11 maneras de establecer mejores vínculos

Mujer que abraza a su amiga sonriente

Los humanos somos seres sociales por naturaleza. Vincularnos con otras personas enriquece nuestra vida, nos ayuda a sentirnos seguros y nos permite reconocer que somos parte de algo mayor. Pero a veces nos encerramos en nosotros mismos y ponemos distancia incluso en nuestras relaciones más cercanas. Así, nuestro mundo se hace más pequeño, y no vivimos la vida con plenitud. La atención plena nos ayuda a reconocer las oportunidades que tenemos para conectarnos un poquito más con otros al escucharlos, comunicarnos y abrir nuestro corazón.

Establezca contacto visual. Mirar a los ojos a otra persona puede aliviar el estrés y crear una sensación de conexión más profunda. Casi siempre nos sentimos intimidados o vulnerables al mirarnos a los ojos con otra persona, incluso con un extraño. Haga la prueba. Puede parecerle incómodo al principio, pero después notará que su corazón se suaviza.

Escuche con todos sus sentidos. Hay una diferencia entre oír a una persona y realmente escucharla. La próxima vez que hable cara a cara con alguien, observe la postura y el lenguaje corporal de esa persona. Conéctese con el tono de su voz y el significado de sus palabras. Intente postergar lo que quiere decir mientras la otra persona está hablando para prestarle atención al máximo. Cuando otra persona nos escucha, sentimos su afecto, y esto genera amor y conexión.

Busque el contacto físico. El contacto físico es fundamental para nuestro bienestar. El tacto representa una de las maneras más importantes para comunicarnos, sentirnos seguros y relajarnos. También nos ayuda a confiar en el otro, y a expresar amor y compasión. Haga una prueba de un día: demuestre afecto a sus seres queridos a través de un pequeño contacto físico (como tocarle la mano, el hombro o el brazo) y note lo que siente, tal vez sea conexión o compasión.

Abrace desde el corazón. Pocas cosas son tan lindas como un buen abrazo. La ciencia sugiere que los abrazos reducen la presión arterial, los miedos y la ansiedad, y aumentan “la hormona del amor” (oxitocina). ¿A quién puede abrazar hoy?

Demuestre interés. Por lo general, pensamos que “conocemos” tanto a otra persona que podemos imaginar cómo reaccionaría o respondería a una situación. Si bien esto a veces es cierto, no nos deja ver realmente a la persona que tenemos en frente, y solo vemos la “idea” que tenemos de ella. Intente ser más abierto, más curioso y más atento con sus vínculos cercanos, como si los estuviera conociendo por primera vez. Tal vez descubra algo que le sorprenda.

Haga planes y cumpla su palabra. Queremos estar presentes para aquellas personas que nos importan, pero a veces decimos “sí” a compromisos que no podemos cumplir. Incluso cuando nuestra intención es sincera, cancelar un compromiso puede generar tensión en nuestras relaciones. Sea honesto con usted mismo y solo acepte aquellos compromisos que puede mantener. También es bueno identificar aquellos vínculos que le transmiten vitalidad y energía. Piense cómo podría mejorar su relación con esas personas para aumentar la confianza, el respeto y el aprecio mutuo.

Comunique sus necesidades. A veces no somos claros al expresar lo que necesitamos o queremos del otro. El problema es que luego sentimos frustración o enojo cuando no obtenemos eso que necesitamos. Si aprendemos a identificar nuestras necesidades y a expresarlas con claridad, naturalmente aumentará la comprensión, compasión y conexión en nuestras relaciones.

Sea amable. Ser amable es como un imán. A todos nos gusta estar cerca de personas amables porque nos transmiten amor y seguridad. Además, es contagioso. Si actuamos con amor, nos sentimos mejor y también ayudamos a que otras personas se sientan mejor. Esto aumenta las oportunidades de tener conexiones positivas a lo largo del día, lo que a su vez, mejora la salud y el bienestar.

PIENSE lo que va a decir. Todos alguna vez dijimos o hicimos algo, y después nos arrepentimos. Es normal. Pero podemos hacer un esfuerzo y PENSAR bien lo que vamos a decir o hacer. Haga esta prueba durante una semana: Antes de decir algo, pregúntese: “¿Puede que no sea cierto?”, “¿Es útil?”, “¿Necesito decirlo?”, “¿Soy el indicado para hacerlo?”, “¿Ayuda que lo diga?”, “¿Resulta amable?”. Y note cómo cambia su manera de relacionarse.

Ayude a otros. Ayudar a otras personas es una manera muy poderosa de sumarle sentido a su vida. Intente sonreír más, agradecer o hacer algo bueno por otra persona, como dejarla pasar primero. También puede donar dinero a alguna causa o hacer alguna actividad voluntaria. Esto le ayudará a sentirse conectado con la comunidad que le rodea.

Practique la técnica “Igual que yo”. Los humanos somos iguales en un 99.9 %, más allá de nuestra raza, cultura o género. Si quiere experimentar una sensación de conexión más profunda en su vida, cuando se cruce con alguna persona que siente diferente a usted, piense: “Igual que yo” y luego note lo que siente. Tal vez se dé cuenta de que todos buscamos lo mismo: sentir que alguien nos quiere y nos comprende, y sentirnos parte de algo mayor.

 

 

Esta información está sujeta a derechos de autor y es cortesía de Mindful.org y de la psicóloga Elisha Goldstein.

Revisado por los Embajadores Clínicos de Kaiser Permanente. Entre ellos, Mark Dreskin, MD; Sharon Smith, LPC; o David Kane, LCSW. Agosto de 2019.


Logo de Mindful

Esta información no remplaza las indicaciones de un médico.

No todos los tratamientos o servicios mencionados son beneficios cubiertos para los miembros de Kaiser Permanente ni servicios que ofrece Kaiser Permanente. Para obtener una lista de los beneficios cubiertos, consulte su Evidencia de Cobertura (Evidence of Coverage), el Resumen de Descripción del Plan (Summary Plan Description) o cualquier otro documento relacionado con la cobertura. Para conocer los tratamientos recomendados, comuníquese con su proveedor de atención médica.