Compresas tibias para problemas oculares

Saltar la barra de navegación

Generalidades del tema

El calor puede aliviar el dolor, relajar los espasmos musculares, aumentar la circulación y ayudar a curar una herida u otros problemas que afectan al ojo.

Para un problema en el ojo, utilice uno de los siguientes métodos:

  • Calor seco. Ponga una capa protectora de tela entre una compresa tibia y la piel. Se pueden utilizar almohadillas térmicas y bolsas de agua caliente en superficies más amplias que necesiten calor.
  • Calor húmedo. Se pueden remojar toallas o paños en agua tibia, exprimirse y colocarse en la zona. El calor húmedo es más eficaz para aliviar el dolor muscular que el calor seco.

No se recomienda usar compresas calientes comerciales. Suelen ser demasiado pesadas y voluminosas para usar cerca del ojo. Además, si una compresa caliente comercial tiene una fuga, las sustancias químicas de la bolsa pueden entrar en el ojo.

Créditos

Revisado: 5 mayo, 2019

Autor: El personal de Healthwise
Evaluación médica: Kathleen Romito, MD - Medicina familiar
Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar
Adam Husney, MD - Medicina familiar