años más tarde.

Para LLA en niños

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es la leucemia más común en niños. Los tratamientos para la LLA infantil no son los mismos que los tratamientos para adultos, y son diferentes para bebés, niños y adolescentes. Los tratamientos incluyen quimioterapia, radioterapia, quimioterapia con trasplante de células madre y terapia dirigida.

Las tasas de supervivencia a los 5 años para la LLA infantil son:6

  • Para bebés de hasta 1 año de edad, 62 de cada 100 bebés.
  • Para niños de 1 a 14 años, unos 89 de cada 100 niños.
  • Para adolescentes de 15 a 19 años, unos 50 de cada 100 adolescentes.

Los mejores tratamientos han aumentado la supervivencia en bebés, niños y adolescentes. Estas cifras provienen de informes realizados hace por lo menos 10 años, antes de que los tratamientos actuales estuvieran disponibles. Por lo tanto, es muy probable que las posibilidades de supervivencia reales de su hijo sean mayores que estas cifras.

Para LMA infantil y otras enfermedades mielógenas

La leucemia mielógena aguda (LMA) en niños está agrupada con otras enfermedades mielógenas que afectan a la sangre y a la médula ósea, incluida la leucemia mielógena crónica. El tratamiento para cada tipo es diferente, pero incluye quimioterapia, radioterapia, trasplante de células madre y terapia dirigida.

Las tasas de supervivencia varían mucho, dependiendo de cada niño. Las tasas de supervivencia a los 5 años para la LMA en niños son:6

  • Para niños menores de 15 años, unos 58 de cada 100 niños.
  • Para adolescentes entre 15 y 19 años, unos 40 de cada 100.

Los mejores tratamientos han aumentado la supervivencia en bebés, niños y adolescentes. Estas cifras provienen de informes realizados hace por lo menos 10 años, antes de que los tratamientos actuales estuvieran disponibles. Por lo tanto, es muy probable que las posibilidades de supervivencia reales de su hijo sean mayores que estas cifras.

El Instituto Nacional del Cáncer brinda más información sobre la leucemia infantil.

  • Para leucemia linfoblástica aguda infantil, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childALL/Patient.
  • Para leucemia mielógena aguda y otras enfermedades mielógenas malignas infantiles, vea www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childAML/Patient.

Atención de apoyo

El tratamiento del cáncer tiene dos objetivos principales: curar el cáncer y hacer que su calidad de vida sea la mejor posible. Los cuidados paliativos pueden mejorar su calidad de vida ayudándole a manejar sus síntomas. También pueden ayudarle con otras preocupaciones que pueda tener cuando vive con una enfermedad grave.

Para algunas personas que tienen cáncer avanzado, llega un momento cuando el tratamiento para curar el cáncer ya no parece una buena opción. Esto puede ser debido a que los efectos secundarios, la duración y los costos del tratamiento son mayores que la promesa de obtener una cura o alivio. Pero esto no es el final del tratamiento. Usted y su médico pueden decidir cuándo puede usted estar listo para un programa de cuidados paliativos.

Puede ser difícil decidir cuándo interrumpir un tratamiento para prolongar la vida y cambiar el enfoque hacia los cuidados al final de la vida. Para más información, vea:

Prevención

No hay una manera conocida de prevenir la mayoría de los tipos de leucemia.

Algunos tipos de leucemia pueden prevenirse evitando dosis altas de radiación, la exposición al benceno, fumar o usar otro tipo de tabaco, o ciertos tipos de quimioterapia que se usan para tratar otros tipos de cáncer.

Tratamiento en el hogar

Usted puede hacer cosas en casa para ayudar a manejar los efectos secundarios. Si su médico le dio instrucciones o medicamentos para tratar estos síntomas, asegúrese de seguirlas. En general, los hábitos saludables, como seguir una dieta equilibrada y dormir lo suficiente y hacer suficiente ejercicio, pueden ayudar a controlar sus síntomas.

  • El tratamiento en el hogar para las náuseas o el vómito incluye detectar y tratar las señales tempranas de deshidratación, como sequedad en la boca o sensación de aturdimiento (de que está por desmayarse) cuando se pone de pie. Puede que ayude consumir comidas más pequeñas. Un poco de dulces de jengibre o té de jengibre también puede ayudar.
  • El tratamiento en el hogar para la diarrea incluye permitir que el estómago descanse y estar alerta a las señales de deshidratación. Consulte con su médico antes de tomar cualquier medicamento sin receta para la diarrea.
  • El tratamiento en el hogar para el estreñimiento incluye hacer ejercicio ligero, junto con consumir suficiente líquido y una dieta con alto contenido de frutas, verduras y fibra. Consulte con su médico antes de utilizar laxantes para el estreñimiento.

Otros problemas que pueden tratarse en casa incluyen:

  • Problemas para dormir. Si tiene problemas para dormir, acostarse a la misma hora y hacer ejercicio a diario son algo que puede ayudar.
  • Sentirse muy cansado. Si le falta energía o se debilita fácilmente, trate de manejar su energía y descanse más.
  • Pérdida del cabello. Entre los consejos están utilizar un champú y cepillo suaves.
  • Dolor. El tratamiento en casa puede ayudarle a manejar su dolor.

Cómo manejar el estrés de tener cáncer

Tener cáncer puede ser muy estresante. Puede sentir que es abrumador hacer frente a los retos que enfrenta. Encontrar nuevas formas de lidiar con los síntomas del estrés puede mejorar su calidad de vida.

Estas ideas pueden ayudarle:

  • Consiga el apoyo que necesite. Pase tiempo con las personas que lo quieren y permita que le ayuden.
  • Cuídese bien. Descanse lo suficiente y coma alimentos nutritivos.
  • Hable de sus sentimientos. Encuentre un grupo de apoyo donde pueda compartir su experiencia.
  • Pruebe nuevas maneras de relajarse. Y haga cosas cada día que le ayuden a mantenerse calmado y relajado. Las técnicas de reducción del estrés pueden ayudar.

Tener cáncer puede cambiar su vida de muchas maneras. Para asistencia en el manejo de estos cambios, vea el temaCómo conseguir apoyo cuando tiene cáncer.

Medicamentos

La quimioterapia es el tratamiento estándar para muchos tipos de leucemia. Aun cuando no sea posible una cura, puede que la quimioterapia le ayude a vivir más tiempo y a sentirse mejor.

La quimioterapia para la leucemia suele ser una combinación de fármacos. Esto es así porque distintos fármacos atacan las células leucémicas en formas diferentes. La combinación también ayuda a evitar que las células leucémicas se vuelvan resistentes a algún fármaco.

Junto con los fármacos de quimioterapia, pueden administrarse otras medicinas para ayudar a que los fármacos de quimioterapia funcionen mejor y a prevenir infecciones y sangrado. Estos fármacos incluyen epoetina y estimulantes hematopoyéticos.

Algunos tipos de leucemia aguda se extienden al cerebro y a la médula espinal. La quimioterapia normal no puede alcanzar esas zonas, porque su cuerpo establece una barrera especial para protegerlos. Una manera diferente de administrar quimioterapia, llamada quimioterapia intratecal, trata estas zonas inyectando los fármacos directamente en el conducto vertebral para atacar cualquier célula leucémica que se encuentre allí.

Opciones de medicamentos

Para leucemia aguda

Su plan de tratamiento incluirá el tipo de medicamento que funcione mejor para el tipo o subtipo específico de leucemia que usted tenga.

Para leucemia crónica

Los medicamentos utilizados para los tratamientos de la leucemia linfocítica crónica (LLC) se toman oralmente (por boca) o se administran por vía intravenosa por períodos limitados de tiempo. Si hay una recaída, se vuelven a administrar medicamentos.

Para la leucemia mielógena crónica (LMC), los medicamentos suelen tomarse oralmente y por tanto tiempo como sea necesario.

Medicamentos para las náuseas y el vómito

Las náuseas y el vómito son efectos secundarios comunes de la quimioterapia. Suelen desaparecer cuando se suspende el tratamiento. Su médico le recetará medicamentos para ayudar a aliviar las náuseas.

Cirugía

En casos raros de leucemia linfocítica crónica (LLC), debe extraerse el bazo. Esto sucede cuando el bazo está destruyendo los glóbulos rojos y las plaquetas. La operación se llama una esplenectomía.

A menudo, se extraerá un ganglio linfático inflamado para confirmar el diagnóstico de leucemia. Esta operación se llama una linfadenectomía.

A veces, la cirugía es necesaria para poner un catéter venoso central dentro de una vena grande en el pecho. El catéter es un tubo pequeño que se usa para administrar quimioterapia y otros medicamentos. El tubo también puede usarse para tomar muestras de sangre o para recibir transfusiones de sangre cuando sea necesario. Esto evita la necesidad de recibir muchos pinchazos con agujas durante el tratamiento.

Otro tratamiento

  • La radioterapia puede usarse para destruir las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. La radiación puede aplicarse en una zona o en todo el cuerpo. A veces, se usa para tratar la leucemia que se ha propagado al cerebro y al sistema nervioso central, o para prevenir su propagación. También puede usarse para reducir el tamaño de los ganglios linfáticos inflamados o para preparar el cuerpo para un trasplante de médula ósea.
  • El trasplante de células madre puede usarse para destruir todas las células de la médula ósea, incluyendo las células leucémicas, y reemplazarlas con células normales nuevas. La mayoría de los trasplantes que se hacen para la leucemia son alotrasplantes. Esto significa que otra persona dona las células madre. Los trasplantes también pueden ser autotrasplantes. Esto significa que las células madre vienen de su propio cuerpo.

Terapia complementaria

La gente a veces usa terapias complementarias junto con tratamiento médico para ayudar a aliviar los síntomas y los efectos secundarios de los tratamientos para el cáncer. Algunas de las terapias complementarias que pueden ser útiles incluyen:

Los tratamientos de cuerpo y mente como los mencionados anteriormente pueden ayudarle a sentirse mejor. Pueden hacer más fácil sobrellevar los tratamientos contra el cáncer. También pueden reducir el dolor crónico en la espalda, el dolor articular, los dolores de cabeza y el dolor de los tratamientos.

Antes de probar una terapia complementaria, es muy importante que hable con su médico sobre la posible utilidad y efectos secundarios potenciales. Informe a su médico si ya está usando alguna de esas terapias. Las terapias complementarias no pretenden tomar el lugar del tratamiento médico estándar. Pero pueden mejorar su calidad de vida y ayudarle a lidiar con el estrés y los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American Cancer Society (ACS)
Teléfono: 1-800-ACS-2345 (1-800-227-2345)
Dirección del sitio web: www.cancer.org
 

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) conduce programas educativos y ofrece muchos servicios a personas con cáncer y sus familias. El personal de la línea telefónica gratuita tiene información sobre servicios y actividades en áreas locales y puede ofrecer referencias para las divisiones locales de la ACS.


Leukemia and Lymphoma Society
1311 Mamaroneck Avenue, Suite 310
White Plains, NY 10605
Teléfono: 1-800-955-4572
(914) 949-5213
Fax: (914) 949-6691
Correo electrónico: infocenter@lls.org
Dirección del sitio web: www.leukemia.org
 

La Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma es la organización de salud sin fines de lucro más grande del mundo dedicada a financiar investigación, educación y servicios a pacientes relacionados con el cáncer de la sangre. La misión de la sociedad es curar la leucemia, el linfoma, el linfoma de Hodgkin y el mieloma, y mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias.


National Cancer Institute (NCI)
6116 Executive Boulevard
Suite 300
Bethesda, MD  20892-8322
Teléfono: 1-800-4-CANCER (1-800-422-6237)
Dirección del sitio web: www.cancer.gov (o https://livehelp.cancer.gov/app/chat/chat_launch para ayuda en línea en vivo)
 

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) es un organismo del gobierno de los EE. UU. que ofrece información actualizada sobre la prevención, detección y tratamiento del cáncer. El NCI también brinda atención de apoyo a personas que tienen cáncer y a sus familias. La información del NCI también está disponible para médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud. El NCI proporciona la información más reciente sobre ensayos clínicos. El Servicio de Información sobre el Cáncer, un servicio del NCI, tiene personal capacitado disponible para responder preguntas y enviar publicaciones gratuitas. También cuenta con personal que habla español.


National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI)
P.O. Box 30105
Bethesda, MD  20824-0105
Teléfono: (301) 592-8573
Fax: (240) 629-3246
TDD: (240) 629-3255
Correo electrónico: nhlbiinfo@nhlbi.nih.gov
Dirección del sitio web: www.nhlbi.nih.gov
 

El centro de información del National Heart, Lung, and Blood Institute (Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre o NHLBI, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. ofrece información y publicaciones sobre la prevención y el tratamiento de:

  • Enfermedades que afectan el corazón y la circulación, como ataques al corazón, colesterol alto, presión arterial alta, enfermedad arterial periférica y problemas del corazón presentes en el momento del nacimiento (enfermedades cardíacas congénitas).
  • Enfermedades que afectan los pulmones, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema, apnea del sueño y neumonía.
  • Enfermedades que afectan la sangre, como anemia, hemocromatosis, hemofilia, talasemia y enfermedad de von Willebrand.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Goldstone AH, et al. (2008). Final results of the International ALL Trial (MRC UKALL XII/ECOG E2993). Blood, 111(4): 1827–33. Also available online: http://bloodjournal.hematologylibrary.org/content/111/4/1827.long.
  2. National Comprehensive Cancer Network (2012). Acute myeloid leukemia. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 2.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/aml.pdf.
  3. American Cancer Society (2012). Cancer Facts and Figures 2012. Atlanta: American Cancer Society. Available online.
  4. De Lavallade H, et al. (2008). Imatinib for newly diagnosed patients with chronicmyeloid leukemia: Incidence of sustained responses in anintention-to-treat analysis. Journal of Clinical Oncology, 26(20): 3358–3363.
  5. Johnston JB, et al. (2009). Chronic lymphocytic leukemia. In JP Greer et al., eds., Wintrobe's Clinical Hematology, 12th ed., vol. 2, pp. 2214–2255. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  6. Smith MA, et al. (2010). Outcomes for children and adolescents with cancer: Challenges for the twenty-first century. Journal of Clinical Oncology, 28(15): 2625–2634.

Otras obras consultadas

  • Leung LLK (2010). Coagulation disorders. In EG Nabel, ed., ACP Medicine, section 15, chap. 5. Hamilton, ON: BC Decker.
  • Levi M, Seligsohn U (2010). Disseminated intravascular coagulation. In K Kaushanksy et al., eds., Williams Hematology, 8th ed., pp. 2101–2120. New York: McGraw-Hill.
  • National Cancer Institute (2012). Adult Acute Chronic Lymphoblastic Leukemia Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adultALL/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Adult Acute Lymphoblastic Leukemia Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adultALL/Patient.
  • National Cancer Institute (2012). Adult Acute Myeloid Leukemia Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adultAML/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Adult Acute Myeloid Leukemia Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/adultAML/patient.
  • National Cancer Institute (2012). Childhood Acute Lymphoblastic Leukemia Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childALL/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Childhood Acute Lymphoblastic Leukemia Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childALL/Patient.
  • National Cancer Institute (2012). Childhood Acute Myeloid Leukemia/Other Myeloid Malignancies Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childAML/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Childhood Acute Myeloid Leukemia/Other Myeloid Malignancies Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/childAML/Patient.
  • National Cancer Institute (2012). Chronic Lymphocytic Leukemia Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/CLL/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Chronic Lymphocytic Leukemia Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/CLL/patient.
  • National Cancer Institute (2012). Chronic Myelogenous Leukemia Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/CML/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Hairy Cell Leukemia Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/hairy-cell-leukemia/healthprofessional.
  • National Cancer Institute (2012). Hairy Cell Leukemia Treatment (PDQ)—Patient Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/hairy-cell-leukemia/Patient.
  • National Comprehensive Cancer Network (2012). Acute myeloid leukemia. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 2.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/aml.pdf.
  • National Comprehensive Cancer Network (2012). Chronic myelogenous leukemia. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 1.2013. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/cml.pdf.
  • National Comprehensive Cancer Network (2012). Non-Hodgkin's lymphomas. NCCN Clinical Practice Guidelines in Oncology, version 3.2012. Available online: http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/PDF/nhl.pdf.
  • Rodgers GM (2009). Acquired coagulation disorders. In JP Greer et al., eds., Wintrobe's Clinical Hematology, 12th ed., vol. 2, pp. 1425–1463. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Internal Medicine
Revisor médico especializado Brian Leber, MDCM, FRCPC - Hematology
Última revisión 14 diciembre, 2012

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.