• English

Polimialgia reumática y arteritis de células gigantes

Generalidades del tema

¿Qué son la polimialgia reumática y la arteritis de células gigantes?

La polimialgia reumática y la arteritis de células gigantes son problemas inflamatorios.

En la polimialgia reumática, las articulaciones y las zonas alrededor de ellas se vuelven rígidas y podrían doler. En la mayoría de los casos, se produce en el cuello, en los hombros y en la cadera.

En la arteritis de células gigantes, la inflamación se produce en los vasos sanguíneos que transportan la sangre a través del cuello hasta la cabeza. Afecta sobre todo las arterias que transportan la sangre hacia los ojos, la sien y la mandíbula. La arteritis de células gigantes también se llama arteritis temporal.

La polimialgia reumática y la arteritis de células gigantes pueden ocurrir al mismo tiempo y afectar a los mismos grupos de personas. Los expertos creen que ambos problemas están conectados.

La polimialgia reumática es más común. Pero la arteritis de células gigantes es más peligrosa debido a que puede causar pérdida de la vista y podría provocar un ataque cerebral o miniataques cerebrales. Las personas que tienen arteritis de células gigantes necesitan tratamiento de inmediato.

¿Cuál es la causa de la polimialgia reumática y de la arteritis de células gigantes?

Los expertos no comprenden por completo la causa de estas afecciones. Podría ser que el sistema de defensa del cuerpo (sistema inmunitario) ataque los tejidos del propio cuerpo. Los genes podrían tener que ver con esto. Por ejemplo, las personas cuyos ancestros eran de Escandinavia o Europa del Norte tienen más probabilidades de tener estos problemas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la polimialgia reumática a menudo comienzan en forma repentina y empeoran sin tratamiento. El problema puede causar:

  • Dolor muscular y rigidez matinal en la zona del cuello, los hombros y la cadera.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Fiebre.
  • Pérdida de peso.

Los síntomas de arteritis de células gigantes pueden comenzar en forma repentina o lentamente. Este problema necesita tratamiento de inmediato, debido a que puede causar ceguera, un ataque cerebral o miniataques cerebrales. Los síntomas incluyen:

  • Dolor de cabeza, a menudo cerca de la sien o alrededor del ojo.
  • Problemas de la vista.
  • Sensibilidad de la sien o el cuero cabelludo.
  • Dolor en la lengua o en la mandíbula.

¿Cómo se diagnostican la polimialgia reumática y la arteritis de células gigantes?

Su médico le hará un examen físico y preguntas acerca de sus síntomas y antecedentes de salud. Podría sugerirle análisis de sangre para averiguar si usted tiene las afecciones. Su médico tendrá que descartar artritis, debido a que los síntomas son similares. Para ver si usted tiene arteritis de células gigantes, un cirujano podría tomar una muestra (biopsia) de un vaso sanguíneo en la sien y analizarla para detectar inflamación.

¿Cómo se tratan?

Su médico le dará medicamentos esteroides para tratar la inflamación. Las personas suelen sentirse mejor en un día o dos. La mayoría de las veces, los síntomas mejoran rápidamente y desaparecen entre 2 y 4 semanas después de comenzado el tratamiento. Después de esto, la mayoría de las personas deben continuar tomando medicamentos esteroides durante 1 o 2 años o, a veces, por más tiempo. Esto ayuda a controlar los síntomas y a prevenir que los problemas reaparezcan.

Los medicamentos esteroides pueden causar adelgazamiento de los huesos (osteoporosis). El calcio es importante para mantener los huesos fuertes. Por lo tanto, usted deberá asegurarse de consumir suficiente calcio, suficiente vitamina D y de realizar la cantidad suficiente de ejercicio con el propio peso corporal para fortalecer los huesos. Sus médico también podría darle un medicamento para prevenir el adelgazamiento de los huesos.

¿Quién tiene polimialgia reumática y arteritis de células gigantes?

La mayoría de las veces, estos problemas ocurren después de los 50 años. Y el riesgo aumenta a medida que usted envejece.

Preguntas frecuentes

Aprender acerca de la polimialgia reumática y la arteritis de células gigantes:

Recibir un diagnóstico:

Recibir tratamiento:

Síntomas

Polimialgia reumática

Los síntomas de la polimialgia reumática (PMR) a menudo comienzan en forma repentina y empeoran sin tratamiento. Los síntomas típicos de la polimialgia reumática incluyen dolor y rigidez matinal en:

  • El hombro.
  • El cuello.
  • La región pélvica y de la cadera.

Estos síntomas son causados por inflamación de las articulaciones, los tendones y la bursa de las regiones de la cadera y los hombros. El dolor afecta ambos lados del cuerpo. Por ejemplo, por lo general, le dolerán ambos hombros, no solo uno. Por lo general, se ven afectadas tanto la zona de los hombros como la zona de la cadera.

Otros síntomas de la polimialgia reumática podrían incluir:

  • Sensación de cansancio y falta de energía o fuerza (fatiga).
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Depresión.
  • Hinchazón de las rodillas, las muñecas o los tobillos.

Arteritis de células gigantes

Los síntomas de la arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés) pueden aparecer en forma gradual o repentina. Requieren tratamiento inmediato.

Los síntomas de la arteritis de células gigantes pueden incluir:

  • Dolor de cabeza, a menudo cerca de la sien o alrededor del ojo (dolor de cabeza temporal). Los dolores de cabeza son un síntoma para la mayoría de las personas que son examinadas para detectar arteritis de células gigantes. El dolor de cabeza podría comenzar como un dolor sordo y palpitante en un lado de la cabeza alrededor del ojo o cerca de la sien. A veces, el dolor podría sentirse como una sensación punzante o de ardor.
  • Problemas de la vista. Estos problemas podrían aparecer rápidamente y ser temporales, pero a veces no desaparecen. Los ejemplos incluyen:
    • Pérdida breve o parcial de la vista. Esta puede durar entre segundos y minutos.
    • Visión borrosa o doble.
    • Ceguera.
    • Sectores de vista deficiente rodeados por vista normal.
    • Disminución de la nitidez (agudeza) de la visión o el enfoque.
  • Sensibilidad en la parte lateral de la cabeza (sien) o el cuero cabelludo. El vaso sanguíneo en la sien también podría parecer hinchado y su pulso podría disminuir o desaparecer. Usted podría notar sensibilidad al usar anteojos o peinarse el cabello.
  • Dolor, debilidad o calambres (claudicación) en la lengua o la mandíbula, especialmente al masticar alimentos o hablar por largos períodos.

Otros síntomas poco comunes de arteritis de células gigantes podrían incluir tos, ronquera, dolor de pecho y debilidad o calambres en los brazos.

Algunas personas con arteritis de células gigantes no tienen los síntomas típicos de dolor de cabeza, dolor de mandíbula y problemas de la visión. Alrededor de la mitad de las personas con arteritis de células gigantes también tendrán síntomas de polimialgia reumática.1

La arteritis de células gigantes no tratada puede causar estrechamiento (constricción) de algunas de las arterias en el cráneo o la cabeza, lo que reduce el flujo de sangre. Como resultado, una persona con arteritis de células gigantes no tratada tiene mayor riesgo de tener ceguera, ataque cerebral o miniataques cerebrales (accidente isquémico transitorio o AIT).

Exámenes y pruebas

Para diagnosticar la polimialgia reumática (PMR) y la arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés), su médico le hará un examen físico. Le preguntará acerca de sus antecedentes de salud y sus síntomas. Debido a que ambas afecciones a menudo ocurren juntas, es importante que su médico determine cuál es la que causa sus síntomas. La arteritis de células gigantes puede ser grave y necesita tratamiento inmediato con dosis más altas de medicamento que la polimialgia reumática.

La edad es un factor importante al momento de hacer el diagnóstico, debido a que estas afecciones rara vez ocurren en personas de menos de 50 años. Una amplitud de movimiento limitada en los brazos podría ser una señal de polimialgia reumática. Y arterias en la sien o la frente que están hinchadas, se sienten como bultos o están sensibles podrían ser una señal de arteritis de células gigantes.

Las pruebas que pueden ayudar a diagnosticar la polimialgia reumática y la arteritis de células gigantes incluyen:

  • Velocidad de eritrosedimentación (ESR). Esta prueba mide a qué velocidad se sedimentan los glóbulos rojos (eritrocitos) en un tubo de ensayo en 1 hora. Una ESR alta podría ser una señal de polimialgia reumática o arteritis de células gigantes.
  • Hemograma completo (CBC). Las personas con polimialgia reumática o arteritis de células gigantes a menudo tienen anemia leve. Un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés) puede mostrarlo.
  • Proteína C reactiva. Esta prueba mide la cantidad de proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés) producida cuando hay inflamación en alguna parte del cuerpo. Tanto la arteritis de células gigantes como la polimialgia reumática pueden causar niveles altos de CRP.
  • Biopsia de arteria temporal. Si su médico sospecha de la arteritis de células gigantes, esta prueba puede confirmar la afección. En esta biopsia, un cirujano tomará una muestra de un vaso sanguíneo en la sien y la evaluará para detectar inflamación.
  • Ecografía. En algunos casos, una ecografía de las arterias en la parte lateral de la cara cerca de la sien (arterias temporales) podría ayudar a diagnosticar la arteritis de células gigantes. Aún se está estudiando esta manera de usar la ecografía en los Estados Unidos.

Su médico podría confirmar el diagnóstico de polimialgia reumática probando usar un medicamento corticosteroide. Si usted tiene polimialgia reumática, es muy probable que tenga un gran alivio de los síntomas en el término de 2 a 4 días de comenzado el tratamiento.

Las pruebas que podrían realizarse para asegurarse de que no sea otra afección la que causa sus síntomas incluyen:

Generalidades del tratamiento

El medicamento corticosteroide es el tratamiento más común tanto para la polimialgia reumática (PMR) como para la arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés). Las personas con una o ambas afecciones suelen tener un alivio rápido de sus síntomas poco después de comenzar el tratamiento con corticosteroides.

Tratamiento inicial

El medicamento corticosteroide trata tanto la polimialgia reumática (PMR) como la arteritis de células gigantes (GCA). En general, usted usará corticosteroides a una dosis determinada hasta que sus síntomas desaparezcan y los resultados de sus pruebas de laboratorio sean normales. Cuando esto ocurra, su médico comenzar a reducir su medicamento en forma gradual.

Para la polimialgia reumática
  • Usted tomará dosis más bajas de corticosteroides que para la arteritis de células gigantes.
  • Es probable que usted tenga un gran alivio del dolor en pocos días. Los síntomas suelen desaparecer y los resultados de sus pruebas de laboratorio son normales en 2 o 3 semanas. Si sus síntomas no comienzan a desaparecer dentro de 2 a 4 días, su médico podría darle una dosis más alta y hacer más pruebas para asegurarse de que su afección sea polimialgia reumática.
  • Después de que sus síntomas desaparezcan y de que los resultados de sus pruebas de laboratorio sean normales, su médico reducirá su dosis en forma gradual, aproximadamente cada algunas semanas a meses.
  • Es probable que usted deba tomar corticosteroides durante alrededor de 2 años o más para prevenir que los síntomas regresen (recaída). Algunas personas solo necesitan tomar el medicamento por menos de un año.
Para la arteritis de células gigantes
  • Usted tomará dosis más altas de corticosteroides de lo que acostumbraba para la polimialgia reumática.
  • Debido a que la arteritis de células gigantes puede causar complicaciones graves, como ataque cerebral o ceguera, su médico podría comenzar el tratamiento de inmediato, incluso si no se ha confirmado el diagnóstico mediante pruebas.
  • Es probable que usted tenga un gran alivio del dolor en pocos días. Los síntomas suelen desaparecer y los resultados de sus pruebas de laboratorio son normales dentro de 2 a 4 semanas. Si sus síntomas no comienzan a desaparecer, su médico podría darle una dosis más alta.
  • Después de que sus síntomas desaparezcan y de que los resultados de sus pruebas de laboratorio sean normales, su médico reducirá en forma gradual su dosis, aproximadamente a intervalos de 2 a 4 semanas al comienzo durante los primeros meses y después, con menos frecuencia.
  • Es probable que usted tenga que tomar corticosteroides durante 1 o 2 años para prevenir una recaída, aunque muchas personas con esta afección los necesitan por más de 2 años.

El tiempo durante el que debe tomar corticosteroides dependerá de la gravedad de su afección, si parece haberse curado o no (remisión) y de la frecuencia con la que usted tenga recaídas. Algunas personas no pueden dejar de tomar corticosteroides por completo. Si esto sucede, su médico podría sugerir otro medicamento como metotrexato para ayudar a controlar sus síntomas y evitar que la afección reaparezca.

Tratamiento continuo

Después de que sus síntomas hayan desaparecido y de que los resultados de sus pruebas de laboratorio sean normales, el tratamiento continuo para la polimialgia reumática (PMR) y la arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés) por lo general incluye el uso de medicamentos corticosteroides.

Su médico reducirá la cantidad de medicamento que usted toma en forma gradual. La rapidez con la que el médico hace esto varía según la persona.

  • En la polimialgia reumática, la mayoría de las personas deben tomar corticosteroides durante alrededor de 2 años.
  • En la arteritis de células gigantes, la mayoría de las personas deben tomar corticosteroides durante 1 o 2 años. Pero muchas personas con esta afección deben tomarlos durante más de 2 años.

Si sus síntomas no mejoran con medicamentos corticosteroides, es posible que su médico deba realizarle pruebas para detectar otras afecciones que son similares a la polimialgia reumática o la arteritis de células gigantes.

Su médico llevará un registro de su afección mientras usted toma medicamentos corticosteroides y por un término de 6 a 12 meses después de dejar de tomar el medicamento. Esto podría incluir citas o llamadas telefónicas regulares para hablar sobre sus síntomas. Y usted podría necesitar pruebas para medir la velocidad de eritrosedimentación (ESR, por sus siglas en inglés) o el valor de la proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés).

Si necesita tratamiento con corticosteroides a largo plazo para alguna afección, usted se encuentra en riesgo de adelgazamiento de los huesos (osteoporosis). Esto se debe a que los corticosteroides reducen la capacidad del cuerpo de absorber calcio, que es importante para tener huesos fuertes. Es posible que su médico le recomiende una prueba de densidad ósea (DXA) para ver si usted necesita medicamentos (bisfosfonatos) para prevenir la osteoporosis. O simplemente podría hacerle iniciar el tratamiento con bisfosfonatos sin la prueba. Para obtener más información, vea el tema Osteoporosis.

Tratamiento si las afecciones empeoran

Tanto en la polimialgia reumática (PMR) como en la arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés), sus síntomas podrían regresar (recaída) después de un período de mejora. A menudo esto sucede en los primeros 2 años de tratamiento o durante los primeros 12 meses después de dejar de tomar medicamentos corticosteroides. Por lo general, ocurre una recaída si la dosis de corticosteroides se reduce o se retira demasiado rápido. Pero, a veces, las personas tienen una recaída durante los primeros 2 años, que no está relacionada con la forma en que se usan los corticosteroides. Si usted tiene una recaída de los síntomas, su médico aumentará la dosificación de corticosteroides durante un tiempo, y luego la reducirá en forma gradual después de que sus síntomas hayan desaparecido.

En raras ocasiones, la arteritis de células gigantes puede afectar la parte principal de la aorta en el pecho, en lugar de una de sus ramificaciones más pequeñas, lo que causa un aneurisma aórtico. Si esto sucediera, usted sentiría dolor intenso en el pecho que podría extenderse a la espalda, y podría desmayarse o tener síntomas de ataque cerebral. Si usted tiene arteritis de células gigantes y tiene estos síntomas, comuníquese con su médico o llame al 911 de inmediato. Aunque es poco frecuente, un evento así podría poner la vida en peligro. Es posible que su médico le recomiende que se realice una radiografía de pecho (tórax) anual para detectar un aneurisma aórtico.

La arteritis de células gigantes puede provocar pérdida completa o parcial de la vista en un ojo o en ambos. Si usted tiene un comienzo repentino de visión doble, borrosa, disminución de la visión o pérdida temporal de la vista, su médico podría aumentar sus dosis de corticosteroides. Y durante algunos días podría administrarle la dosis directamente en el vaso sanguíneo (en forma intravenosa) para intentar prevenir que siga perdiendo la vista o que la pierda en forma permanente.

Para pensar

Si usted tiene polimialgia reumática y no tiene arteritis de células gigantes, su médico podría sugerir que use medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) cuando usted reduzca la dosis de su medicamento corticosteroide. Hable siempre con su médico o con su enfermera antes de usar estos medicamentos. Use los medicamentos con prudencia. Lea y siga todas las instrucciones de la etiqueta.

Algunos médicos recomiendan tomar aspirina si usted tiene arteritis de células gigantes. Esto es debido a que algunos estudios muestran que hacerlo podría reducir el riesgo de tener pérdida de la vista, ataque cerebral o accidentes isquémicos transitorios (se interrumpe el flujo de sangre al cerebro).2

Los corticosteroides pueden causar efectos secundarios graves, incluyendo presión arterial alta (hipertensión) y adelgazamiento de los huesos (osteoporosis). Si usted toma corticosteroides a largo plazo para tratar la polimialgia reumática o la arteritis de células gigantes:

  • Necesitará consumir suficiente calcio y vitamina D.
  • También podría necesitar un bisfosfonato, como alendronato o risedronato, para prevenir la pérdida de masa ósea.
  • Usted puede ayudar a reducir el riesgo de tener osteoporosis levantando pesas y realizando ejercicios con el propio peso corporal, como caminar. Para obtener más información, vea el tema Osteoporosis.
  • Su médico podría sugerir que tome un inhibidor de la bomba de protones como Prilosec o un medicamento que se llama bloqueador H2 (reductor de ácido) para proteger el tracto digestivo (gastrointestinal o GI), incluidos el esófago y el estómago. Tomar muchos medicamentos durante un largo período puede irritar estas zonas e incluso provocar úlceras. Los inhibidores de la bomba de protones y los bloqueadores H2 reducen la cantidad de ácido que produce el estómago. Esto reduce la irritación del estómago y puede ayudar a reducir la irritación del esófago.

Podría usarse metotrexato u otros medicamentos que inhiben el sistema inmunitario para la polimialgia reumática o la arteritis de células gigantes, solos o con corticosteroides para reducir la dosis de los corticosteroides y limitar sus efectos secundarios. Los resultados de las investigaciones son variados respecto de la eficacia de este tratamiento.3

La arteritis de células gigantes a veces afecta las arterias grandes del brazo. En raras ocasiones, esto interfiere en el flujo de sangre. Esto puede causar dolor y calambres al usar el brazo. En un estudio pequeño, una angioplastia con globo abrió las arterias del brazo para reducir los síntomas de arteritis de células gigantes.4

Tratamiento en el hogar

Para sentirse lo mejor posible durante el tratamiento para la polimialgia reumática (PMR) o la arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés):

  • Tome sus medicamentos tal como se los haya recetado su médico.
  • Colabore estrechamente con su médico y enfermera. Asegúrese de informar acerca de cualquier efecto secundario del medicamento o los síntomas de arteritis de células gigantes, como dolor de cabeza, dolor de mandíbula y problemas de la vista.
  • Siga una dieta equilibrada.
  • Deje de fumar y evite estar en contacto con el humo de tabaco.
  • Reduzca la cantidad de alcohol que bebe. Es una buena idea tomar no más de una cerveza o una copa de vino al día.
  • Asegúrese de consumir suficiente calcio y vitamina D para ayudar a prevenir el adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) si toma corticosteroides.
  • Realice ejercicios con el propio peso corporal leves y regulares. Esto ayudará a mantener los huesos fuertes y a reforzar su capacidad física y emocional para manejar su enfermedad.

Si alguno de sus síntomas empeora o reaparece, comuníquese con su médico o con su enfermera.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

National Institute of Neurological Disorders and Stroke
NIH Neurological Institute
P.O. Box 5801
Bethesda, MD  20824
Teléfono: 1-800-352-9424
Teléfono: (301) 496-5751
TDD: (301) 468-5981
Dirección del sitio web: www.ninds.nih.gov
 

The National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS), a part of the National Institutes of Health, is the leading U.S. federal government agency supporting research on brain and nervous system disorders. It provides the public with educational materials and information about these disorders.


American College of Rheumatology
2200 Lake Boulevard NE
Atlanta, GA  30319
Teléfono: (404) 633-3777
Fax: (404) 633-1870
Dirección del sitio web: www.rheumatology.org
 

The American College of Rheumatology (ACR) and the Association of Rheumatology Health Professionals (ARHP, a division of ACR) are professional organizations of rheumatologists and associated health professionals who are dedicated to healing, preventing disability from, and curing the many types of arthritis and related disabling and sometimes fatal disorders of the joints, muscles, and bones. Members of the ACR are physicians; members of the ARHP include research scientists, nurses, physical and occupational therapists, psychologists, and social workers. Both the ACR and the ARHP provide professional education for their members.

The ACR website offers patient information fact sheets about rheumatic diseases, about medicines used to treat rheumatic diseases, and about care professionals.


National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS), National Institutes of Health
1 AMS Circle
Bethesda, MD  20892-3675
Teléfono: 1-877-22-NIAMS (1-877-226-4267) gratuito
(301) 495-4484
Fax: (301) 718-6366
TDD: (301) 565-2966
Correo electrónico: niamsinfo@mail.nih.gov
Dirección del sitio web: www.niams.nih.gov
 

El National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel o NIAMS, por sus siglas en inglés) es un instituto gubernamental que brinda servicios al público y a los profesionales de la salud proporcionando información, ubicando otras fuentes de información y participando en una base de datos federal nacional de información de salud. El NIAMS respalda la investigación de las causas, el tratamiento y la prevención de la artritis y de las enfermedades musculoesqueléticas y de la piel, y respalda la capacitación de científicos para llevar a cabo dicha investigación.

El sitio web del NIAMS proporciona remisiones de información de la salud al centro coordinador del NIAMS, que tiene paquetes de información acerca de las enfermedades.


Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hellmann DB, Imboden JB Jr (2012). Musculoskeletal and immunologic disorders. In SJ McPhee, MA Papadakis, eds., 2012 Current Medical Diagnosis and Treatment, 51st ed., pp. 787–846. New York: McGraw-Hill.
  2. Spiera RF, Paget SA (2012). Polymyalgia rheumatica and temporal arteritis. In L Goldman, A Shafer, eds. Goldman's Cecil Medicine, 24th ed., pp. 1728–1731. Philadelphia: Saunders.
  3. Hellmann DB (2013). Giant cell arteritis, polymyalgia rheumatica, and Takayasu's arteritis. In GS Firestein et al., eds., Kelley's Textbook of Rheumatology, 9th ed., vol. 2, pp. 1461–1480. Philadelphia: Saunders.
  4. Both M, et al. (2006). Balloon angioplasty of arteries of the upper extremities in patients with extracranial giant-cell arteritis. Annals of the Rheumatic Diseases, 65(9): 1124–1130.

Créditos

Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Family Medicine
Revisor médico especializado Anne C. Poinier, MD - Internal Medicine
Última revisión 10 abril, 2013

Esta información no reemplaza la consulta médica. Healthwise, Incorporated niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta las Condiciones de Uso. Cómo se desarrolló esta información para ayudarle a tomar mejores decisiones de salud.

© 1995-2013 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.


The Health Encyclopedia contains general health information. Not all treatments or services described are covered benefits for Kaiser Permanente members or offered as services by Kaiser Permanente. For a list of covered benefits, please refer to your Evidence of Coverage or Summary Plan Description. For recommended treatments, please consult with your health care provider.