Criar dejándose llevar
 

Padre y bebé felices sentados sobre una cama

No hay una sola manera de convertirse en padre o madre. Puede que haya estado presente desde el primer llanto de su bebé o que haya recibido en su vida a un niño mayor. Independientemente de la manera y el momento en que se convierta en padre o madre, hay algo seguro: su vida dejará de ser la misma y los cambios se volverán una constante.

La crianza trae consigo un sinfín de transformaciones. Es posible que algunas de ellas sean esperadas, como sentirse completamente feliz por tener una nueva perspectiva de la vida. Otros cambios pueden sorprenderle. Puede sentirse incómodo si se une a una familia ya establecida. Tal vez se cuestione su propia identidad a medida que ayuda a su bebé o a su hijo a construir la suya.

Incluso los padres experimentados saben que el cambio es siempre parte de la crianza. Verá a su niño atravesar innumerables cambios: pasará de usar pañales a conducir y del biberón a la pubertad. Si bien estará muy atento al impacto que estos cambios constantes tendrán en su hijo, hay otra persona importante en la que debe enfocarse: usted.

Acostumbrarse a ser padres

El rol de padre o madre nos da la posibilidad de experimentar una gran cantidad de vivencias maravillosas. Pero es probable que no sea una tarea fácil y, definitivamente, nos llevará tiempo acostumbrarnos. Está bien, es parte del trabajo. Sin embargo, hay medidas que puede tomar para mantenerse activo y preparado para las demandas cambiantes que presenta la crianza: podemos comenzar con las habilidades de superación, la autocompasión y el desarrollo de la fortaleza emocional.

Encuentre su sistema de apoyo. Los padres primerizos pueden sentirse sobrepasados de emociones. Suceden muchos cambios muy rápidamente, y es fácil sentirse angustiado. Contar con alguien que le sirva de apoyo, con quien hablar o compartir momentos, puede ayudarle a sentirse menos sobrepasado, a conocer otros puntos de vista y a reducir el estrés.

Destine tiempo para usted. El cuidado personal es vital para su salud y bienestar. No tiene por qué tratarse de un día de spa o una tarde completa de golf. Puede implicar destinarse 30 minutos (o incluso menos al principio) mientras el bebé duerme para hacer algunos ejercicios de meditación simples, o bien para sentarse en silencio y realizar algunas respiraciones profundas. Simplemente destinarse unos momentos para usted con el solo objetivo de respirar puede ayudarle a reducir el estrés y a obtener la energía que necesita para atravesar el resto del día.

Mímese.  La crianza es un trabajo muy gratificante, pero no es fácil. A veces puede sentirse perfecto y otras, todo lo contrario. Cuando las cosas no son perfectas o no suceden como las planificó, no sea duro con usted. La autocompasión (tratarse a uno mismo con amabilidad) puede ayudarle a superar los momentos complicados con resiliencia y optimismo.

Imagine que quería que la primera fiesta de cumpleaños de su bebé fuera perfecta, pero nada salió como lo había planificado. El bebé estaba molesto, se le cayó el pastel y lloró o perdió la paciencia en frente de su familia y amigos. En vez de pensar que arruinó el día, practique la autocompasión. Recuérdese que todo está bien. Nadie es perfecto y nadie espera que usted lo sea. Un bebé puede estar molesto y se le puede caer un pastel. No es un reflejo de lo que es como padre o madre. De todos modos, el pastel no era el centro de la celebración; se trataba de festejar el primer año del nuevo integrante de la familia, un logro que la caída de la torta no puede empañar.

Cuando se libera de los sentimientos de culpa, incompetencia o vergüenza, deja espacio para sentirse mejor y centrarse en los aspectos buenos. Es importante que se permita cometer errores y no estar a la altura de las circunstancias, pero sin castigarse. En vez de centrarse en los errores, piense “¿Qué aprendí de eso?”... y continúe con su vida. Con la práctica, es posible que descubra que puede adaptarse a los cambios con mayor facilidad y mantenerse más optimista cuando enfrente los desafíos del futuro.

Domine el caos. Parece que el caos es un condimento infaltable en la vida familiar. De repente, su rutina incluye atender las necesidades de alguien más, y esas necesidades pueden ser demandantes. No solo le proporciona un hogar a su hijo, sino que también le destina espacio en sus pensamientos y sus emociones.

Es posible que no pueda cambiar las demandas de su tiempo o espacio personal, pero puede crear un espacio en su mente que sea solo para usted. La atención plena es una práctica que involucra la mente y el cuerpo, y que le permite estar completamente presente y consciente en el momento. Tiene como objetivo que preste atención a sus pensamientos, sentimientos, cuerpo y entorno. Aceptará los sentimientos y las sensaciones a medida que aparezcan sin juzgarlos. Se centrará en el presente sin preocuparse por su pasado o futuro. La atención plena es una práctica valiosa que puede ayudarle con su fortaleza emocional.

Además, puede ayudarle a manejar el estrés de la crianza de maneras excepcionales.

  • Reconozca sus emociones.  Puede aprender a aceptar sus emociones sin necesariamente reaccionar ante ellas. Por ejemplo, es posible que su bebé esté haciendo todo lo necesario para que usted se enoje. Aunque quiera gritar “¡No significa no!”, la atención plena puede ayudarle a tener algo de control. Si puede reconocer y nombrar lo que siente, tendrá algo de control sobre esa emoción. Esto le permitirá no reaccionar a la frustración que se acumula en su interior: podrá verla, nombrarla y dejarla de lado. Esta capacidad no solo le permitirá mantener la calma en situaciones desafiantes, sino que también le ayudará a modelar el autocontrol positivo de sus emociones.
  • Aprenda a escuchar. La escucha es otro elemento importante de la atención plena. Especialmente como madre o padre primerizo, escuchar es de vital importancia para establecer una comunicación abierta y auténtica con su bebé o niño. Por medio de la escucha con atención plena, puede callar los diálogos internos, desconectar las distracciones externas, como el televisor o el teléfono inteligente, y centrar la atención en su niño en el momento presente.

    Si percibe que aun así siente frustración u otra emoción relacionada con un momento previo del día, reconózcala, nómbrela y vuelva a centrarse en el presente. Si descubre que se preocupa por lo que cenará o porque debe comprar más alimento para su mascota, reconozca ese sentimiento, nómbrelo y vuelva a centrarse en el presente. Cuando comienza a escuchar con atención plena, realmente puede crear lazos profundos y fuertes al aumentar la empatía con su niño y volverse más consciente de sus necesidades.

  • Practique la gratitud. Convertirse en padre o madre le expone a emociones posiblemente desconocidas. Es fácil sentir gratitud por los momentos felices y alegres. Pero ¿qué sucede con los momentos de aburrimiento y desgano que experimenta? Levantarse a las 3 a. m. para alimentar al niño. Jugar a lanzar un juguete una y otra vez con su hijo, y una vez más, y otra. Sentirse exhausto y agotado emocionalmente. ¿Cómo siente gratitud cuando estos momentos no son precisamente alegres? La atención plena puede ayudarle a cambiar su actitud de maneras pequeñas pero significativas.

    Cuando siente calma y se centra en el presente, puede encontrar maneras de estar agradecido. Por ejemplo, cuando se levanta a las 3 a. m. para alimentar al niño, puede darse cuenta de que es un momento ideal para centrarse en su bebé sin distracciones (y quizás sea el único momento que tenga en todo el día para hacerlo). ¿Qué sucede cuando su hijo requiere toda su atención? Puede ser un espacio para apreciar la alegría y el aprendizaje que su hijo experimenta a través de la repetición. ¿Se siente exhausto? Es normal. Pero si puede encontrar maneras de sentir gratitud, puede pensar “Sé que es difícil levantarse a las 3 a. m., pero disfruto de ese momento especial con mi bebé”. Esa actitud puede darle la fortaleza para sobrellevar el resto del día y todos los días venideros.

 

 

Revisado por los Embajadores Clínicos de Kaiser Permanente. Entre ellos, Mark Dreskin, MD; Sharon Smith, LPC; o David Kane, LCSW. Septiembre de 2018. 


mad pow logo

Esta información no remplaza las indicaciones de un médico. 

No todos los tratamientos o servicios mencionados son beneficios cubiertos para los miembros de Kaiser Permanente ni servicios que ofrece Kaiser Permanente. Para obtener una lista de los beneficios cubiertos, consulte su Evidencia de Cobertura (Evidence of Coverage), el Resumen de Descripción del Plan (Summary Plan Description) o cualquier otro documento relacionado con la cobertura. Para conocer los tratamientos recomendados, comuníquese con su proveedor de atención médica.