• English

El humo de segunda mano: Después de la consulta

Instrucciones de cuidado

El fumador pasivo es aquel que inhala humo de la colilla de un cigarrillo, un cigarro o una pipa, así como el humo que exhala un fumador. El humo contiene nicotina y muchas otras sustancias químicas dañinas. Respirar el humo de segunda mano (de otros) puede provocarle o empeorar problemas de salud, incluyendo cáncer, asma e infecciones respiratorias. Puede hacer que le ardan los ojos y la nariz y provocar dolor de garganta.

El humo de segunda mano es especialmente malo para los bebés y los niños pequeños cuyos pulmones todavía se están desarrollando. Los bebés cuyos padres fuman son más propensos a tener infecciones en los oídos, neumonía y bronquitis en los primeros años de sus vidas. El humo de segunda mano puede hacer que empeoren los síntomas de asma en los niños.

Si está embarazada, es importante que no fume y que evite respirar el humo de otros. Tiene más probabilidades de tener un bebé que pese menos de lo esperado (peso bajo al nacer) si fuma. Y su bebé podría tener un mayor riesgo de síndrome de muerte infantil súbita (SIDS, por sus siglas en inglés). Los bebés cuyas madres están expuestas al humo de segunda mano durante el embarazo tienen mayor riesgo de tener problemas de salud.

La atención de seguimiento es una parte clave de su tratamiento y seguridad. Asegúrese de hacer y acudir a todas las citas, y llame a su médico si está teniendo problemas. También es una buena idea saber los resultados de los exámenes y mantener una lista de los medicamentos que toma.

¿Cómo puede cuidarse en el hogar?

  • No fume ni permita que nadie fume en su casa. Si las personas necesitan fumar, pídales que salgan afuera.
  • Si las personas fuman en su casa, elija una habitación en donde pueda abrir una ventana, o utilice un ventilador para sacar el humo.
  • No permita que nadie fume en su automóvil. Si alguien debe fumar, deténgase en un lugar seguro y permita que fume lejos del auto.
  • Pídale a su jefe que le garantice que usted tenga un área de trabajo de no fumar.
  • Asegúrese de que sus hijos no estén expuestos al humo de segunda mano en la guardería infantil, la escuela y los programas después de la escuela.
  • Cuando salga, trate de elegir bares, restaurantes y otros lugares públicos donde esté prohibido fumar.
  • Ayude a sus familiares y amigos que fuman alentándoles a dejar el hábito. Dígales sobre los recursos de tratamiento. Tener el apoyo de otras personas frecuentemente ayuda.
  • Si fuma, deje de hacerlo. Es difícil dejar de fumar, pero hay formas de aumentar las probabilidades de dejar el hábito para siempre.
    • Utilice chicles, parches o pastillas de nicotina para chupar. Llame a una línea para dejar de fumar. Pregúntele a su médico acerca de los programas y medicamentos para dejar de fumar.
    • Continúe intentando.

¿Cuándo debe pedir ayuda?

Preste especial atención a los cambios en su salud y asegúrese de comunicarse con su médico si tiene algún problema.

Última revisión: 19 febrero, 2013

© 2006-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.

Instrucciones de cuidado adaptadas bajo licencia por Kaiser Permanente. Estas instrucciones de cuidado son para usarlas con su profesional clínico registrado. Si tiene preguntas acerca de una afección médica o de estas instrucciones, pregunte siempre a su profesional de la salud. Healthwise, Incorporated niega cualquier garantía o responsabilidad por su uso de esta información.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.

Obtenga información de salud en español