Terrorismo y otras amenazas a la salud pública

Saltar a la barra de navegación

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Las amenazas a la salud pública son eventos o desastres que pueden afectarlos a usted y a su comunidad. Ejemplos de amenazas a la salud pública son:

  • Catástrofes naturales.
  • Brotes de enfermedades.
  • Accidentes en los que haya sustancias peligrosas presentes.
  • Atentados terroristas.

Las amenazas a la salud pública pueden afectar la calidad del aire, provocar escasez de agua potable y alimentos, e interrumpir la electricidad, el gas, el teléfono y otros servicios. Usted y los miembros de su familia podrían quedar separados.

Los desastres son difíciles de predecir y, por lo general, están fuera de su control. Pero usted puede tomar medidas para ayudar a mantener su seguridad y la de su familia.

Preparación para catástrofes

Los siguientes consejos son medidas que puede tomar como ayuda para estar preparado para un desastre:

  • Aprenda acerca de amenazas específicas a la salud pública y lo que puede hacer usted para reducir el peligro para su salud y seguridad. Este tema le ayuda a entender cómo pueden propagarse los peligros sanitarios en una comunidad y cómo puede limitar su exposición a los mismos.
  • Elabore un plan de emergencia y reúna los suministros que podría necesitar durante una emergencia. Este tema incluye consejos para preparar un plan de emergencia y un kit de suministros.
  • Adquiera habilidades básicas de primeros auxilios como RCP. Y sepa dónde puede encontrar información sobre primeros auxilios en caso de lesiones. Por ejemplo, puede guardar un manual de primeros auxilios en su kit de suministros de emergencia.
  • Consulte siempre a las autoridades locales y los expertos en salud para obtener información específica y actualizada para el lugar donde usted vive. Siga sus consejos, incluso si difieren de los de este tema.

Seguir estas medidas puede ayudarle a estar mejor preparado para cualquier tipo de amenaza a la salud pública.

Amenazas a la salud en su comunidad

Existen muchas cosas en nuestro medioambiente que pueden ser peligrosas. Las sustancias químicas, las emanaciones, los virus, las bacterias y la radiación de baja intensidad son solo algunos ejemplos. Cuando estas sustancias se liberan en grandes cantidades o están fuera de control, pueden convertirse en amenazas urgentes para la salud pública. Las pautas para prepararse y evitar un problema a menudo dependen de cómo se propaga la sustancia.

En general, una amenaza para la salud puede propagarse a toda una comunidad:

  • A través del aire.
  • A través del suministro de agua o de los alimentos.
  • De un ser humano a otro.
  • De los animales o los insectos a los seres humanos.

Llame a su departamento de salud local para obtener información sobre amenazas a la salud en el lugar donde usted vive.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Contaminación del aire

Las sustancias químicas son la fuente de contaminación del aire más probable. Un accidente en una planta o una fábrica o un accidente ferroviario podrían liberar en el aire grandes cantidades de una sustancia química peligrosa, por ejemplo. Un atentado terrorista podría implicar la liberación deliberada de una sustancia química o gas tóxicos.

En un ataque bioterrorista, podrían dispersarse en forma de aerosol bacterias o virus que causan enfermedades como carbunco (ántrax maligno), peste pulmonar, viruela o tularemia. Todo el que inhale la sustancia podría verse afectado.

Aunque el aire en sí mismo no se vuelve radiactivo, la liberación de radiación en el ambiente puede crear polvo y cenizas radiactivos (lluvia radiactiva) que pueden hacer que el aire no sea seguro. Una bomba radiactiva podría funcionar de esta manera, causando una explosión relativamente menor pero provocando su daño real liberando materiales radiactivos en el ambiente.

Qué puede hacer usted

Usted no puede hacer mucho por adelantado para protegerse de una sustancia peligrosa esparcida en el aire. Si no ha habido una explosión evidente ni un atentado terrorista del que se sepa, el aire podría contaminarse sin que nadie lo sepa hasta que las personas o los animales comiencen a tener síntomas.

Al igual que con otras emergencias potenciales, tiene sentido tener un kit para desastres que contenga agua, comida, artículos de primeros auxilios, herramientas y otros elementos básicos. La preocupación por amenazas terroristas ha impulsado a algunas personas a pensar en agregar los siguientes artículos a sus provisiones:

  • Cinta para embalar y láminas de plástico para el "refugio designado". El refugio designado, o "en el lugar", consiste en sellarse a sí mismo transitoriamente dentro de una habitación en el hogar u otro lugar de interiores y cerrar todas las fuentes de ventilación para que el aire exterior no ingrese.
  • Máscaras. Existen diferentes clases de máscaras, como mascarillas de quirófano y máscaras antigás. Una mascarilla de quirófano puede ayudar a proteger contra algunas infecciones (como la neumonía atípica asiática o SARS, por sus siglas en inglés). Pero no protegerá contra muchas otras sustancias. Una máscara antigás puede proteger contra muchos gases tóxicos y otras sustancias nocivas en el aire. Pero las máscaras antigás son caras y difíciles de usar. En general, las máscaras son útiles solo si sabe cómo y cuándo usarlas y si son de la medida correcta. No se recomiendan para el público en general. Usted no necesita comprar ni usar ninguna clase de máscara protectora a menos que las autoridades civiles o sanitarias en el área lo indiquen.
  • Comprimidos de yoduro de potasio. El yoduro de potasio, también conocido como KI, le ayuda a protegerse la glándula tiroidea de los efectos nocivos del yodo radiactivo, el cual podría ser liberado como resultado de una bomba radiactiva, una explosión en una planta de energía nuclear o cualquier otro episodio nuclear. El KI es absorbido por la glándula tiroidea e impide que el yodo radiactivo se acumule allí. El yoduro de potasio no protege contra ninguna otra sustancia radiactiva.

Las vacunas contra el carbunco y la viruela están disponibles para ciertos grupos de alto riesgo pero no se recomiendan para el público general en este momento. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration o FDA, por sus siglas en inglés) ha aprobado varias vacunas para los seres humanos, las cuales protegen contra la gripe aviar. Pero la vacuna no está disponible actualmente para el público. El gobierno de los Estados Unidos tiene las vacunas en reserva.nota 1 Para obtener más información, vea Bioterrorismo y vacunaciones.

Si se libera una sustancia peligrosa en el ambiente:

  • Salga de las inmediaciones si es posible. Si la dispersión ha ocurrido al aire libre, entre en algún lugar. Si ha ocurrido en interiores, salga. Abandone los lugares bajos y busque terreno alto, dado que la mayoría de las sustancias químicas liberadas en el ambiente son más pesadas que el aire y descenderán.
  • Sintonice una radio o un canal de televisión local para obtener información de las autoridades de salud pública y de emergencia. Es probable que los teléfonos de los organismos gubernamentales estén saturados con llamadas durante una emergencia de salud pública. De modo que no intente llamar para conseguir instrucciones. Es posible que también haya información accesible en Internet. Según la clase de sustancia que se haya liberado, las autoridades pueden aconsejarle que se refugie en el lugar designado o que simplemente no salga al exterior. No necesita abandonar su comunidad, a menos que las autoridades locales se lo indiquen.
  • Si está expuesto directamente a polvo y cenizas radiactivos, o a otra lluvia radiactiva, siga los pasos de descontaminación personal para quitarse la sustancia de la piel lo más rápida y completamente posible.
  • No tome comprimidos de yoduro de potasio (KI) a menos que las autoridades locales se lo indiquen. Estos comprimidos son eficaces contra el yodo radiactivo solamente. Y pueden ser perjudiciales si no se toman correctamente.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Contaminación de los alimentos y del agua

Las sustancias químicas, los metales pesados como el plomo y el mercurio, y los microorganismos como las bacterias y los virus, todos pueden ser amenazas para la seguridad de un suministro de agua. Estas sustancias también pueden contaminar los alimentos.

La contaminación accidental del agua como resultado de fugas o derrames químicos, catástrofes naturales y otras causas ha sido un problema mucho mayor que una contaminación deliberada. Similarmente, la contaminación accidental de alimentos con la toxina botulínica (agente causante del botulismo), E. coli, y otros organismos nocivos durante el almacenamiento o preparación de alimentos es mucho más probable que la contaminación intencional de los alimentos.

No obstante, la contaminación deliberada de alimentos y de agua ha sucedido. La utilización de agua y alimentos para exponer a personas a armas biológicas o químicas también es posible. Los terroristas podrían liberar microorganismos como las bacterias que causan la tularemia o el botulismo en el suministro de agua o alimentos. Podrían liberarse sustancias químicas peligrosas en forma líquida o sólida. Podrían liberarse materiales radiactivos en el agua.

Qué puede hacer usted

Excepto por un accidente conocido (como un derrame químico en el suministro de agua) o un ataque terrorista o criminal anunciado, probablemente usted no sabría que ha consumido agua o alimentos contaminados a menos que haya experimentado síntomas. Para reducir el riesgo de consumir agua o alimentos contaminados y estar mejor preparado para emergencias de salud pública que afecten al suministro de agua:

  • No coma un alimento ni beba agua ni ninguna otra bebida que tenga aspecto u olor sospechosos. En general, no es una buena idea comer o beber algo cuando usted no sabe quién lo ha preparado o provisto ni cuál es su origen.
  • Al hacer las compras, evite alimentos y bebidas que parezca que han sido alterados, por ejemplo, si el sello está roto o si piensa que el recipiente o el envase ha sido abierto.
  • Recuerde que la mayoría de los casos de intoxicación por alimentos, incluyendo el botulismo, ocurren por accidente. Siga las pautas para preparar y cocinar los alimentos en forma segura, manteniendo la cocina limpia, y lavándose las manos y lavando los utensilios. Si conserva y enlata alimentos en el hogar, aprenda y siga las técnicas adecuadas de enlatado y congelamiento para garantizar su seguridad. Deseche latas o frascos con tapas hinchadas o pérdidas.
  • Sepa de dónde proviene el agua de su hogar. ¿Proviene del suministro de agua de la ciudad? La mayoría de las redes públicas de suministro de agua son vigiladas y tratadas cuidadosamente para prevenir la contaminación. ¿Su agua proviene de un pozo privado? Las fuentes privadas de agua tienen poca probabilidad de ser contaminadas intencionalmente. Pero pueden contaminarse por accidente y tal vez no estén vigiladas tan atentamente como las redes de suministro de agua de la ciudad.
  • Considere almacenar provisiones de agua y alimentos para emergencias.
  • Aprenda a purificar agua. Y asegúrese de incluir los suministros para esto en su kit de emergencia. Saber cómo purificar agua es útil en cualquier situación donde tenga que depender de agua sin tratar.

Si hay una emergencia que afecte el suministro de agua:

  • Siga todas las instrucciones de las autoridades locales sobre purificación de agua (comúnmente llamadas "advertencias de hervir el agua") o use otras fuentes de agua hasta que las autoridades notifiquen a la comunidad de que otra vez es seguro beber del suministro regular de agua.
  • No racione estrictamente provisiones de agua potable de emergencia. Trate de no desperdiciar agua, pero beba lo que necesite. En promedio, una persona necesita aproximadamente 2 litros (2 L) de agua al día. Las necesidades individuales de agua varían según la edad, la salud, la dieta y el clima. Aprenda las señales de deshidratación en niños y adultos de modo que sepa a qué debe estar atento.
  • Use el agua más segura primero antes de recurrir a otras fuentes de agua.
  • Si sabe o sospecha que su piel ha estado en contacto directo con agua que ha sido contaminada por una sustancia química o lluvia radiactiva, siga los pasos de descontaminación personal para quitarse la sustancia del cuerpo lo más rápida y completamente posible.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Transmisión de enfermedades de humanos, animales e insectos

Algunas bacterias, virus y otros agentes biológicos pueden transmitirse de persona a persona o de los animales o los insectos a las personas. La facilidad del viaje internacional ha hecho que muchas de estas amenazas a la salud sean más difíciles de contener. Amenazas recientes de salud como la neumonía atípica asiática o síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), el virus del Nilo Occidental, y la viruela de los simios han hecho que las personas estén más conscientes de lo fácil que pueden propagarse las enfermedades, no solo dentro de una comunidad sino de una comunidad a la otra.

Con algunas excepciones como la viruela y la peste pulmonar, que son enfermedades contagiosas, la mayoría de los agentes biológicos que podrían ser usados como armas de bioterrorismo no se transmiten de persona a persona.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) tienen información actual y confiable sobre enfermedades contagiosas e inquietudes de salud en todo el mundo. Para obtener información actualizada sobre emergencias de salud específicas, visite sus sitios web:

  • www.cdc.gov
  • www.who.int/es/
  • www.pandemicflu.gov

Qué puede hacer usted

Para reducir las probabilidades de contagiarse o de transmitir una enfermedad contagiosa:

  • Lávese las manos con agua y jabón a menudo, especialmente si vive con alguien que está enfermo o entra en contacto con una persona enferma.
  • No comparta ropa de cama, toallas, utensilios ni otros artículos con alguien que está enfermo o, si usted está enfermo, con nadie más.
  • Evite la exposición a animales e insectos portadores de enfermedades si usted se halla en un área donde estos son un problema.
  • Siga las recomendaciones de las autoridades sanitarias locales si ha habido un brote de enfermedad en su comunidad o en una zona adonde va a viajar. Es particularmente importante seguir las instrucciones de los especialistas en salud si vive o trabaja con alguien que se enferma. Por ejemplo, tal vez le recomienden usar una mascarilla de quirófano si está en contacto cercano con alguien que tiene una enfermedad contagiosa grave, como SARS. Asegúrese de saber cómo colocarse y usar la mascarilla correctamente.
  • Si hay un brote de una enfermedad contagiosa en su área, no se vaya de la zona a menos que las autoridades lo indiquen. Si ya se ha contagiado, es posible que transmita la enfermedad. Abandonar la zona también puede causar un retraso en su diagnóstico o tratamiento.

También vea la sección Bioterrorismo y vacunaciones de este tema. Hay una vacuna para la viruela que está disponible para ciertos grupos de alto riesgo, pero no está recomendada para el público en general en este momento.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Bioterrorismo y vacunaciones

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) han creado planes de respuesta a amenazas bioterroristas. Ciertas enfermedades han sido identificadas como las que plantean las amenazas más graves. Estas enfermedades son:

Aunque los CDC están atendiendo todas estas amenazas potenciales, hay vacunas disponibles solo para el carbunco y la viruela. Actualmente estas vacunas no se recomiendan para el público en general. Pero los CDC han recomendado vacunaciones especiales para personas con alto riesgo de exposición al carbunco o a la viruela, como ciertos trabajadores sanitarios o personal militar. Para obtener más información, vea

  • Recomendaciones sobre la vacuna contra el carbunco (¿Qué es un documento PDF ?). La vacuna contra el carbunco puede administrarse por dos razones:
    • Para proteger a las personas que corren un riesgo alto de exponerse al carbunco. Este tipo de vacuna se da en una serie de inyecciones a lo largo de 18 meses. Luego se necesitan inyecciones de refuerzo todos los años para mantener la protección.
    • Para tratar a personas que ya han estado expuestas al carbunco. Para este fin, la vacuna se administra como una serie de inyecciones a lo largo de 4 semanas.
  • Recomendaciones sobre la vacuna contra la viruela (¿Qué es un documento PDF ?). La vacuna contra la viruela se administra con un dispositivo con puntas o una aguja sólida que da pinchazos en la parte superior del brazo.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Cómo organizarse

Un poco de organización puede ser muy útil para que se sienta listo para enfrentar lo inesperado. Tener un plan de emergencias y un kit con suministros de emergencia para su hogar puede ayudarles a usted y a su familia a estar mejor preparados para cualquier clase de desastre.

Cómo preparar un plan de emergencia

Armar un plan de emergencia es sencillo:

  • Elija a un amigo o familiar como persona de contacto para que los miembros de su familia llamen si se separan durante un desastre. Es mejor elegir a un contacto en otro estado. Asegúrese de que todas las personas que viven con usted tengan el número telefónico del contacto. El correo electrónico también puede ser una buena manera de estar en contacto.
  • Elija un lugar de encuentro fuera de su vecindario en caso de no poder regresar a su casa. Asegúrese de que todas las personas que viven con usted tengan la dirección y el número de teléfono. (También designe un lugar para encontrarse justo afuera de su casa —el jardín delantero de la casa de un vecino, por ejemplo— en caso de que haya un incendio en su casa).
  • Anote dónde y cómo se cierran las tomas de agua, gas y electricidad de la casa. Asegúrese de tener todas las herramientas especiales que requiere esto, como una llave con mango T para la toma de agua.
  • Considere lo que haría si tuviera que evacuar su casa y el área. Incluya a sus mascotas en sus planes. La mayoría de los refugios de emergencia y establecimientos de salud no aceptarán animales.
  • Tenga documentos importantes, como actas de nacimiento, actas matrimoniales, testamentos, formularios de seguros, números de teléfono que pudiera necesitar e información de tarjetas de crédito juntos y fácilmente accesibles en caso de que tenga que evacuar su casa rápidamente.

Es posible que tenga otras cosas que desee incluir, especialmente si tiene hijos en la escuela o si alguien en su casa tiene necesidades especiales. Revise su plan anualmente, y asegúrese de que los números telefónicos, direcciones de correo electrónico y otros datos estén actualizados.

Cómo preparar un kit de suministros de emergencia

Los artículos básicos de un kit de emergencia son los mismos no importa cuál sea la situación: comida y agua, suministros de primeros auxilios y medicamentos, mantas y ropa, artículos de necesidades especiales (como fórmula para bebés) y ciertas herramientas y artículos domésticos, incluyendo una radio a pilas, una linterna y pilas de repuesto. También puede usar una radio o una linterna de cuerda de modo que no necesite pilas.

Visite el sitio web de la Cruz Roja Americana (American Red Cross) en www.redcross.org para encontrar una lista para marcar lo que ya tiene mientras reúne los suministros para su kit. Guarde todo en un lugar, preferentemente un lugar fresco y oscuro. Considere armar una versión más pequeña de su kit de emergencia que pudiera llevar consigo si tuviera que evacuar su casa o su refugio designado.

Después de que haya reunido sus artículos de emergencia, recuerde revisarlos y reponerlos periódicamente:

  • El agua embotellada que ha permanecido sellada y sin abrir debe reemplazarse una vez al año. El agua en recipientes que llenó usted necesita cambiarse cada 6 meses.
  • Siga las pautas de la Cruz Roja (www.redcross.org) acerca de la frecuencia con la que debe reemplazar las provisiones de comida. Es posible que hasta los artículos no perecederos deban reemplazarse.
  • Recuerde que tanto los medicamentos con receta como los de venta libre tienen fechas de caducidad.

Información sobre preparación para desastres

Es difícil prepararse para un atentado terrorista porque nadie sabe cómo podría ser ni cuándo ni dónde pudiera ocurrir. Pero estar preparado para emergencias generales —incluyendo incendios, desastres naturales, cortes de energía, escasez de agua potable y situaciones similares— tiene sentido y les ayudará a tranquilizarse a usted y a su familia.

Las siguientes entidades ofrecen información detallada acerca de planificación para desastres y terrorismo:

  • La Cruz Roja Americana tiene pautas específicas de preparación para catástrofes, incluyendo instrucciones de cómo armar un kit de suministros de emergencia y cómo diseñar un plan para catástrofes. Usted puede acceder a esta información en www.redcross.org.
  • La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de los EE. UU. (U.S. Federal Emergency Management Agency o FEMA, por sus siglas en inglés) ofrece información detallada acerca de emergencias de seguridad nacional, incluyendo atentados químicos, biológicos y nucleares. Usted puede acceder a esta información en www.fema.gov.
  • Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) ofrecen respuestas a preguntas frecuentes acerca de agentes químicos y biológicos, como gases tóxicos y la viruela, y ataques nucleares, así como consejos de cómo protegerse. Usted puede acceder a esta información en www.cdc.gov.
  • El Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. (U.S. Department of Homeland Security) insta a los ciudadanos a estar preparados e informados. Hay muchos enlaces útiles en su sitio web en www.dhs.gov/disasters o www.ready.gov.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Cómo responder a una catástrofe

Cómo atender lesiones o heridas

En cualquier situación de desastre, pueden interrumpirse el transporte y las comunicaciones, y los servicios médicos pueden estar saturados. Tal vez tenga que evaluar o tratar lesiones de menor o mayor gravedad o brindar primeros auxilios, porque es posible que no haya acceso a atención médica inmediatamente. Tal vez se sienta más seguro cuando ocurra una emergencia si usted sabe qué hacer con antelación y tiene recursos a mano. Los siguientes temas tratan emergencias que pueden ocurrir en cualquier situación de catástrofe:

Entre los procedimientos de emergencia que tal vez quiera conocer se incluyen:

Lesiones relacionadas con exposición y condiciones sanitarias

Una catástrofe natural, un accidente industrial o un atentado terrorista pueden causar muchas situaciones que llevan a lesiones o enfermedades. En algunos casos podría ser necesario evacuar su hogar o tal vez este se haya dañado. Un desastre puede interrumpir el suministro de agua, de alimentos, los servicios de cloacas y recolección de residuos, y la calefacción y la electricidad. Es posible que esté expuesto a la intemperie o que se halle en un refugio insuficientemente adecuado por un período de tiempo prolongado. Los siguientes temas pueden ayudarle a evitar o sobrellevar lesiones o daños relacionados con la seguridad de los alimentos, condiciones sanitarias y exposición:

El tema Manejo de emergencias proporciona más información acerca de qué hacer con lesiones que pueden ocurrir durante una catástrofe o inmediatamente después de ella.

Reacciones emocionales

Es posible que se sienta abrumado después de un accidente, una catástrofe natural o un atentado terrorista. Algunas personas que presencian un evento traumático que pareció potencialmente mortal pueden experimentar una reacción conocida como trastorno por estrés agudo, el cual puede durar hasta un mes después del evento.

Los síntomas incluyen sentirse paralizado, revivir el evento a través de recuerdos o sueños perturbadores y evitar cualquier cosa que pueda hacer recordar el episodio. Los síntomas son tan intensos que alteran las actividades diarias como ir a trabajar e interactuar con otras personas.

Si los síntomas duran más de un mes o no aparecen hasta más de un mes después del evento, tal vez tenga trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés). Aun si no resultó herido ni estuvo en peligro, todavía puede tener trastorno por estrés agudo o PTSD si se sintió físicamente amenazado o presenció violencia. Para obtener más información, vea el tema Trastorno por estrés postraumático.

Las personas que han experimentado o presenciado un evento traumático a menudo necesitan ayuda de profesionales de la salud que están especialmente capacitados. Si los síntomas son lo suficientemente intensos como para alterarle la vida diaria o usted no mejora después de 2 semanas, hable con un médico.

Si perdió a un ser querido o amigo en una catástrofe o un accidente (o incluso una mascota, su casa o posesiones importantes), usted necesitará tiempo para sobrellevar sus sentimientos de dolor y de pérdida. Para obtener más información, vea el tema Dolor y duelo.

Los eventos traumáticos también pueden causar sentimientos de depresión que pueden necesitar tratamiento. Para obtener más información, vea el tema Depresión.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organización

Centers for Disease Control and Prevention: Emergency Preparedness and Response (U.S.)
www.emergency.cdc.gov

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Referencias

Citas bibliográficas

  1. U.S. Food and Drug Administration (2007). FDA approves first U.S. vaccine for humans against the avian influenza virus H5N1. FDA News. Available online: http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/2007/ucm108892.htm.

Otras obras consultadas

  • Tochner ZA, Glatstein E (2012). Radiation terrorism. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 1, pp. 1788–1796. New York: McGraw-Hill.
  • American Academy of Pediatrics (2006, reaffirmed 2011). Chemical-biological terrorism and its impact on children. Pediatrics, 118(3): 1267–1278.
  • American Red Cross (accessed January 2013). Terrorism. Available online: http://www.redcross.org/prepare/disaster/terrorism.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2012). Emergency Preparedness and Response. Available online: http://www.bt.cdc.gov.
  • Centers for Disease Control and Prevention (2012). Severe acute respiratory syndrome (SARS). Available online: http://www.cdc.gov/sars/index.html.
  • Cieslak TJ, et al. (2008). Disaster preparedness and response. In RB Wallace et al., eds., Wallace/Maxcy-Rosenau-Last Public Health and Preventive Medicine, 15th ed., pp. 1285–1294. New York: McGraw-Hill.
  • Federal Emergency Management Agency (2004). Food and Water in an Emergency. Available online: http://www.fema.gov/pdf/library/f&web.pdf.
  • Federal Emergency Management Agency (2012). Are You Ready? A In-Depth Guide to Citizen Preparedness. Available online: http://www.ready.gov/are-you-ready-guide.
  • Hurst CG, et al. (2012). Chemical terrorism. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 1, pp. 1779–1787. New York: McGraw-Hill.
  • Lane HC, Fauci AS (2012). Microbial bioterrorism. In DL Longo et al., eds., Harrison's Principles of Internal Medicine, 18th ed., vol. 1, pp. 1768–1778. New York: McGraw-Hill.
  • U.S. Department of Homeland Security (2010). Be informed. Available online: http://www.ready.gov/be-informed.

Terrorismo y otras amenazas a la salud públicaSaltar a la barra de navegación

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Christine Hahn, MD - Epidemiología

Revisado20 febrero, 2015