Intoxicación por plomo

Saltar a la barra de navegación

Intoxicación por plomoSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la intoxicación por plomo?

La intoxicación por plomo ocurre cuando se absorbe demasiado plomo inhalando o tragando una sustancia que lo contenga, como pintura, polvo, agua o alimentos. El plomo puede dañar casi todos los sistemas de órganos.

En los niños, demasiado plomo en el organismo puede provocar problemas duraderos de crecimiento y desarrollo. Estos pueden afectar la conducta, la audición y el aprendizaje, y pueden retrasar el crecimiento del niño.

En los adultos, la intoxicación por plomo puede dañar el cerebro y el sistema nervioso, el estómago y los riñones. También puede causar presión arterial alta y otros problemas de salud.

A pesar de que no es normal tener plomo en el organismo, la mayoría de las personas tienen una pequeña cantidad. Las leyes ambientales han reducido la exposición al plomo en los Estados Unidos, pero todavía es un riesgo de salud, especialmente para los niños pequeños.

¿Qué causa la intoxicación por plomo?

La intoxicación por plomo suele ser causada por meses o años de exposición a cantidades pequeñas de plomo en el hogar, el trabajo o la guardería infantil. También puede ocurrir muy rápidamente al exponerse a una gran cantidad de plomo. Muchas cosas pueden contener plomo o estar contaminadas con él: pintura, aire, agua, tierra, comida y artículos fabricados.

La causa más común de exposición al plomo en los niños es la pintura a base de plomo y el polvo y la tierra que están contaminados con la misma. Esto puede ser un problema en casas y edificios antiguos.

En el caso de los adultos, la mayoría de las veces están expuestos al plomo en el trabajo o cuando se dedican a pasatiempos en los que hay contacto con plomo.

¿Quién tiene el mayor riesgo de intoxicarse con plomo?

La intoxicación por plomo puede ocurrir a cualquier edad, pero los niños tienen más probabilidades de verse afectados por altos niveles de plomo. Los niños que corren el riesgo más alto incluyen aquellos que:

  • Viven en o visitan regularmente casas o edificios construidos antes de 1978. Estas construcciones pueden tener pintura a base de plomo. El riesgo es aún mayor en edificios construidos antes de 1950, cuando la pintura a base de plomo se usaba con más frecuencia.
  • Son inmigrantes, refugiados o adoptados de otros países.1 Pueden haber estado expuestos a niveles más altos de plomo en esos países.
  • Tienen 6 años de edad o menos. Los niños pequeños corren un riesgo más alto porque:
    • A menudo se llevan las manos y objetos a la boca.
    • A veces tragan elementos que no son para comer.
    • Su cuerpo absorbe el plomo a una velocidad más rápida.
    • Su cerebro se desarrolla rápidamente.

Otras personas en riesgo de sufrir intoxicación por plomo incluyen a aquellas que:

  • Beben agua que corre por cañerías que fueron soldadas con plomo.
  • Trabajan con plomo, ya sea en su profesión o en su pasatiempo (por ejemplo, fundidores de metal, alfareros y artistas que hacen vitrales).
  • Comen alimentos de latas hechas con soldadura de plomo. Estos tipos de latas no se fabrican en los Estados Unidos.
  • Cocinan o guardan alimentos en recipientes de cerámica. Algunos esmaltes de cerámica contienen plomo que podría no haber sido cocido o curado correctamente.
  • Comen o inhalan remedios tradicionales o folclóricos que contienen plomo, como ciertas hierbas y vitaminas de otros países.
  • Viven en comunidades con mucha contaminación industrial.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que usted no note ningún síntoma al principio. Los efectos son fáciles de pasar por alto y podría parecer que están relacionados con otras afecciones. Mientras más alta sea la cantidad de plomo en el cuerpo, más graves serán los síntomas.

En los niños, los síntomas pueden incluir:

  • Inteligencia ligeramente más baja y un tamaño algo menor en comparación con otros niños de la misma edad.
  • Problemas de comportamiento, como irritación, altibajos de ánimo o hiperactividad.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Falta de energía y no tener hambre.

En los adultos, la intoxicación por plomo puede causar:

  • Cambios en el comportamiento, el estado de ánimo, la personalidad y los hábitos del sueño.
  • Pérdida de memoria o dificultad para pensar con claridad.
  • Debilidad y problemas musculares.
  • Dolores de cabeza.

Los casos graves pueden provocar convulsiones, parálisis y coma.

¿Cómo se diagnostica la intoxicación por plomo?

El médico le hará preguntas y un examen físico para detectar señales de intoxicación por plomo. Si el médico sospecha intoxicación por plomo, le hará un análisis de sangre para averiguar la cantidad de plomo que tiene en la sangre.

Es difícil diagnosticar la intoxicación por plomo, porque los síntomas pueden ser causados por muchas enfermedades. La mayoría de los niños con intoxicación por plomo no presentan síntomas hasta que el nivel de plomo en la sangre es muy alto.

En los Estados Unidos, hay programas de detección para revisar los niveles de plomo en los niños que probablemente estén expuestos al plomo. Si su hijo tiene que hacerse análisis o no, esto depende en parte del lugar donde viva, la antigüedad de su casa y otros factores de riesgo. Hable con el médico de su hijo acerca de si su hijo corre el riesgo y debería ser evaluado.

No se les hacen pruebas de detección de intoxicación por plomo a los adultos a menos que tengan un trabajo en el que trabajen con plomo. Para estos trabajadores, las compañías generalmente deben ofrecer pruebas de detección.

Si está embarazada o está tratando de quedar embarazada y tiene un familiar que trabaja con plomo, tal vez quiera preguntarle a su médico acerca de su riesgo de intoxicación por plomo. Pero, en general, los especialistas no recomiendan hacer regularmente pruebas de detección de plomo en mujeres embarazadas que no tengan síntomas.2

¿Cómo se trata?

El tratamiento para la intoxicación por plomo incluye eliminar la fuente de plomo, alimentarse bien y, en algunos casos, recibir terapia de quelación.

Eliminar la fuente de plomo. Cascarillas viejas de pintura y suciedad son las fuentes más comunes de plomo en el hogar. La pintura a base de plomo, y la suciedad y el polvo que vienen con ella, deben ser eliminados por profesionales. En el lugar de trabajo, la eliminación suele consistir en sacar el polvo de plomo que hay en el aire y asegurar que las personas no lleven polvo o suciedad contaminados en su ropa a sus hogares o a otros lugares.

Buena alimentación. Comer alimentos que tengan suficiente hierro y otras vitaminas y minerales puede ser suficiente para reducir los niveles de plomo en el organismo. Es posible que una persona que sigue una dieta equilibrada y nutritiva absorba menos plomo que alguien con una dieta deficiente.

Terapia de quelación . Si eliminar la fuente de plomo y alimentarse bien no funcionan, o si los niveles de plomo son muy altos, tal vez necesite tomar medicamentos quelantes. Estos medicamentos se unen al plomo en el cuerpo y ayudan a eliminarlo.

Si los niveles de plomo en la sangre no descienden con el tratamiento, tal vez sea necesario volver a revisar el hogar y las áreas de trabajo. Llame a su departamento de salud local para ver qué servicios de inspección se ofrecen en su zona.

La mejor manera de evitar la intoxicación por plomo es prevenirla. El tratamiento no puede revertir ningún daño que ya haya tenido lugar. Pero hay muchas maneras de limitar la exposición para usted, y para su hijo, antes de que cause síntomas.

Intoxicación por plomoSaltar a la barra de navegación

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Centers for Disease Control and Prevention (CDC): Lead (U.S.)
www.cdc.gov/nceh/lead
U.S. Environmental Protection Agency: Lead
www2.epa.gov/lead

Intoxicación por plomoSaltar a la barra de navegación

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Committee on Environmental Health, American Academy of Pediatrics (2005, reaffirmed 2009). Lead exposure in children: Prevention, detection, and management. Pediatrics, 116: 1036–1046. Also available online: http://www.pediatrics.org/cgi/content/full/116/4/1036.
  2. U.S. Preventive Services Task Force (2006). Screening for elevated blood lead levels in children and pregnant women. Available online: http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspslead.htm.

Otras obras consultadas

  • Woolf AD, et al. (2007). Update on the clinical management of childhood lead poisoning. Pediatric Clinics of North America, 54(2): 271–294.
  • Binns HJ, et al. (2007). Interpreting and managing blood lead levels of less than 10 mcg/dL in children and reducing childhood exposure to lead: Recommendations of the Centers for Disease Control and Prevention Advisory Committee on Childhood Lead Poisoning Prevention. Pediatrics, 120(5): e1285–e1298.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2002). Managing elevated blood lead levels among young children: Recommendations from the Advisory Committee on Childhood Lead Poisoning Prevention. Available online: http://www.cdc.gov/nceh/lead/CaseManagement/caseManage_main.htm.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2005). Preventinglead poisoning in young children. Available online:http://www.cdc.gov/nceh/lead/publications/prevleadpoisoning.pdf.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2012). Lead in drinking water and human blood lead levels in the United States. MMWR, 61(Supplement): 1–9. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/ind2012_su.html.
  • Grandjean P (2008). Lead section of Health significance of metalexposures. In RB Wallace, ed., Wallace/Maxcy-Rosenau-Last Public Health andPreventive Medicine, 15th ed., pp. 609–611. New York: McGraw-Hill.
  • Henretig FM (2009). Lead section of Toxins. In WB Carey et al., eds., Developmental-Behavioral Pediatrics, 4th ed., pp. 319–321. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • Long H, Nelson LS (2011). Metals and metalloids. In JE Tintinalli, ed., Tintinalli's Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide, 7th ed., pp. 1308–1315. New York: McGraw-Hill.
  • Markowitz M (2011). Lead poisoning. In RM Kliegman et al., eds., Nelson Textbook of Pediatrics, 19th ed., pp. 2448–2453. Philadelphia: Saunders.
  • Mcguigan MA (2012). Chronic poisoning: Trace metals and others. In L Goldman, A Shafer, eds., Goldman's Cecil Medicine, 24th ed., pp. 88–95. Philadelphia: Saunders.
  • Olsen KR (2012). Carbon monoxide section of Poisoning. In SJ McPhee, MA Papadakis, eds., 2012 Current Medical Diagnosis and Treatment, 51st ed., pp. 1518–1547. New York: McGraw-Hill Medical.
  • Shannon MW (2007). Lead. In MW Shannon et al., eds., Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose, 4th ed., pp. 1129–1146. Philadelphia: Saunders Elsevier.
  • U.S. Centers for Disease Control (2005). Blood lead levels—United States, 1999–2002. MMWR, 54(20): 513–516. Also available online: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/mm5420a5.htm.
  • Woolfenden YB, et al. (2008). Household interventions for prevention of domestic lead exposure in children. Cochrane Database of Systematic Reviews (2).

Intoxicación por plomoSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría
Revisor médico especializado R. Steven Tharratt, MD, MPVM, FACP, FCCP - Pulmonología, Medicina de Cuidados Críticos, Toxicología Médica

Revisado9 septiembre, 2014