Información sobre el coronavirus y el COVID-19

A medida que la situación en torno al COVID-19 evoluciona, actualizaremos esta página para mantenerlo informado y respaldado durante este tiempo. Gracias por todo lo que está haciendo para evitar la propagación del coronavirus. Estamos juntos en esto.


En esta página:


 


Recursos importantes


Aspectos básicos del COVID-19

El COVID-19 causa una enfermedad moderada en muchas personas, pero algunas pueden estar en mayor riesgo de experimentar síntomas graves por el COVID-19. Un estudio reciente reveló que el 88 % de los pacientes hospitalizados por COVID-19 tenían más de una condición crónica,* así como otros factores que también aumentan el riesgo. Usted puede tener un riesgo alto si:

Si está embarazada, puede ser más seguro considerar que usted se encuentra en mayor riesgo, ya que la información sobre cómo afecta el COVID-19 a la mujer embarazada es limitada. Para obtener más información sobre cómo el virus podría afectarla o afectar su atención, visite kp.org/maternity-covid.

Si tiene una condición médica crónica, a continuación se encuentran algunas maneras de ayudarle a mantenerse seguro.

  • Permanezca en casa tanto como sea posible.
  • Tenga provisiones a la mano, como alimentos, artículos domésticos, suministros médicos y medicamentos de venta sin receta y recetados.
  • Limpie y desinfecte de manera habitual las superficies de alto contacto, como las perillas de las puertas, los interruptores de luz y los teléfonos.
  • Limite las visitas.
  • Al salir de casa, conserve una distancia de 6 pies entre usted y las demás personas.
  • Use un cubrebocas de tela al estar cerca de otras personas.
  • Use guantes o lleve pañuelos o toallas de papel con usted para proteger sus manos cuando necesite tocar objetos como manijas de puertas, carritos de compras y pasamanos.
  • No toque su rostro y lave sus manos con frecuencia.
  • Tenga un plan listo en caso de enfermarse.

Si desarrolla síntomas de COVID-19, como fiebre, tos o dificultad para respirar, llame a su médico.

*Safiya Richardson et al., “Presenting Characteristics, Comorbidities, and Outcomes Among 5700 Patients Hospitalized With COVID-19 in the New York City Area,” (Presentación de Características, Comorbilidades y Resultados Entre 5,700 Pacientes Hospitalizados Con COVID-19 en el Área de la Ciudad de Nueva York) Journal of the American Medical Association, 22 de abril de 2020.

El virus que causa el COVID-19 es un nuevo tipo de coronavirus en las personas. Por eso se le llama nuevo virus. Debido a que es nuevo, las personas tienen poca o ninguna protección inmunológica contra él. Esto permite que se propague de manera rápida y extensa.

Hay muchos tipos de coronavirus. El tipo más común es el que provoca el resfriado común. Pero a diferencia del resfriado común, que casi todos superan sin problemas, el COVID-19 puede provocar enfermedades graves e incluso la muerte. Algunos coronavirus afectan a los humanos y otros a los animales. A veces, un coronavirus que afecta a un animal cambia un poco y entonces puede infectar a los humanos. Así es como se cree que comenzó el COVID-19.

Si está sano y cumple las pautas para los donantes, puede donar sangre. Esto es cierto incluso si vive en un área con una orden de apoyo de refugio, de acuerdo con la Cruz Roja Americana.

Las donaciones de sangre ayudan a salvar vidas. La necesidad es especialmente urgente porque muchas campañas de donación de sangre fueron canceladas por miedo al COVID-19.

Los lugares de donación están tomando medidas adicionales para mantenerlo seguro. Por ejemplo, desinfectan más veces el equipo y dejan espacios entre las sillas de al menos 6 pies de distancia. También están revisando la temperatura y la salud general de los donantes y de los miembros del personal que extraen la sangre.

La Cruz Roja recomienda que posponga las donaciones de sangre si está enfermo o en aislamiento, o si viajó a algunas áreas donde el COVID-19 está extendido. Si tiene preguntas, llame a su centro de donación de sangre local o visite el sitio web de la Cruz Roja.

Una pandemia es una epidemia que se propaga a muchas áreas alrededor del mundo. La Organización Mundial de la Salud llamó pandemia al COVID-19 porque la enfermedad se ha esparcido por todo el mundo.

Una epidemia es un brote de una enfermedad infecciosa (o algunas veces otro problema de salud) que está ocurriendo mucho más de lo normal en un área. Cuando el COVID-19 apareció por primera vez en China, se le llamó epidemia debido al rápido crecimiento en el número de infecciones en ese lugar.

Hay dos razones principales para preocuparse. La primera es que algunas personas CORREN un alto riesgo de enfermarse gravemente e incluso de morir. La segunda es que, si muchas personas se enferman al mismo tiempo, los proveedores de atención médica no podrían cuidar de todos.

Es cierto que muchas personas con infecciones no se enfermarán demasiado. La mayoría de las personas superan la enfermedad sin problemas. Pero otras (especialmente quienes son mayores o tienen otros problemas de salud), pueden enfermarse mucho y necesitarán cuidados intensivos en un hospital. Si podemos prevenir la propagación de la infección, podemos reducir el número de infecciones graves y ayudar a proteger a quienes corren un mayor riesgo.

Si el COVID-19 se propaga de manera rápida y extensa, muchas personas podrían enfermarse al mismo tiempo. Si esto pasa, la comunidad médica podría no tener los recursos para atender a las personas en la manera en que lo necesitan. Tomar acciones ahora para evitar la transmisión del virus puede ayudar a garantizar que esto no pase. Conozca lo que Kaiser Permanente está haciendo sobre el COVID-19.


Cómo protegerse

Todavía no hay evidencia de que algún suplemento pueda evitar la infección del COVID-19. Las vitaminas C y D son los suplementos que se han estudiado más para otras infecciones respiratorias. Hasta ahora, esos estudios han dado resultados contradictorios sobre cómo las vitaminas C y D previenen las infecciones respiratorias o reducen su gravedad. Algunos estudios mostraron algunos beneficios, pero otros no.

Los expertos están de acuerdo en que la mejor manera de reforzar su sistema inmunitario es llevando un estilo de vida saludable. Es importante que duerma lo suficiente, coma alimentos saludables, se mantenga activo, limite el consumo de alcohol (si bebe) y encuentre maneras de reducir el estrés.

Los expertos dicen que es posible contagiarse tocando algo que contenga el virus. Esto incluye las superficies como las mesas o los mostradores y los objetos como las perillas, los grifos, los retretes, los controles remotos y las manillas del refrigerador y del microondas.

Para limpiar y desinfectar las superficies y los objetos:

  • Use guantes desechables. Tírelos después de limpiar y desinfectar. Lávese las manos después de tirar los guantes.

  • Use un detergente o jabón y agua para limpiar cualquier suciedad de las superficies y los objetos.

  • Para matar el virus, aplique un limpiador desinfectante de uso doméstico, una solución de cloro de uso doméstico o soluciones a base de alcohol con al menos 70 % de alcohol. Asegúrese de que el producto es el adecuado para el tipo de superficie que está limpiando. Siga las instrucciones del producto y maneje el cloro en un área bien ventilada. Puede hacer su propia solución de cloro mezclando 5 cucharadas (1/3 de taza) de cloro con un galón de agua o 4 cucharaditas de cloro con un cuarto de agua.

Es mejor salir únicamente si es necesario. Por ejemplo, es posible que necesite ir al supermercado o a trabajar. Pregúntese si el viaje es necesario. ¿Tiene que salir a comer o puede elegir comida para llevar o, todavía mejor, cocinar en casa?

Si sale, use mascarilla y evite las aglomeraciones. Ponga en práctica el distanciamiento físico. Esto significa que, si está cerca de alguien, procure no acercarse demasiado. Es más seguro estar por lo menos a 6 pies de distancia de los demás, pero si no puede estar a 6 pies de distancia, manténgase lo más alejado posible.

Evite a las personas que podrían estar enfermas. Evite tocar cosas que muchas otras personas tocaron (como las perillas y los botones de los elevadores). Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. No se toque los ojos, la nariz o la boca. Si no puede lavarse las manos, use un desinfectante para manos a base de alcohol.

Sí. La actividad es buena para el cuerpo, la mente y el estado de ánimo. Los expertos dicen que puede caminar, hacer senderismo u otras actividades al aire libre siempre que pueda estar a 6 pies de distancia de otras personas. Puede saludar agitando la mano hacia sus vecinos o gritarles "hola". Puede detenerse a platicar brevemente si está a 6 pies o más de distancia de ellos.

Si sabe que estuvo expuesto a alguien que fue diagnosticado con COVID-19, aíslese durante 14 días. Esto significa no ir al trabajo, a la escuela o a cualquier evento social. Únicamente salga si necesita atención médica. Manténgase en una habitación separada en casa si es posible. Esto ayudará a proteger a las personas en su hogar. Si desarrolla los síntomas del COVID-19 (fiebre, tos o dificultad para respirar), comuníquese con Kaiser Permanente. Un profesional clínico de salud le dirá si necesita atención o hacerse una prueba.

La COVID-19 es una enfermedad nueva, por lo que no hay mucha información disponible. Según la información más actualizada de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las mujeres embarazadas tienen la misma probabilidad de contagiarse de COVID-19 que las demás personas. En informes actuales (haga clic en “Spanish PDF”), también se indica que las mujeres embarazadas que se contagian el virus no presentan síntomas más graves que el público en general. Hasta ahora, no sabemos si el virus se puede transmitir durante el embarazo o el parto.

Para obtener más información sobre cómo la COVID-19 puede afectar su atención si está embarazada, visite kp.org/COVID‑19 y embarazo. Allí encontrará información detallada de lo que sabemos sobre los efectos de la COVID-19 en el embarazo y en el cuidado del recién nacido, además de los cambios en la atención para mujeres embarazadas.

Puede lavar la ropa de una persona enferma con la ropa de otras personas. Solo tenga cuidado al manejar la ropa sucia de esa persona.

  • Use un cesto diferente para guardar la ropa sucia de esa persona. Fórrelo con un revestimiento desechable o lavable para mantener el cesto limpio.

  • Use guantes desechables. Si no tiene guantes desechables, lávese las manos después de haber tenido contacto con la ropa de una persona infectada con el virus.

  • No sacuda la ropa sucia antes de lavarla. Esto puede evitar la liberación del virus hacia el aire.

  • Lave la ropa a la temperatura más alta que se permita para el tipo de tela.

  • Asegúrese de que la ropa está completamente seca.

Puede limpiar y desinfectar su teléfono. Pero tenga cuidado de no rociar líquido en él. La humedad podría entrar en el teléfono y dañarlo.

  • Desconecte el teléfono del cargador o de cualquier dispositivo o cable.

  • Rocíe un desinfectante no abrasivo o alcohol isopropílico al 70 % en una tela suave y libre de pelusa. (No use toallas de papel o cualquier otra cosa que sea abrasiva).

  • Limpie suavemente el teléfono (y la carcasa del teléfono si usa una) con la tela.

  • No use cloro para limpiar el teléfono.

Puede hacer un par de cosas más para mantener su teléfono limpio y ayudar a mantenerse seguro:

  • Envíe mensajes de texto o envíe las fotografías por correo electrónico en lugar de darle su teléfono a otras personas.

  • Evite poner su teléfono en superficies que no han sido desinfectadas.

  • Use auriculares cuando sea posible. De esa manera, el teléfono no toca su cara.

Puede hablar o saludar a alguien si puede hacerlo a una distancia mayor a 6 pies. Es importante mantener su distancia para ayudar a detener la propagación del virus. Puede pensar que está sano, pero podría portar el virus y propagarlo incluso si se siente bien. Y también sus amigos. Así que no hay que tener fiestas, saludar de mano, abrazar o chocar las manos.

Puede hacer cosas como platicar con un vecino del otro lado de la cerca. Puede llamar a sus amigos y miembros de su familia o verse con ellos en una llamada por video.

El jabón hace el trabajo no tan sucio de destruir el virus rompiéndolo. Este coronavirus, como muchos otros virus, tiene una capa externa grasosa. Se cree que ayuda a proteger al virus de las defensas del huésped que está invadiendo.

Una molécula de jabón tiene una cabeza a la que le gusta el agua y una cola a la que no. Cuando se lava las manos con agua y jabón, la cola trata de alejarse del agua al acercarse a la capa grasosa del virus. Rompe la capa de grasa y el virus se rompe o “muere”. (De hecho, se vuelve inactivo, porque los virus en realidad no están vivos). Restregarse las manos mientras las lava también ayuda a limpiarlas del virus.

Lavarse las manos con agua y jabón es lo mejor. Cualquier jabón funciona. Pero si no hay agua y jabón disponibles, los desinfectantes para manos que tienen al menos 60 % de alcohol también volverán inactivo al virus. Necesita usar suficiente desinfectante para cubrir todas las áreas de sus manos.


Cómo se propaga

Hasta ahora, no hay evidencia de que el COVID-19 se propague por garrapatas o mosquitos. El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona. Puede propagarse por el contacto cercano o por gotitas cuando la persona que está infectada estornuda o tose.

Algunas personas que tienen el COVID-19 no presentan ningún síntoma. A eso se le llama ser asintomático. Ha habido reportes de que estas personas podrían transmitir el virus a los demás. Esa es otra razón por la cual es importante seguir las siguientes pautas de distanciamiento físico y mantenerse por lo menos a 6 pies de distancia de los demás.

Las personas con COVID-19 parecen ser más contagiosas cuando tienen síntomas como fiebre y tos.

Todos pueden ayudar a protegerse a sí mismos y a su comunidad. El gobierno de Estados Unidos ha emitido pautas para ayudar a reducir la propagación del virus:

  • Si es posible, trabaje desde casa y evite que sus hijos vayan a la escuela.

  • Evite cualquier evento en el que haya más de 10 personas.

  • No vaya a restaurantes, bares o lugares de comida. En cambio, si quiere comida de un restaurante, busque lugares que ofrezcan autoservicio, servicio para recoger o entrega a domicilio.

  • No vaya a la casa de amigos o miembros de su familia ni los invite a su casa.

  • No visite a personas mayores en comunidades de retiro u hogares para ancianos.

  • No viaje a menos que deba hacerlo.

  • Mantenga sus manos y casa limpias. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Desinfecte los artículos de casa que toca mucho.

El virus es nuevo, así que no se sabe cómo le afectará el clima más cálido. Algunas enfermedades (como la gripe y el resfriado común) son más comunes en los climas más fríos que en los climas cálidos. Pero no se sabe si esto es cierto para este virus.

El virus se transmite principalmente de persona a persona a través del contacto cercano. El contacto cercano se refiere a que usted está a menos de 6 pies de distancia de alguien que tiene COVID-19. Los CDC dicen que el contacto es por “un periodo prolongado de tiempo”. Esto también se refiere a estar en contacto con gotitas del virus cuando alguien que tiene la infección tose o estornuda.

No hay evidencia de que el virus pueda propagarse a través del agua o la comida. Se cree que el virus se propaga de persona a persona. Esto ocurre a través del contacto cercano (estar a menos de 6 pies de distancia) y de las gotitas cuando una persona que tiene el virus tose o estornuda. Los expertos también creen que es posible contagiarse tocando algo que contenga el virus y luego tocarse la boca, nariz u ojos.

El tratamiento del agua de las ciudades desinfecta el agua. A pesar de que la comida no transmite el virus, es importante lavarse las manos con jabón y agua durante 20 segundos antes de preparar alimentos.También es importante desinfectar las superficies como los mostradores de la cocina, las mesas y los objetos que toca.

Si usted tiene COVID-19, los expertos recomiendan que se mantenga alejado de sus mascotas, como lo haría de las personas cuando está enfermo. Si usted mismo debe cuidar de su mascota, lávese las manos antes y después de hacerlo.

Las President’s Coronavirus Guidelines for America (Directrices del presidente sobre el coronavirus para los Estados Unidos) recomiendan evitar viajes no esenciales debido al riesgo de que las personas se contagien o propaguen el virus. Se espera que, al estar alejado de los aeropuertos, los hoteles y los restaurantes llenos de gente, todos podamos reducir la propagación del virus.

El Departamento de Estado de EE. UU. recomienda evitar cualquier viaje internacional en este momento. El Departamento de Estado y los CDC también recomiendan evitar viajar en cruceros.


Síntomas y tratamiento

La comunidad médica está comenzando los ensayos clínicos para ver si este tratamiento ayudará a combatir el COVID-19. La inmunoglobulina (también llamada gamma globulina o globulina inmune) está hecha de la sangre de personas que se han recuperado de una infección. En el caso del COVID-19, contiene anticuerpos que combaten el COVID-19. Cuando una persona contrae una infección, el cuerpo responde produciendo anticuerpos. Estos anticuerpos atacan la infección y ayudan al cuerpo a luchar contra ella.

Se espera que si se administra inmunoglobulina a alguien que está muy enfermo por el virus, los anticuerpos ayudarán a esa persona a combatir y superar la infección.

Los expertos todavía no saben si esto funcionará y será seguro para las personas con una infección grave del COVID-19. Parece ayudar a alguien con otras infecciones graves.

Los expertos no saben por qué algunas personas, incluso las que están sanas, se enferman tanto. En general, COVID-19 parece causar menos problemas en las personas que son jóvenes y están sanas. Quienes son mayores o tienen otros problemas de salud, como diabetes, enfermedades del corazón u obesidad, tienen un mayor riesgo de enfermarse mucho. Pero el virus puede afectar a cualquiera, incluso a quienes son jóvenes y están sanos.

Y puede provocar problemas graves (incluso la muerte) a cualquier edad. Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) publicados el 26 de marzo de 2020 mostraron que el 20 % de las personas que habían necesitado atención en un hospital por COVID-19 tenía entre 20 y 44 años de edad.

No. Los antibióticos tratan infecciones que son causadas por bacterias. El COVID-19 es causado por un coronavirus. Los virus son diferentes a las bacterias. Los antibióticos no ayudan e incluso pueden causar otros problemas.

El tiempo que alguien está enfermo con COVID-19 varía. Depende de qué tan enferma está la persona. Cuando las personas están ligeramente enfermas, por lo regular se mejoran en 1 o 2 semanas. Las personas que están más gravemente enfermas tienen peores síntomas, como dificultad grave para respirar y neumonía.

Ellas necesitan atención en un hospital. Generalmente se mejoran en un periodo de 3 a 6 semanas. Algunas personas que se enferman gravemente pueden necesitar aún más tiempo para recuperarse. Algunas personas con COVID-19 tienen síntomas muy leves o no presentan ningún síntoma. Es posible que se recuperen de la infección sin haber sabido que la tuvieron. Es por esto por lo que es muy importante mantener el distanciamiento físico pare prevenir infectarse con COVID-19.

Un ventilador es una máquina que respira por una persona cuando no puede respirar lo suficientemente bien por sí misma. El COVID-19 es un virus respiratorio. Esto significa que puede afectar los sistemas respiratorios del cuerpo, en particular los pulmones. La mayoría de las personas con COVID-19 no se enferman gravemente. Pero cuando alguien está muy enfermo, la infección afecta tanto los pulmones que respirar es difícil o imposible.

Un ventilador tiene un tubo que pasa por la boca hasta los pulmones. La máquina lleva oxígeno a los pulmones y elimina el dióxido de carbono. Un ventilador es importante porque hace el trabajo de los pulmones y les da tiempo de sanar. Después de que sanan, puede quitarse el tubo.

Actualmente, no hay medicamentos para combatir el virus. Los antibióticos no funcionan contra un virus. Si tiene síntomas leves, puede cuidar de usted mismo en casa mientras está en aislamiento. Su médico podría recetarle acetaminofén (Tylenol) para la fiebre. El tratamiento en el hospital para los casos más graves incluye apoyo, como un ventilador (para ayudar a respirar) y medicamentos.

Si su prueba es negativa y sus síntomas continúan o empeoran, debe llamar al consultorio de su médico. Su médico decidirá si debe repetirse la prueba.

Ninguna prueba médica es perfecta. Si el resultado de su prueba es positivo, se considera que usted tiene la COVID-19 y se le diagnosticará la enfermedad. Pero si el resultado de su prueba es negativo, de todos modos podría tener la COVID-19. Hay varias razones por las que la prueba podría ser negativa, aunque usted se haya infectado. Por ejemplo, sus niveles del virus podrían ser demasiado bajos como para que la prueba los detecte. O el virus podría no haber estado en su nariz, garganta o líquido pulmonar cuando se realizó la prueba, aunque estaba en su cuerpo. A veces, hay errores en la recolección de la muestra o en la realización de la prueba. Esto podría provocar una prueba con resultado negativo, incluso cuando tenga una infección.

Esta información fue proporcionada por Healthwise, Incorporated.


Prueba de COVID-19

Kaiser Permanente está preparado para realizar pruebas de detección de COVID-19 a los pacientes, cuando sea necesario, de acuerdo con las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y las agencias de salud pública. Si le preocupa que usted o algún miembro de su familia estén presentando síntomas de COVID-19, primero llame antes de venir, ya que necesita la referencia de un médico y una cita para realizarse la prueba. Primero, le recomendamos que revise las mejores maneras de obtener atención en su área.

Las recomendaciones para las pruebas de los CDC y de los departamentos locales de salud pueden cambiar de forma repentina, pero, por ahora, estamos dando prioridad a las pruebas en pacientes de alto riesgo que en el momento presenten síntomas de COVID-19, enfermedad respiratoria de leve a severa con fiebre, tos y dificultad para respirar.

Los grupos de alto riesgo incluyen:

  • Personas que hayan tenido contacto cercano con pacientes confirmados con COVID-19 en los últimos 14 días 
  • Personas de 65 años o más  
  • Personas que hayan estado en centros de atención a largo plazo  
  • Pacientes que reciban diálisis  
  • Pacientes hospitalizados  
  • Receptores de trasplantes 
  • Personas sin hogar 
  • Personas con condiciones médicas subyacentes como: 
    • Enfermedad del corazón 
    • Enfermedad pulmonar 
    • Diabetes  
    • Inmunocomprometidos  
    • Cáncer  
    • Obesidad mórbida 
    • VIH avanzado 
    • Embarazo 
  • Personal de primera intervención  
  • Trabajadores del cuidado de la salud 

Si tiene síntomas leves y no se encuentra en alto riesgo, no recomendamos que se realice la prueba en este momento. La mayoría de las personas pueden recuperarse en casa sin atención médica.

Mientras más recursos estén disponibles, podremos realizar pruebas a más personas.

Las pruebas y el diagnóstico en Kaiser Permanente están disponibles sin costo para nuestros miembros.

Sí, podemos realizarles pruebas a los pacientes cuando sea medicamente necesario hacerlo. Estamos trabajando para aumentar nuestra capacidad de realizar pruebas en nuestros propios centros de atención y utilizar laboratorios externos cuando sea necesario a fin de asegurar que podamos realizarles pruebas a los miembros que estén en alto riesgo de COVID-19, con base en las pautas de los CDC y las agencias de salud pública. En muchos casos, podemos realizar la prueba y analizar el resultado en nuestros propios laboratorios clínicos, lo que ayuda a asegurar un resultado rápido dentro de 24 horas. También confiamos en los laboratorios privados y públicos autorizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA), según sea necesario, con base en el número de pruebas que necesitemos realizar, el tipo de prueba y la disponibilidad de suministros para las pruebas.

En algunas áreas, Kaiser Permanente está proporcionando pruebas de COVID-19 en automóviles, fuera de los centros de atención designados de Kaiser Permanente. Esta modalidad solo está disponible para los pacientes que cumplan los criterios para realizarse la prueba y que su equipo de atención les haya recomendado realizársela en un sitio de pruebas de detección en automóviles. Recuerde que necesita programar una cita para realizarse la prueba. Si una unidad de pruebas de detección en automóvil se encuentra disponible cerca de usted, le daremos instrucciones de cómo llegar.

Sí. Estamos siguiendo las pautas de salud pública para las pruebas de COVID-19. Al seleccionar cuidadosamente las ubicaciones, podemos ayudar a asegurar una distancia física adecuada para protegerlo y que no esté alguien cerca. Todo nuestro equipo de atención para las pruebas de detección en automóviles utiliza el equipo de protección adecuado para atender a las personas que podrían dar positivo con COVID-19.

Si son miembros de Kaiser Permanente, su familia podría realizarse la prueba de COVID-19 en caso de que estén en riesgo o de que un médico solicite la prueba.

Si no son miembros de Kaiser Permanente, no podremos realizárselas. Si los miembros de su familia están en riesgo y tienen síntomas, les recomendamos que se comuniquen con su médico o al departamento de salud pública local para que conozcan las opciones disponibles.

Si su prueba dio positivo, recibirá una llamada por parte de Kaiser Permanente con sus resultados. En algunas regiones, todos los que se hayan hecho la prueba recibirán una llamada (sin importar el resultado). Obtenga más información sobre las pruebas específicas en su área.  

El tiempo de respuesta para las pruebas de COVID-19 depende de diversos factores: el número de pruebas que se realicen en su área, el tipo de prueba realizada y la disponibilidad de suministros. Podemos generar resultados en un plazo de 24 horas para las pruebas realizadas en nuestros laboratorios. Cuando necesitemos utilizar diferentes métodos de recolección o enviar pruebas fuera de nuestros centros de atención para su análisis, obtendremos los resultados de 3 a 9 días.

Si no recibe sus resultados en un plazo de 9 días, llame a nuestra línea de consejos, disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Cómo recuperarse o cuidar a alguien en el hogar

Esto es lo que puede hacer para protegerse y proteger a su familia, ya sea que usted tenga síntomas de la COVID-19 o que esté cuidando a alguien que se esté recuperando en el hogar.




Ayuda para enfrentar al COVID-19

En estos momentos, es especialmente importante que cuide completamente de usted: mente, cuerpo y espíritu. Tenemos muchas herramientas y artículos digitales para ayudar a su salud física y mental.