Cirugía para quistes ováricos

Generalidades de la cirugía

Cuando un crecimiento o un quiste de ovario deben observarse de cerca, un cirujano puede hacerlo por medio de una pequeña incisión utilizando laparoscopia o por medio de una incisión abdominal más grande (laparotomía). Puede utilizarse cualquiera de estos dos tipos de cirugía para diagnosticar problemas como quistes ováricos, adherencias, fibromas e infecciones pélvicas. Pero si existe cualquier inquietud de que tenga cáncer, es posible que le hagan una laparotomía. Es la mejor manera de observar los órganos abdominales y los órganos pélvicos femeninos. Luego, si el médico detecta cáncer de ovario, puede extraerlo de manera segura.

Durante la cirugía, se puede extraer un quiste (quistectomía) no canceroso que esté causando síntomas, dejando el ovario intacto. En algunos casos, se extirpa el ovario entero o ambos ovarios, en particular si se detecta cáncer.

Qué esperar después de la cirugía

Se suele utilizar anestesia general durante la cirugía.

Después de una laparoscopia, usted puede retomar sus actividades habituales en un día. Sin embargo, debería evitar las actividades vigorosas o el ejercicio intenso durante alrededor de una semana.

Después de una laparotomía, es posible que permanezca en el hospital entre 2 y 4 días y que vuelva a sus actividades habituales al cabo de 4 a 6 semanas.

Por qué se hace

La cirugía se utiliza para confirmar el diagnóstico de quiste ovárico, extraer un quiste que está causando síntomas y descartar cáncer de ovario.

La cirugía para un quiste o un crecimiento en el ovario puede recomendarse en las siguientes situaciones:

  • Hay crecimientos ováricos (masas) presentes en ambos ovarios.
  • Un quiste ovárico tiene un tamaño de más de 3 pulgadas (7.6 cm).
  • El tamaño de un quiste ovárico que está siendo observado no disminuye o el quiste no desaparece al cabo de 2 o 3 meses.
  • Una ecografía sugiere que un quiste no es un simple quiste funcional.
  • Usted tiene un crecimiento ovárico y:
    • Nunca ha tenido períodos menstruales (por ejemplo, una niña).
    • Ha pasado por la menopausia (mujer posmenopáusica).
    • Utiliza píldoras anticonceptivas (a menos que tome píldoras solo de progestina de dosis baja o se haya olvidado de tomar una píldora, lo que aumentaría la probabilidad de un quiste funcional relacionado con la ovulación).
  • A su médico le preocupa la presencia de cáncer de ovario. En este caso, también se recomienda que consulte a un ginecólogo oncólogo.

Eficacia

Un quiste ovárico se puede extraer de un ovario (quistectomía), lo cual preserva el ovario y su fertilidad. Pero es posible que se forme un nuevo quiste en el mismo ovario o en el otro después de una quistectomía. La formación de nuevos quistes solo se puede prevenir por completo extirpando ambos ovarios (ovariectomía).

Riesgos

Los riesgos de la cirugía de ovario incluyen los siguientes:

  • Los quistes ováricos podrían regresar después de una quistectomía.
  • Es posible que no se pueda controlar el dolor.
  • Se puede formar tejido cicatricial (adherencias) en el sitio quirúrgico, en los ovarios o en las trompas de Falopio, o en la pelvis.
  • Podría producirse una infección.
  • El intestino o la vejiga pueden dañarse durante la operación.

Para pensar

La cirugía podría recomendarse si usted tiene un quiste muy grande, quistes en ambos ovarios u otras características que sugieran que tiene cáncer de ovario. El cáncer de ovario puede ocurrir en mujeres de todas las edades, pero su incidencia aumenta después de la menopausia.

Complete el formulario de información sobre la cirugía (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a prepararse para esta cirugía.

Créditos

PorEl personal de Healthwise
Revisor médico primario Sarah Marshall, MD - Medicina familiar
Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado12 marzo, 2014